Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Una selección de las ideas más interesantes para tus vacaciones y tu tiempo libre
 

Nuevas culturas, nuevas comidas y destinos únicos por descubrir: elige qué quieres visitar y el tipo de viaje que quieres emprender. Déjate guiar por tus intereses y por la infinidad de experiencias que puedes vivir en Italia. De la naturaleza al deporte, pasando por la gastronomía y el arte. Disfruta ya empezando a planificar tu próximo viaje a Italia.

  • En evidencia
  • Deporte
  • Arte y Cultura
  • Naturaleza
  • Enogastronomia
  • Ocio
  • Eventos
Arte y Cultura

Castillo aragonés de Ortona

El castillo aragonés de Ortona: una casa señorial con vistas al mar Su espectacular ubicación con vistas al mar lo convierte en un lugar de gran encanto. El castillo aragonés de Ortona, en la provincia de Chieti, se asoma suavemente a la orilla del mar Adriático, frente a la larga Costa dei Trabocchi, con su imponente arquitectura. Constituye un viaje imprescindible por la historia del siglo XV ligada a la dominación aragonesa de los Abruzos. Se erigió de nuevo tras un período de decadencia La maravillosa fortaleza, tal y como la conocemos hoy, se remonta al periodo comprendido entre 1450 y 1470, cuando se reformó, transformando edificios anteriores de origen medieval. Debía proteger a Ortona del asalto aragonés, pero fracasó. Su forma cuadrangular de pleno estilo renacentista fue encargada por Alfonso de Aragón, que quería reconstruir y hacer más estratégica la fortificación en voladizo para proteger el puerto de la ciudad. Ortona pasó a manos de Margarita de Austria en 1582, que la compró por 54.000 ducados para transformarla en una ciudad moderna y económicamente floreciente. La innovación constructiva se concentró en el centro de la ciudad, dejando casi intacta la fortaleza aragonesa. El pueblo fue gobernado por administraciones locales con poco interés por el destino del castillo, condenándolo a un largo periodo de decadencia. Otros daños a su estructura se remontan al siglo XX: sufrió un bombardeo en 1943 y un derrumbe en 1946. Hoy ha recuperado su antiguo esplendor gracias a una cuidadosa restauración llevada a cabo en la década del 2000. Una historia animada por una oscura leyenda Es imposible narrar las vicisitudes del castillo aragonés de Ortona sin mencionar la llamada "Leyenda del retorno". Se cuenta que un rico mercader fue recibido en la corte, conoció a la bella hija del rey y se enamoró perdidamente de ella. El rey no quería conceder a su hija en matrimonio a un lobo de mar. Para ello, prometió al mercader concederle la mano de su hija sólo si le traía como regalo algo único y extraordinario. Pasaron varios meses y no hubo rastro del comerciante. La princesa no descansó hasta que el mar tempestuoso, movido por la compasión, la condujo hasta su amado en el fondo del mar. Por la mañana, aparecieron en la playa de Ortona unos frutos nunca vistos. Verdes y redondos, se llamaban cerebros de mono o moro de los Osagi. Eran el regalo extraordinario para el rey. Aún hoy, en las cercanías del castillo, los pescadores juran que pueden oír los gemidos de la princesa durante las noches de tormenta. Durante la Segunda Guerra Mundial, Ortona fue rebautizada por Winston Churchill como El Stalingrado de Italia: atravesada por la Línea Gustav, la fortificación que cortaba la península en dos, con los nazis y fascistas al norte y los ingleses y americanos al sur, fue asaltada y bombardeada durante unos seis meses. Muebles de época, museos y rutas evocadoras La visita al señorío aragonés de Ortona tiene su propio encanto: en una de sus torres se puede visitar un pequeño pero encantador museo con cuadros y muebles de época que pertenecieron a las familias nobles que lo habitaron a lo largo de los siglos. Los ciclistas y aficionados al senderismo pueden disfrutar de una cómoda ruta desde el castillo hasta la ciclovía que recorre la costa de Ortona.
Naturaleza
TR Cascate delle Marmore

