Saltar el menú

El Lacio no es solo Roma: paisajes y monumentos del Lacio

Roma, la capital de Italia y un museo al aire libre único en el mundo, es suficiente para hacer del Lacio una de las regiones más bellas e interesantes. Incluso en términos paisajísticos, cuenta con una zona de gran impacto y notable variedad, con su largo litoral, sus hermosas colinas y sus Apeninos. Un destino del que enamorarse.

Roma Viterbo Rieti Latina Frosinone
Vista del Colosseo
Roma

Que tiene sus años, sí, pero los lleva bien: después de todo, Roma es la Ciudad Eterna. Caminar por las calles de Roma es caminar por la Historia. Se trata de uno de los destinos turísticos más populares del mundo, que permite, por no decir que impone, incesantes descubrimientos, gracias a la inmensidad de su patrimonio artístico. De hecho, alberga dos capitales en una sola ciudad: la capital italiana y la sede del Papa en el Vaticano, destino de peregrinación universal en la Piazza San Pietro.

Descubre
Viterbo
Viterbo

Viterbo y sus alrededores La provincia de Viterbo se encuentra en la región de Tuscia, al norte del Lacio. Conocida por su belleza natural salpicada de restos etruscos y romanos, esta zona también esconde pueblos y ciudades encaramados por descubrir. Explórala partiendo de Viterbo, conocida como la Ciudad de los Papas. Tras admirar el majestuoso Palazzo dei Papi y el barrio de San Pellegrino, regálate una tarde de relax en el spa. Entre los pueblos de la Tuscia viterbese, visita Bagnaia y la magnífica Villa Lante con sus jardines a la italiana, la Caprarola medieval con su imponente Palazzo Farnese, los pueblos abandonados de Celleno y Civita di Bagnoregio, "la ciudad moribunda". Detente también en Sutri, encaramado en un espolón de toba. Más abajo se encuentra la antigua Sutri, con un anfiteatro romano y una necrópolis. No te pierdas una visita a Bomarzo, famoso por su Bosque Sagrado o Parque de los Monstruos, con esculturas de animales mitológicos o grotescos. Para un paseo por la naturaleza, dirígete al lago volcánico de Vico, una reserva natural rodeada por los montes Cimini, o a las orillas del lago de Bolsena. ¿Te gustaría descubrir los orígenes etruscos de esta zona? Ve a Tarquinia. Hoy es un pueblo medieval pero conserva espléndidos tesoros etruscos como la Necrópolis Monterozzi, con tumbas excavadas en la roca y pintadas.

Descubre
Rieti
Rieti

Tras las huellas de los Sabatini En el alma más auténtica del Lacio, la provincia de Rieti se extiende entre ríos y lagos en un territorio predominantemente montañoso, rodeado por los montes Sabini y Reatini. Situada en el noreste de la región, limita, a lo largo del Tíber, con la provincia de Viterbo, capital y región de Umbría. Naturaleza virgen entre parques y espacios protegidos, historia y tradiciones ancestrales, santuarios franciscanos, fortalezas y castillos se dan cita en una provincia cuyos orígenes se remontan a los tiempos del antiguo pueblo itálico de los Sabinos. Visitar las ciudades y pueblos que caracterizan la zona es una experiencia que no debe perderse. Recorre la ciudad de Sabina y no dejes de visitar la Abadía de Farfa, un antiguo monasterio que debe su nombre al cercano río Farfarus. La capital regional, Rieti, también recibe el nombre de "ombligo de Italia" debido a su situación geográfica. Dominada por la cumbre del Terminillo, es un excelente destino turístico especialmente apreciado por su tranquilidad y belleza. Entre los monumentos y principales lugares de interés se encuentra la Catedral Basílica de Santa María Assunta. Una vez que hayas terminado de explorar los alrededores, prueba su cocina tradicional. Los platos típicos son la espelta con trufas de Leonessa, los strangozzi alla reatina y la sagne scandrigliesi.

