Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Campania

El encantador centro histórico de Nápoles, Patrimonio Mundial de la UNESCO

Pasear por las calles del centro histórico de Nápoles, entre plazas, monumentos y castillos, significa atravesar veinte siglos de historia y descubrir la verdadera alma de la ciudad.

20 septiembre 2022

4 minutos

Es el más grande de Italia y uno de los mayores de Europa: se extiende 17 kilómetros a través de barrios característicos que forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO: por ejemplo, la elegante zona de vía Chiaia y las espléndidas vistas de Vomero y Posillipo.

Cada barrio del centro histórico de Nápoles tiene su propia alma, desde el céntrico barrio de Montecalvario hasta el de San Giuseppe, cerca del puerto de Nápoles, sin olvidar los barrios de Avvocata y Pendino, entre las zonas de Nápoles más ricas en iglesias.
Más al norte, pero aún dentro del centro histórico napolitano, se encuentra el barrio de San Carlo all'Arena, con la espléndida plaza Carlo III y la iglesia de Santa Maria degli Angeli alle Croci.

1. Historia e información sobre el centro histórico de Nápoles

La ciudad de Nápoles tiene mil caras. A cada paso, en cada callejón, en cada plaza, muestra signos de los más de 27 siglos de historia desde los primeros asentamientos griegos en el 470 a. C.

Por su situación estratégica, siempre ha sido una de las ciudades portuarias más importantes del Mediterráneo. A lo largo de los siglos, sufrió el dominio del Imperio bizantino, los normandos y los angevinos, y luego aumentó su esplendor durante los dos siglos de dominio español. Nápoles se convirtió entonces en la capital del reino de los Borbones y surgió como una de las mayores ciudades de Europa.

2. Por qué es patrimonio de la UNESCO

Al inscribir el centro de Nápoles como Patrimonio de la Humanidad en 1995, la Unesco elogió a la ciudad por haber sido, desde la Edad Media, un centro crucial para el arte y la arquitectura, expresado en sus antiguas fortalezas, en sus complejos como el palacio real de 1600, en las iglesias y en los palacios encargados por las familias aristocráticas.

3. Qué ver en el centro histórico de Nápoles

1097360124

Es fácil perderse entre las maravillas del centro histórico de Nápoles, paseando por las calles y callejones en busca de tesoros. Prepárate para recorrer un desorden multicolor y rico en historia, deteniéndote a degustar algunos de los manjares que ofrece la ciudad.

La plaza del Plebiscito, en la parte occidental del centro de la ciudad, te da la bienvenida con el abrazo simbólico de la icónica columnata en la que se encuentra la real basílica papal de San Francesco di Paola, uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura neoclásica en Italia, que bien merece una visita por sus magníficos interiores. En el lado opuesto de la plaza se encuentra el imponente palacio real, residencia histórica de los virreyes españoles. El complejo incluye los pintorescos jardines, la biblioteca nacional Vittorio Emanuele III, con más de 1 millón de volúmenes, y el teatro San Carlo. Fundado en 1737, el San Carlo es el teatro de ópera más antiguo del mundo que sigue en funcionamiento.

Castel Nuovo detto “il Maschio Angioino”

Piérdete a lo largo de la vía Toledo, una de las calles más importantes de Nápoles y una de las principales arterias comerciales. Construida junto a las antiguas murallas de la ciudad en 1536, conecta la plaza Trieste e Trento con la imponente plaza Dante, atravesando la ciudad de norte a sur.

Un gran ejemplo del esplendor de Nápoles durante la Edad Media se encuentra a pocos pasos. Castel Nuovo, conocido como Maschio Angioino, es el castillo medieval y renacentista símbolo de la ciudad. Alberga el Museo Municipal, rico en objetos y pinturas.

Napoli - Metro Stazione Toledo

El Duomo, nombre que recibe la catedral metropolitana de Santa Maria Asunta, es un magnífico ejemplo de arquitectura gótica y neogótica y uno de los edificios religiosos más importantes de la ciudad. En el interior, no puedes perderte el Museo del Tesoro de San Genaro, que alberga las reliquias del santo. Es aquí donde tres veces al año los napolitanos asisten al ritual de la licuefacción.

No muy lejos se encuentra otro de los tesoros de Nápoles, el museo de la Capilla Sansevero, que alberga el Cristo Velado de Giuseppe Sanmartino, una de las esculturas más conmovedoras del mundo: un único bloque de mármol, tallado en 1753, representa el cuerpo sin vida de Jesús sobre el que parece descansar un sudario transparente. En la misma zona, recorre la vía de San Gregorio Armeno y piérdete entre los numerosos talleres artesanales de belenes.

Pásate por el cercano Pio Monte della Misericordia y visita la pequeña iglesia-museo que hay en su interior para asombrarte con el cuadro de los Siete Actos de Misericordia de Caravaggio, una de las pinturas más importantes de la Italia del siglo XVII.

Catacombe di San Gennaro

En la plaza del Gesù Nuovo se encuentra el obelisco barroco de la Inmaculada, el último de los tres grandes obeliscos de Nápoles, junto con el de San Genaro, en la plaza Riario Sforza, y el de San Domenico, en la plaza San Domenico Maggiore. La iglesia de la Trinità Maggiore, con su característica fachada, domina la plaza. El antiguo conjunto monumental de Santa Chiara Nápoles está a pocos pasos. Construido a partir de 1310, el complejo es una espléndida ciudadela franciscana.

Si visitas el centro de Nápoles, no puedes perderte la basílica de San Lorenzo Maggiore Nápoles con su campanario del siglo XV y la iglesia de San Domenico Maggiore, un espléndido ejemplo de arquitectura gótico-angevina. Tampoco olvides la Nápoles subterránea, con las antiguas catacumbas de San Gennaro, que datan del siglo II-III d. C.