Saltar el menú

Sus impresionantes paisajes, su rica historia y deliciosa comida harán que tu viaje a Italia sea inolvidable.
 

  • Destacados
  • Ciudades
  • Lugares UNESCO
  • Regiones
  • Pueblos
  • Balneario
  • Enogastronomía
Naturaleza
Delta del Po, el paraíso para la observación de aves

Delta del Po, el paraíso para la observación de aves

El delta del Po es uno de los parajes naturales más fascinantes de Italia. Es más: se trata de un sitio único y especial. En ningún otro lugar de Italia se pueden encontrar tantos entornos en tan poco espacio: las dunas de arena, con la vegetación típica del maquis mediterráneo; los antiguos bosques de pinos, con la clásica forma de sombrilla; las salinas, algunas de ellas todavía están en funcionamiento; las lagunas de agua salobre, que albergan prósperas actividades de pesca y acuicultura; además de los pantanos, los cañaverales, los bosques inundados, los prados húmedos y el mar abierto. Es lógico, por tanto, que esta diversidad excepcional de ecosistemas albergue numerosas especies animales: en particular, las aves, más de 300 especies (un récord nacional) que entre los meandros formados por el río más largo de Italia encuentran un lugar para reproducirse, un sitio donde alimentarse durante las migraciones y un refugio para pasar el invierno. Flamencos, garzas, patos, gansos, aves zancudas, rapaces y pequeñas aves propias de los pantanos pueden verse en gran número durante todo el año al recorrer las numerosas y pequeñas carreteras del delta, sus senderos, sus playas o incluso montando en bicicleta, a caballo o a bordo de una embarcación. El delta del Po, protegido por dos parques regionales (uno en el Véneto y otro en Emilia-Romaña) y por diversos convenios internacionales, es, por tanto, un lugar perfecto para los aficionados a la observación de aves, pero también para quienes simplemente disfrutan observando la fauna silvestre en su entorno natural. Además, visitarlo resulta muy cómodo: las infraestructuras son numerosas y las posibilidades de alojamiento y gastronómicas son amplias y variadas. Solo tienes que ir en busca de los mejores sitios.
Bienestar y relax
Photo by: Ròseo Euroterme Wellness Resort

3 itinerarios de bienestar en Emilia Romaña

El poder de la naturaleza tiene efectos increíbles sobre el bienestar psicofísico; Emilia Romaña, entre pintorescos pueblos y valles rodeados de vegetación, es uno de los destinos italianos más bellos para el turismo de bienestar. Una región en la que es fácil disfrutar de experiencias auténticas, ya sea para sumergirse en la historia, aprovechar el poder terapéutico de los balnearios o disfrutar de su gastronomía. El turismo de bienestar en estas partes puede realizarse de mil maneras y se necesita muy poco para desenchufar, aliviar las tensiones y redescubrir un profundo relax. ¿Has probado alguna vez, después de un día estresante, a pasear por el bosque rodeado de árboles y plantas o a caminar descalzo por la vegetación? La respuesta del cuerpo no se habrá hecho esperar, con un optimismo renovado y una sensación de paz casi olvidada. En Romaña abundan oportunidades para disfrutar de estas experiencias y, ya sea para un fin de semana corto o una estancia más larga, el arte del buen vivir se respira en cada rincón. La elección del destino no es el único paso esencial para garantizar unas vacaciones de bienestar. Planificar un itinerario con antelación es siempre una buena idea. Buscar el apoyo de un experto local, tanto antes como durante el recorrido, es otro consejo útil para descubrir curiosidades y secretos de un destino que se conoce por primera vez. Un último consejo es pensar en un viaje lento, que permita saborear cada momento, sin la urgencia de ver lo máximo posible y acabar cansado sin apreciar nada.
Enogastronomía
Piamonte, un extraordinario laboratorio de productos para degustar y beber.

Piamonte, un extraordinario laboratorio de productos para degustar y beber.

Si sabes francés, comprenderás mejor la cocina piamontesa, influenciada durante siglos por nuestros primos más allá de los Alpes y los vecinos ligures, viajeros y comerciantes. Abre tu viaje gastronómico con los agnolotti y sus variaciones, rellenos según la zona. También debes probar los ñoquis de calabaza, las castañas y los tajarin, pequeños fideos de color amarillo intenso debido al uso de numerosas yemas de huevo. A continuación pasa a la bagna cauda, a base de anchoas, aceite y ajo, donde podrás untar verduras como los pimientos, la col o el «cardo gobbo» de Nizza Monferrato. Es de obligada degustación una fritura mezclada con hígado, mollejas, sesos, filetes de ternera, amaretti, un bocado de estofado al Barolo o al Gattinara y otro de cocido con «Bagnet verd» (una mezcla de perejil, ajo, anchoas en sal, pan duro, vinagre y aceite de oliva virgen extra). Mientras mordisqueas un grissino, creado aquí, prueba los quesos Toma y Castelmagno, así como el salami de asno y la salchicha de Bra. Mientras visitas la zona, disfruta de algunos platos perfumados con la Trufa Blanca de Alba, uno de los productos más preciados y caros de la gastronomía nacional. ¿Listos para una cascada de dulces? Empezamos con los gianduiotti, creados por primera vez a mediados del siglo XIX, con cacao, azúcar y avellanas del Piamonte; siguen los baci di dama; los Krumiri de Casale Monferrato, cuya forma recuerda a un par de bigotes reales, los de Vittorio Emanuele II, cuya muerte coincidió con su creación, en 1878; las lenguas de gato, nacidas en París en los años 20, el Bonet, dulce de cuchara típico de las Langhe. Y además, los cacahuetes de Chivasso, las pastas de Meliga, el «Tronchetto» de Navidad, la «focaccia» de Susay los «amaretti». Para los vinos producidos entre los tesoros de las Langhe, Roero, Astigiano, Monferrato, Colli Novaresi y Canavese, es necesaria una enciclopedia Treccani. Te recomendamos los cuatro tintos más famosos: Barbera, Nebbiolo, Barolo, Barbaresco.
Italia

Discover Italy