Descubre
Latina
Latina

Testimonio del siglo XX italiano La ciudad de Latina se encuentra en el corazón de la Llanura Pontina. Antaño conocida como Littoria, conserva la arquitectura racionalista, un importante testimonio de la historia de la Italia del siglo XX. El ejemplo más emblemático es el Palacio M, con la forma de la inicial de Mussolini. Para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad, sube a lo alto de la torre cívica, de 32 metros de altura. La provincia ofrece muchas sorpresas inesperadas: pueblos medievales, acantilados, cuevas y el hermoso Parque Nacional del Circeo, no muy extenso pero rico en flora, fauna y joyas arquitectónicas, como los restos de la Villa de Domiciano. No lejos de la capital se encuentran las ciudades de Formia y Gaeta. Esta última conserva intacto el centro histórico medieval (Gaeta Vecchia) y el Castillo Angevino-Aragonés. Visita también la localidad de Sperlonga, en la Riviera de Ulises, rodeada de aguas cristalinas que albergan cuevas y rincones impresionantes. También merecen una parada los Jardines de Ninfa, donde crecen plantas de todo tipo sobre las ruinas de una ciudad abandonada. Aléjate de la tierra firme y dirígete a las Islas Pontinas, a las que se llega en un par de horas en ferry. Ventotene, Ponza, Palmarola, Gavi, Zannone y Santo Stefano te ofrecerán aguas cristalinas, hermosas playas y naturaleza salvaje.

Descubre
Frosinone
Frosinone

Una ciudad milenaria entre los restos de la antigua Roma y las huellas de la historia de los Papas Situada en la ruta entre Roma y Nápoles, Frosinone es una ciudad con una historia milenaria. De su glorioso pasado quedan vestigios en el anfiteatro romano construido en los siglos I-II d. C., en el museo arqueológico de la ciudad y en la tumba de Sant'Angelo en Maniano. La provincia, identificada genéricamente como Ciociaria, alberga numerosos pueblos pintorescos ricos en historia, así como zonas naturalistas como el Lago de Canterno, también conocido como el "lago fantasma" debido a su origen kárstico que se remonta a principios del siglo XIX. Detente también en el Parque Natural Regional de los Montes Simbruini, una zona protegida donde reinan las montañas, los panoramas solemnes, los valles y los ríos. Fumone, con su Rocca Longhi De-Paolis, es famosa no solo por haber sido la prisión de Celestino V, así como el lugar de su muerte, sino también por su extraordinario jardín colgante que, con 800 metros de altura, es el más alto de Europa. Otro lugar estrechamente ligado a la historia papal es Anagni, recordado en los libros por la famosa "bofetada", la humillación infligida por el rey francés Felipe IV el Hermoso a Bonifacio VIII en 1303. Ferentino también merece una visita por sus espectaculares restos de murallas megalíticas, atribuidas a los cíclopes por su grandiosidad.

Descubre
  • Destacados
  • Pueblos
  • Natura
  • Deporte
  • Arte y Cultura
Pueblos
Calcata Vecchia

Calcata Vecchia

Calcata, el pueblo redescubierto por los artistas Enclavado en los bosques del Parque Natural del Valle de la Treja, entre Roma y Viterbo, el pueblo de Calcata se eleva como una visión sobre un macizo de toba que domina el valle. Nunca ha necesitado murallas porque está como suspendido sobre el acantilado, al que se accede a través de una única puerta arqueada. Abandonado por considerarse que tenía riesgo de derrumbe, Calcata fue repoblada en la segunda mitad del siglo XX por una colonia de artistas a la que debe su vitalidad actual. Qué ver en Calcata Una visita a Calcata supone un verdadero salto en el tiempo. Un tiempo indefinido: el tiempo lejano y misterioso del pueblo falisco, una civilización itálica que se remonta a la Edad de Hierro (siglos IX-VIII a.C.), que pobló por primera vez este valle; la época medieval, a la que pertenecen las casas del pueblo, en parte de piedra y en parte excavadas en la toba, y el castillo de Anguillara; o más recientemente, en los años sesenta, cuando Calcata fue primero una atracción para un grupo de hippies romanos que vivieron aquí tranquilamente, a los que siguieron numerosos artesanos y artistas de toda Europa, quienes, buscando un entorno a escala humana, vinieron a vivir aquí y abrieron tiendas y talleres. Hoy es un pueblo rico en diversidad e iniciativas culturales, como la Grotta dei Germogli, un bar-restaurante-círculo recreativo, realizado con mosaicos de material reciclado. Fuera del pueblo, en Colle, puedes pasear por la Opera Bosco, un museo-taller al aire libre de arte contemporáneo concebido en 1996 por los artistas Anne Demijttenaere y Costantino Morosin, que también ha contado con la contribución de decenas de otros artistas. Las obras presentes están hechas exclusivamente con materias primas naturales del bosque, que viven, se transforman y se disuelven en él. En la actualidad, el museo forma parte del sistema de museos de la región del Lacio. No pierdas de visita al jardín de la casa del arquitecto Paolo Portoghesi, concebido como un lugar de recuerdo para un historiador de la arquitectura enamorado de la naturaleza y del encanto de este lugar. En su "jardín de las maravillas", Portoghesi ha dispuesto instalaciones, fuentes, parterres, pilas y cerámicas con frases, poemas y citas. A los seis olivos con troncos centenarios que parecen esculturas, Portoghesi les ha asignado los nombres de seis artistas (Bernini, Miguel Ángel, Borromini, Rodin, Brancusi y Moore). En su libro Abitare poeticamente la terra. La casa, lo studio e il giardino di Calcata (2022) Portoghesi y su esposa Giovanna cuentan lo que les atrajo de Calcata, primero como retiro de fin de semana y luego como residencia permanente. El Parque Natural del Valle del Treja La visita a Calcata continúa en el Valle del Treja, un afluente del río Tíber que, a lo largo de una treintena de kilómetros, atraviesa una zona de naturaleza volcánica en la que el río ha esculpido profundas gargantas que crean el ambiente húmedo ideal para anfibios y reptiles en el denso sotobosque, mientras que en las laderas expuestas al sol domina el maquis mediterráneo. No te pierdas las cascadas de Monte Gelato, con su torre medieval, su antiguo molino de agua y sus piscinas naturales. Es un oasis en todas las estaciones: hermoso y fresco con el verde de la primavera y el verano, mágico con los colores del otoño. También se ve así el pueblo de Calcata desde el valle: las casas cubiertas de líquenes amarillos y rojizos, que se funden con la roca del espolón sobre el que se levanta el pueblo y se mezclan con los colores del bosque en una visión irreal.
Pueblos
Civita di Bagnoregio

