Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Destino turístico

Lago de Garda: emociones inagotables

Tentaciones para el paladar y mimos para el espíritu, propuestas de cultura y deporte

Imponente, astuto, sorprendente: el lago de Garda nos ofrece una faceta diferente de sí mismo, tanto si nos acercamos a contemplar sus aguas desde Gardone Riviera o Sirmione, desde Peschiera o Riva del Garda. Picos y valles perfilan su perímetro, los pueblos que surgen en las riberas interrumpen la expansión de la espesa vegetación que caracteriza esta zona. En definitiva, durante una estancia en el Lago de Garda no faltará la inspiración, la relajación y el bienestar. Aquí encontrarás ecos de la historia, magníficos castillos y villas encantadoras integrándose perfectamente con la contemporaneidad, expresada en un sinfín de actividades y celebrada en la mesa, donde destacan productos locales de excelencia. Aceite, vino, cítricos: son algunos de los tesoros gastronómicos de esta parte de Italia. Ahora te toca a ti descubrir todos los demás.

1. Joyas gastronómicas del lago

El ecosistema del Lago de Garda es el escenario perfecto para muchos de los frutos de la naturaleza: cítricos, aceitunas y uvas. Los excelentes aceites y vinos que contribuyen al éxito de la cocina local, tanto en los platos de pescado y carne como en la tradicional polenta, apreciada en todo el mundo.

2. Una cuenca, mil épocas

Los pueblos medievales, con castillos, murallas y torres que salpican el perímetro del lago, evocan inmediatamente memorables batallas del pasado. Desde las ruinas de antiguas villas romanas, como las Cuevas de Catulo (Grotte di Catullo, 50 a.C.) que perteneció al poeta romano Catulo, hasta la más reciente y monumental Vittoriale degli Italiani, el lago de Garda ofrece muchas oportunidades para conocer de cerca la larga historia de Italia.

3. Las termas, un don antiguo de la naturaleza

Los efectos beneficiosos de las aguas termales, en Italia se conocen desde tiempo inmemorial, de cuando los antiguos romanos descubrieron sus virtudes terapéuticas y curativas. Hoy en día, la investigación y la tecnología marcan la diferencia, como demuestran los centros y los balnearios del lago que ofrecen este servicio, en la magnífica Sirmione o en el Parque Termal de Garda.

4. Muchas playas, el mismo lago

La gran extensión del lago ofrece una infinidad de playas y calas, rocas escarpadas y ensenadas: desde los litorales cercanos hasta los grandes centros, perfectamente equipados para los huéspedes (¡que a menudo son VIP!) hasta lugares a los que solo se puede acceder en barco o por caminos entre la vegetación.

5. Sobre, bajo y en el agua!

En el lago de Garda es imposible aburrirse: te esperan espléndidas excursiones adaptas para todos, a pie, en bicicleta, a caballo (¡más de 1.000 km de senderos señalizados!) en barco, en avión o nadando. Campos de golf, con hoyos distribuidos entre el verdor y los reflejos del agua, que ofrecen a sus jugadores buenos paseos, paredes para escalar. El resto solo tienes que ir a descubrirlo!