Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Pueblos costeros

Encaramados encima de colinas, acomodados sobre playas blancas, rocosas o volcánicas, construidos a lo largo de los siglos en una isla: estos son los 6 pueblos más atractivos de Italia junto al mar.

El denominador común de estos 6 pueblos italianos, además de la belleza, es el mar. Para ver o experimentar, en diferentes matices gastronómicos y vinícolas, con propuestas de rutas de senderismo, ciclismo y balnearios. Además de testimonios históricos, artísticos y arquitectónicos únicos en el mundo.

1. Una isla, su aldea, sus acantilados: el encanto de Procida

Procida

Procida: este viaje no podría empezar en otro lugar, ya sea por su encanto como por su designación como Capital Italiana de la Cultura para 2022. Las tierras insulares son lugares de exploración, conocimiento y experimentación, una metáfora del hombre y un modelo de culturas.

El valor añadido es el cuidado del patrimonio paisajístico, medioambiental y cultural, porque todo esfuerzo realizado en este sentido siempre se ve recompensado -más aún en tiempos de pandemia- con la reapropiación de espacios, sabores, perfumes que de otro modo se perderían.

Su artesanía y la tradición enogastronómica completan la oferta, junto con posibles excursiones por tierra y mar.

2. Castelmola, una terraza con vistas a las maravillas de Sicilia

Castelmola

Considerado uno de los "Pueblos más bellos de Italia", desde aquí se puede disfrutar de la vista sobre Taormina y del mar que la enmarca. De hecho, está situado a 550 metros sobre el nivel del mar, con su teatro grecorromano y sus monumentos medievales.

Aquí se sucedieron dominaciones árabes, romanas, normandas y otras más: esto es lo que hace de Castelmola un ejemplo único en el mundo de síntesis histórica, para el arte, la arquitectura y el urbanismo.

En esta zona hay muchos senderos, bien cuidados y equipados para ser recorridos a pie, en bicicleta de montaña o a caballo. Subiendo a los casi 900 metros del Monte Venus se puede disfrutar de experiencias de vuelo en parapente.

 

3. La región de Marcas y uno de sus iconos, para vivirlo en movimiento

Una hermosa vista del mar Adriático, con el antiguo pueblo extendiéndose hacia el litoral, entre bellezas monumentales y antiguas iglesias, hasta el Torrione, una torre maciza que se eleva sobre la ciudad: fundada entre los siglos XII y XIII, San Benedetto del Tronto tiene una planta hexagonal, poco común para este tipo de fortificaciones de la época, cuya forma recuerda al casco de un barco.

Una vez recorridas las callejuelas de San Benedetto por las cuales perderte, puedes optar por realizar alguna de las múltiples rutas de senderismo y descubrir a cada recodo, vistas de postal con el mar azul como telón de fondo.

Descubre la gastronomía local.

4. Un paseo marítimo para todos, entre historia y poesía

Porto Recanati

Dominado por el Castillo de Suabia, construido en la Edad Media, Porto Recanati es un característico pueblo de pescadores enclavado en el Monte Conero que destaca por belleza y se extiende por nueve kilómetros de playas, fácilmente accesibles para todos gracias al paseo marítimo peatonal.

Pero también se "extiende" fuera de su propio trazado "urbano", con recorridos por carriles bici que se adentran en la vegetación mediterránea para ofrecer excursiones en plena naturaleza. Estos lugares fueron la cuna del poeta y erudito italiano, Giacomo Leopardi, e inspiraron multitud de sus obras.