Civita di Bagnoregio

Civita di Bagnoregio, el pueblo que lucha por vivir Tan solo una larga pasarela conecta Civita di Bagnoregio con el resto del mundo. Sobre un espolón de toba, en el corazón de la Tuscia, entre el valle del Tíber y el lago de Bolsena, es uno de los pueblos más fascinantes del Lacio, aunque minado por la erosión de la frágil roca de toba sobre la que surgió. Estamos en la provincia de Vioterbo y, desde sus callejones, se alcanza a ver el espectacular Valle de los Barrancos, surcos profundos en el suelo creados por la erosión del agua de lluvia durante milenios. Historia del pueblo y sus desprendimientos En este pequeño pueblo hay al menos 2500 años de historia: Civita fue fundada por los etruscos en el siglo V a. C., cuando el asentamiento era uno con la actual Bagnoregio, que entonces se llamaba Rota. Después se convirtió en una colonia romana, en el siglo VI en una colonia lombarda; más tarde se incorporó a un feudo y en 1140 se convirtió en un municipio libre. Durante el Renacimiento, Civita di Bagnoregio se impuso a Rota y vivió un momento de gran desarrollo con la construcción de nuevos palacios y su Catedral. Desde el siglo XV hasta hoy, sin embargo, el territorio de Civita se ha reducido a causa de 134 deslizamientos de tierra que se han documentado en manuscritos, crónicas y varias otras fuentes. En 1695, un terremoto provocó el derrumbe de todo el distrito de Carcere, que lo unía a Bagnoregio. Otros derrumbes importantes se produjeron en 1764 y en los siglos siguientes. Desde 1965, Civita di Bagnoregio es accesible únicamente a través de un viaducto peatonal. Actualmente, unas diez personas viven allí de forma permanente. El pueblo de Civita Al pueblo se entra por la puerta de Santa María, conocida como Porta Cava porque originalmente era una calle cortada en la toba. A ambos lados del arco hay dos bajorrelieves que conmemoran un levantamiento popular victorioso en Civita (1457) contra la familia Monaldeschi de Orvieto que los oprimía. Merece la pena ver en el pueblo la hermosa Iglesia de San Donato (antigua Catedral), reconstruida en el siglo XVII, con interesantes obras de arte, entre ellas un crucifijo de madera del siglo XV. Interesante, también para entender cuál será el futuro de Civita, es el Museo Geológico y del Desprendimiento, dentro del Palacio Alemanni del siglo XVI, que explica la difícil evolución del territorio. El museo también ofrece visitas guiadas y excursiones. Por último, uno de los lugares más venerados de Bagnoregio es la Cueva de San Buenaventura, una antigua tumba de cámara etrusca, con vistas al valle que, en la Edad Media, fue transformada en capilla. El lugar está vinculado a la leyenda según la cual la curación milagrosa del pequeño Giovanni Fidanza, enfermo en ese momento, que tuvo lugar aquí por San Francisco. El Valle de los Barrancos Civita di Bagnoregio está rodeada por el paisaje de cuento de hadas del Valle de los barrancos, las formaciones geológicas creadas por la erosión, pequeños valles de suelo arcilloso sobre los que el agua de lluvia no penetra, sino que se desliza, eliminando las capas superficiales e impidiendo el crecimiento de la vegetación. El singular paisaje de los barrancos de la Toscana permite adentrarse en estos valles y observar de cerca formaciones que parecen castillos de toba, catedrales de arcilla con agujas y pináculos. Existen en toda la zona conocida como "Forre della Teverina" entre los municipios de Bagnoregio, Castiglione in Teverina, Celleno, Civitella d'Agliano, Graffignano y Lubriano. Los acontecimientos de Civita di Bagnoregio La belleza y la singularidad de Civita di Bagnoregio se prestan a la organización de eventos especiales. El Viernes Santo, con motivo de la representación de la Pasión, la estatua de madera de Cristo de la iglesia de San Donato es llevada en una evocadora procesión desde la iglesia de San Donato hasta la catedral de Bagnoregio. La tradición es pasar el primero de mayo caminando por los barrancos. El primer domingo de junio y el segundo domingo de septiembre se celebra en la plaza de la iglesia el Palio della Tonna, una carrera de cuatro burros montados a pelo por jinetes. La patrona se celebra el 15 de julio. En octubre, el pueblo huele a castañas asadas con motivo de la fiesta de la castaña. En Navidad, Civita se ilumina con antorchas en el atmosférico belén viviente.
Pueblos
Genzano