Las cataratas de Marmore

Las cataratas de Marmore, en el corazón de Umbría A menos de diez kilómetros de Terni, en Umbría, se encuentra la cascada de Marmore que, con 165 metros, es una de las más altas de Europa. Se trata de una cascada artificial que se forma donde el río Velino, que parte del lago Piediluco, desemboca en el río Nera. Fueron los romanos, en el año 271 a. C., quienes comenzaron a excavar el canal. Una obra de ingeniería realizada con un propósito preciso: drenar las aguas del río Velino, que, desbordadas sobre el terreno, creaban zonas estancadas, pantanosas y perjudiciales para la salud. El agua se dirigió hacia el borde del acantilado de Marmore y, a lo largo de los siglos siguientes, se realizaron numerosas intervenciones, hasta alcanzar el aspecto que tiene hoy. Tres puntos de vista únicos Las cataratas de Marmore se dividen en tres saltos que pueden ser admirados desde dos puntos diferentes, el Belvedere superior y el Belvedere inferior. El primero se encuentra al final del pueblo de Marmore, en la carretera que lleva a Piediluco, y ofrece una vista espectacular de la primera caída, mientras que desde el Belvedere inferior es posible tener una vista total de la cascada y admirarla en toda su majestuosidad. Un sendero panorámico conecta ambos puntos. Desde el Belvedere inferior también se puede acceder al Balcón de los Enamorados, una pequeña terraza situada frente a la primera caída de la cascada, incrustada en la roca. Solo hay que alargar la mano para tocar el chorro de agua: no olvides su impermeable, imprescindible aquí, al igual que seguir una guía. A diferencia de los demás miradores, el Balcón solo puede visitarse con un guía experimentado y en grupos reducidos. El espectáculo de la Cascada por la noche A excepción del Balcón, puedes visitar las cataratas Marmore por tu cuenta. Cuentas con seis senderos bien señalizados, para admirar los saltos desde todos los ángulos posibles. El espectáculo continúa por las tardes, pero solo en los meses de verano, cuando el horario de apertura se prolonga más allá de la puesta de sol: gracias a un sistema de iluminación LED: por la noche la Cascada tiene otro encanto y adquiere un efecto especial con haces de luz que realzan el movimiento de las aguas descendentes. Marmore, entre el deporte y la cultura Las cataratas de Marmore son también un destino ideal para deportes acuáticos: desde el rafting hasta el soft rafting, pasando por el barranquismo hidrospeed, kayak y paseo por el río, no te faltarán opciones. Cerca del Belvedere Superior se encuentra el Parque arqueológico industrial de Campacci di Marmoreque conserva objetos de las centrales hidroeléctricas de Narni y Galleto. Las cuevas del Parque Marmore Las cataratas de Marmore también tienen otra agradable sorpresa reservada para sus visitantes. El parque al que pertenece cuenta con cuevas kársticas, excavadas por el agua durante milenios. Las principales cavidades, tanto por su interés espeleológico como por la belleza de los ambientes, están encerradas en tres complejos distintos: el primero es la Cueva della Morta y la Cueva delle Diaclasi, el segundo es la Cueva delle Colonne, mientras que el tercero, con un desarrollo de más de 190 m, es la Cueva della Condotta, que lleva el nombre del antiguo conducto que en el pasado alimentaba el sistema de la central hidroeléctrica. Cómo organizar la visita Visitar la Cascada es una experiencia realmente única, pero para vivirla en toda su belleza, debes organizarte de tal manera que estés allí en el momento en que se abre el agua. Durante la no liberación de agua la cascada está abierta, pero con un chorro reducido. La cascada, de hecho, sirve a la central hidroeléctrica de Galleto: no solo es un activo paisajístico de rara belleza, sino también un valioso recurso para toda la zona. Leer más https://www.raftingmarmore.com https://www.cascatadellemarmore.info