Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Región

Sicilia, isla del eterno verano, cultura y arqueología

15 julio 2022

5 minutos

Es la isla más grande del Mediterráneo, donde el arte, la historia y la cultura se entrelazan en una mezcla asombrosa desde el mar hasta la montaña, pasando por la campiña y los pueblos costeros: Sicilia, salpicada de lugares de valor incalculable y de vestigios griegos y árabes-normandos, suntuosamente embellecida por el barroco y bendecida con un clima suave en todas las estaciones, es un paraíso inolvidable.

1. Origen e historia de Sicilia

Tempio di Eracle, Valle dei Templi - Agrigento, Sicilia

Atraídos por las fértiles tierras volcánicas y las zonas ricas de recursos, grupos de comerciantes calcidios fundaron Naxos. Los griegos establecieron allí emporios comerciales y colonias griegas, alcanzando el tamaño de florecientes ciudades: Siracusa, Catania, Selinunte, Agrigento, Gela

Los mamertinos, población itálica que había ocupado Mesina, amenazados por los cartagineses, pidieron ayuda a los romanos iniciando la Primera Guerra Púnica. Sicilia se transformó en una provincia con una rica producción agrícola. De esta época se conservan artefactos y monumentos en Termini Imerese, Catania, Tindari, Taormina y Piazza Armerina: para hacerte una idea, visita la Villa romana del Casale.

Tras la caída del Imperio Romano de Occidente fue cedida a Odoacro y posteriormente a los visigodos de Teodorico, seguidos de los árabes en Sicilia con el desembarco en Mazara.

Después llegó el turno de los normandos en Sicilia, que la convirtieron en un reino próspero y pacífico. De este periodo, se menciona especialmente a Federico II, uno de los más grandes monarcas del Medioevo. La Revuelta de las Vísperas de Sicilia condujo a la expulsión definitiva de los franceses de Sicilia y Federico III se convirtió en virrey en Palermo, posteriormente elegido rey de Sicilia. Siguió una alternancia de gobierno español y saboyano, pero tras la batalla de Bitonto, Sicilia volvió a la órbita española con la coronación de Carlos III como rey del Reino de las Dos Sicilias. Con Garibaldi, la región se anexionó al Reino de Italia. 

2. Principales ciudades de Sicilia

Via Etnea, Catania - Sicilia - Photo by:  Travellaggio / Shutterstock.com

Comienza en Palermo, alma auténtica e inimitable de la isla,  ciudad repleta de mercados caóticos y suntuosamente embellecida por el barroco, revela su pasado con el rojo de sus cúpulas árabe-normandas.
Algunos de sus aristocráticos palacios, iglesias y monumentos se han convertido en Patrimonio de la Humanidad UNESCO, no alcanzará un viaje para verlos todos: inicia por la Catedral de Palermo, el Palacio de los Normandos con la Capilla Palatina y la Iglesia de San Giovanni degli Eremiti, y deja el resto para la próxima vez. Porque volverás.

Al este de Palermo, y accesibles en ferry desde Milazzo, están las Islas Eolias: Vulcano, Stromboli, Lipari, Panarea, Alicudi, Filicudi y Salina, Basiluzzo, Dattilo, Lisca Nera, Bottaro y Lisca Bianca. Regálate una escapada a uno de estos ángulos de paraíso volcánico esparcidos por la costa norte de la provincia de Mesina.

Al otro lado de Sicilia, está Catania, segunda ciudad de la isla después de Palermo y su eterna rival: dirígete directamente a la plaza del Duomo para admirar la Fuente del Elefante, esculpida en lava negra. Se dice que tiene el poder de aplacar la ira del volcán Etna.

En la misma costa, a 50 kilómetros al norte, encontramos Taormina, rica en yacimientos arqueológicos y maravillosas playas. Visita el Teatro Griego de Taormina, el segundo más grande de Sicilia, así como la magnífica Isola Bella, un islote unido a la costa por un istmo que sólo aparece con la marea baja.

En la costa este está Siracusa y la hermosa isla de Ortigia. Divide tu tiempo entre el casco antiguo lleno de plazas, fuentes y palacios y la zona arqueológica del Parque de Neópolis.

El último destino es el Valle de los Templos de Agrigento, uno de los parques arqueológicos mejor conservados del mundo y testimonio fundamental del paso de la civilización helénica.

3. Qué ver en Sicilia: 4 lugares imperdibles

Vista aerea della bianca falesia di Scala dei Turchi e del mare turchese sottostante

Si te gusta el mar, y si estás de vacaciones en Sicilia es muy probable que así sea, no te pierdas Scala dei Turchi: un encantador acantilado blanco con vista al mar, que se cuenta en las aventuras del Comisario Montalbano de Andrea Camilleri.
También merece la pena ver las islas Egadi: Vale Favignana, Levanzo y Marettimo son otra oportunidad para realizar excursiones o minivacaciones de mar, naturaleza y relax.
Visita Isola Bella de Taormina y la Spiaggia dei Conigli  de Lampedusa, a la que sólo se llega tras una buena caminata. Sus aguas cristalinas, su fina arena blanca y su naturaleza salvaje compensan el esfuerzo.

No te vayas sin haber estado en San Vito lo Capouna pequeña y hermosa localidad costera del noroeste de Sicilia. En los alrededores, entre San Vito y Scopello, se encuentra la primera Reserva Natural de Sicilia, un camino tachonado de maravillas. La Reserva de Zingarosiete kilómetros de naturaleza incontaminada donde viven y anidan las aves rapaces, la vegetación estalla de color y donde el mar se tiñe de verde y azul.

4. Lugares insólitos de Sicilia: 3 destinos para curiosos

¿Buscas algo fuera de las guías turísticas?
Encuentra el Teatro de Andrómeda, un teatro de piedra al aire libre a 1.000 metros de altitud, en medio de una naturaleza virgen y un paisaje salvaje, y no serás decepcionado.
O la Meseta de Argimusco, un sitio arqueológico y naturalista cercano a la Reserva Natural del Bosco di Malabotta, en la provincia de Mesina, formado por enormes rocas de millones de años de antigüedad con forma rara.
O la Grotta delle Trabacche, cerca de Ragusa: una antigua catacumba romana inmersa en el campo. 

5. Productos típicos de Sicilia 5 especialidades

Pasta alla Norma, Catania - Sicilia

Ninguna cocina es tan sabrosa y apetecible como la siciliana. Para entenderlo mejor, prueba la caponata, un plato elaborado con berenjenas, apio y cebolla, aromatizado con alcaparras, vinagre, aceitunas y pasas sultanas.

Para los golosos, los pistachos de Bronte, DOP y Slow Food, ingrediente de muchas recetas dulces y saladas, la pasta de almendras, preparada con almendras enteras finamente molidas y mezcladas con harina, azúcar y agua de rosas, y el chocolate de Módica, elaborado en frío y caracterizado por los granos de azúcar aún intactos.

Es típico el maná, estilete del fresno, que aromatiza, endulza y ayuda a leudar.

No se puede decir que se ha comido en Sicilia sin haber probado la pasta alla Norma, el panelle, el crocchè, los arancini y el bocadillo con bazo. Y también el granizado con brioche, la cassata, el cannolo siciliano, etc. Por horas.

6. Eventos en Sicilia: una oportunidad de no perderse

Opera dei pupi - Palermo, Sicilia

Entre las citas con la tradición, hay una que merece la pena: el Carnaval de Acirealeuno de los más antiguos de la isla, durante la cual desfilan carrozas alegóricas y adornadas con flores.