Genzano

Genzano, la ciudad de las flores, las fresas y el pan Genzano se encuentra en el cráter del lago Nemi, sobre la Vía Apia, en los bosques de la zona de los Castillos Romanos. Es la ciudad de la Infiorata, una gran alfombra de flores frescas hecha para la fiesta religiosa del Corpus Christi, de un delicioso pan I. G. P. y fresas. Destino favorito de viajes de romanos fuera de la ciudad, encantador y pintoresco para relajarse en medio de vegetación e historia. Qué ver en Genzano? Un paseo por el pueblo de Genzano es un continuo descubrimiento de vistas panorámicas del lago Nemi y de la campiña. En el centro histórico destaca el macizo Palacio Cesarini Sforza, de los barones de Genzano, del siglo XVIII. En la planta señorial se expone la colección Hager-Sportelli, obras de arte de los siglos XVII y XVIII que pertenecieron a Hellmut Hager, uno de los mayores estudiosos de los arquitectos barrocos Carlo Fontana, Gian Lorenzo Bernini y Filippo Juvarra. En el entresuelo, la exposición permanente Simposio, a la mesa entre mito y cultura muestra objetos relacionados con la cultura del vino con obras recuperadas por la Guardia di Finanza en operaciones de lucha contra el tráfico ilegal de obras antiguas. Hay una sección dedicada a los hallazgos arqueológicos de la villa Antonina (siglo I d. C.), donde nacieron 2 emperadores romanos, Antonino Pío y Cómodo: la exposición es el resultado de una campaña de excavación en curso en cooperación con una universidad estadounidense. Visitala iglesia de Santa Maria della Cima, con su monasterio, los restos de las murallas medievales y el museo Infiorata, relata la tradición más arraigada en Genzano, entre historia y memoria colectiva. La Infiorata de Genzano, Patrimonio de Italia Cada año, con motivo de la fiesta del Corpus Christi (el segundo domingo después de Pentecostés, normalmente en junio), el centro de Genzano se cubre con una alfombra de 2000 metros cuadrados de pétalos de flores frescas dividida en 14 cuadros compuestos por más de 400 000 claveles de todos los colores. La Infiorata di Genzano, reconocida por el Ministerio de Turismo como "Patrimonio de Italia", es uno de los acontecimientos más espectaculares de su género, que se renueva cada año desde 1778. Un festival que no es sólo marketing turístico, sino un sentido de pertenencia e identidad para los lugareños. Su preparación dura todo un año: durante el invierno se diseñan y preparan los bocetos, en abril se hace el recuento de cuántas y qué flores se necesitan, en mayo se monta el lugar de trabajo, y en junio, el jueves anterior al domingo del Corpus, comienza la actividad de deshojado, la separación de los pétalos de las corolas, se dividen por colores y se mantienen frías en unas cuevas bajo el ayuntamiento. Además de pétalos de clavel, se utilizan: retama, salvia, hinojo, semilla de pino, crisantemo, corteza de pino, vid negra, maíz, arroz, chile, trigo, soja, cáscara de piñón, orégano, café negro y salvado. La colocación de los pétalos y la creación de los cuadros florales tiene lugar entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana. En los meses siguientes se hace un inventario de los materiales que se pueden almacenar y se preparan para la siguiente edición. El punto central de la fiesta se produce el domingo por la tarde con la procesión por Via Infiorata y continúa el lunes con pasacalles y bandas de música hasta que los niños del pueblo bajan corriendo la escalinata de la iglesia de Santa Maria degli Angeli y desenvuelven los cuadros de flores. Qué comer en Genzano: el pan casero I. G. P. La especialidad gastronómica local es el Pane casereccio di Genzano, el primer italiano con marca I. G. P. elaborado con harina de trigo, agua, levadura natural y sal. La masa eleva durante una hora aproximadamente: se corta en panes y hogazas, se pone a reposar en cajas de madera con paños de cáñamo, se espolvorea con salvado y luego se cocina en un horno de leña o eléctrico. La corteza es crujiente, el interior es suave y esponjoso: gracias a la levadura natural, levadura madre o masa madre, se conserva durante días. Los panaderos de Genzano están unidos en un consorcio que vigila el cumplimiento de las especificaciones de producción y garantiza la supervivencia de los hornos de leña. El pan se vende en barras de 0,5 a 2,5 kg.
Pueblos
Lanuvio

