Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Descenso de barrancos en el Trentino: toda una aventura por las aguas del Chiese

Hay una parte del Trentino en la que las vacaciones son una aventura inolvidable: en el Valle del Chiese, un paraíso para los amantes de lo extremo, se puede hacer barranquismo en espectaculares gargantas, afrontando recorridos atrevidos a lo largo de los arroyos, hasta el corazón de la montaña.

Entre piscinas naturales, desfiladeros, inmersiones de infarto y atrevidas escaladas, ¡la descarga de adrenalina está garantizada!

1. Emociones fuertes y un arco iris de colores

El corazón del barranquismo en el Valle del Chiese es la zona del Storo.

El arroyo Palvico ofrece emociones y una de las rutas más bellas, pero prepárate para mojarte. Entre descensos y subidas por los desfiladeros, también tendrás que saltar desde alturas vertiginosas para sumergirte en las aguas cristalinas, en una mezcla de deportes de río y de montaña.

La luz sobre el agua cambia continuamente la atmósfera y los colores del paisaje dependiendo de cómo ilumine los fondos más profundos, las piscinas naturales secretas, los pasillos inundados, las tripas estrechas a lo largo de las cuales deslizarse y las paredes de roca sobre las que escalar. Con la ayuda de guías profesionales, todo el mundo puede disfrutar del barranquismo: la ruta por el torrente Palvico dura alrededor de 3 horas, comenzando en el lago Ampola y llegando a su fin en el pueblo de Storo.

2. Acroriver: ¡escalofriante!

¿Todavía quieres más emociones? Entonces debes probar el Acroriver, un sendero equipado a lo largo del río en Val Daone. Casi todo está suspendido en el aire. Se pasa por escalones de roca a pocos pasos del agua burbujeante o se desciende a vista de pájaro con cuerdas y poleas.

Te acompañará un guía de montaña, y llevarás casco y equipo de ferrata. La parte más emocionante es el descenso por la cascada de Lert. Pero si no te apetece, siempre puedes disfrutar de las vistas desde el pequeño puente.

3. Senderismo y ciclismo de montaña

A lo largo del curso del río Chiese, hay muchas oportunidades para reconectar con la naturaleza. Además del barranquismo y el acroriver, también hay lugar para deportes menos atrevidos como el senderismo y la bicicleta de montaña, por los caminos de tierra del Val Daone y la escalada de las paredes del embalse de Bissina. Aquí también se practica la pesca deportiva con la técnica de no matar.

Al final del día, relájate en las orillas del lago Idro, donde podrás nadar y relajarte en la playa, pero también disfrutar de la vela, el kitesurf, el windsurf y el stand-up paddle boarding.

¿Te cuesta relajarte? Entonces deberás probar la Ferrata Sasse, una ruta construida a ras de agua a lo largo de la orilla oriental del lago. Tiene una longitud de 2,5 km, se enfrenta con casco y kit de ferrata, y también prevé el cruce de un puente colgante.

4. Una parada en Storo

En el transcurso de tus aventuras, el paisaje te sorprenderá por su variedad, desde las cumbres hasta los pastos alpinos en inmensas praderas, desde los bosques hasta los torrentes furiosos y los plácidos lagos. También merece la pena hacer una parada en los pueblos del valle, especialmente en Storo, donde se produce una típica harina amarilla a partir de una variedad de maíz rojo que solo crece aquí.

Prueba la polenta macafana preparada con harina amarilla y achicoria o la polenta carbonera con salchicha y queso local. Obvio: la aventura abre el apetito.

Le puede interesar