Lanuvio

Lanuvio, entre antiguas murallas y buenos vinos En las últimas laderas de las Colinas Albanas, cerca de Roma y en una posición dominante hacia la costa del Lacio, encontramos Lanuvio, un pequeño pueblo medieval rodeado por una hermosa muralla que remonta en algunos puntos al siglo V a. C. Son intrigantes sus estrechas calles empedradas que conducen a plazas con fuentes barrocas y las fachadas de los palacios que incorporan restos romanos, también expuestas en el museo cívico. ¿Qué ver en Lanuvio? Lanuvio y su territorio son como un museo difundido, comienza en el siglo V a. C. con la construcción de las murallas megalíticas de piedra local, de las que se conservan algunas secciones. De la misma época data el Santuario de Juno Sospita (en latín, propicia), divinidad de la mitología romana de la que sabemos por los escritos de Cicerón, que puede visitarse en el parque contiguo a Villa Sforza Cesarini. En el centro está el Palacio Colonna, que ha quedado inacabado, aunque es la casa natal de Marcantonio Colonna, uno de los artífices de la victoria en la batalla de Lepanto (1571): en la fachada principal hay un sarcófago de mármol de la época romana (siglos III-IV d. C.). Merece la pena visitar la Rocca, del siglo XIV, donde se encuentra la Enoteca del Consorzio dei vini Colli Lanuvini, el mejor lugar para degustar la producción vinícola de la zona: además, se puede visitar un pequeño museo de tradiciones rurales y subir a la torre de vigilancia, símbolo de la ciudad, que ofrece una vista impresionante. Hay un pequeño museo cívico en el centro histórico, con una sección prerromana que relata los orígenes del pueblo y una sección romana con un fresco de la época de Augusto con un tema dionisíaco y otros artefactos del santuario de Juno Sospita, cuyas excavaciones arqueológicas remontan a principios del siglo XX. En el pueblo se pueden ver dos obras de Carlo Fontana, alumno de Gian Lorenzo Bernini: la Fontana degli Scogli (1675) y la iglesia de Santa Maria Maggiore, de origen bizantino pero reconstruida en estilo barroco. A lo largo de las paredes se puede ver el sótano de un templo dedicado a Hércules del siglo II a. C., mientras que desde la terraza del mirador, se puede ver el perfil de las Islas Pontinas.
La región

La región de la capital que sorprende por su historia y sus bellos paisajes

El Lacio alberga algunos de los monumentos más importantes de la civilización romana, pero también es un destino maravilloso para quienes quieran conocer su mar o su campo, salpicado de pueblos pintorescos y ciudades con encanto. Y luego están ellos, el lago de Bracciano, los montes Aurunci y el Parque Nacional del Circeo, que hacen del Lacio un destino de naturaleza increíble.

Descubre más
1600X1600_lazio_approfondimento
Info útiles

Todo lo que necesita saber

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.