Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Alicudi y Filicudi

Resumen

Alicudi y Filicudi, las más salvajes y tranquilas de las Islas Eolias

Perderse, salir de los caminos trillados, desconectar y regenerarse. Esto es lo que buscan quienes deciden pasar una temporada en Alicudi y Filicudi, las islas más salvajes y auténticas del archipiélago de las Eolias, en el sur del mar Tirreno, donde la electricidad solo llegó a los hogares hace 20 años. Este par de islas, hermanadas por la contigüidad y las afinidades electivas, es un destino para el turismo lento, sostenible y unas vacaciones détox en las que entregarse a los ritmos de la naturaleza incontaminada.

Estar en sintonía con la naturaleza es crucial para quienes viven en estos lugares, a Alicudi y Filicudi no se llega ni se parte si las condiciones del mar y del viento no lo permiten, así que acostúmbrate a olfatear el aire, mirar el sol para orientarte y marcar los días, porque el clima aquí responde a sus propias reglas. El único dispositivo que te servirá es una pequeña linterna, aunque sea de LED, muy útil a partir de la puesta de sol, porque en estas islas no hay alumbrado público.

Alicudi: no hay taxis pero sí muchos scecchi

Antiguamente llamada Ericusa, debido a la presencia del erica (brezo), que verás por todas partes saliendo del mar, es la más pequeña, occidental y remota del archipiélago de las Eolias. No hay carreteras asfaltadas ni motores, el único medio de transporte son los burros, los scecchi, como los llaman los lugareños; uno se desplaza a pie, por escaleras de piedra de lava y carriles, senderos y caminos de herradura. Un consejo trivial: zapatos cómodos y sin tacones.

En Filicudi, no encontrarás cajeros automáticos ni bancos, clubes nocturnos ni discotecas, sólo una pequeña oficina de correos, un hotel y un único y acogedor restaurante, que cierra a mediados de septiembre. Todo ello en una aldea con 5 caseríos, dispersos alrededor del puerto. Todo alrededor es silencio, la gran sinfonía de la naturaleza.

El mar, un tesoro a conquistar

La costa de Alicudi es alta y escarpada, a menudo interrumpida por ensenadas y cuevas volcánicas. Hay dos playas, pero sólo una, de guijarros, es accesible por tierra. Aquí habrá que conquistar el mar, trepando por las rocas y las calas rocosas, o, la mejor manera, alquilando un barco o saliendo a navegar en una de las excursiones por la isla. Por otra parte, las rocas, los arrecifes y los fondos marinos, frecuentados por decenas de especies diferentes de peces, son un escenario encantador si te gusta el snorkel y el buceo.

La mejor manera de explorar el alma agreste y salvaje de Alicudi es ir de excursión al centro de la isla, a su punto más alto, el Filo dell'Arpa, que alberga un cráter extinto a 675 metros de altitud. Es un itinerario que dura un par de horas, a lo largo de una serie de escaleras de piedra bastante empinadas, pasando por la iglesia de San Bartolo; casi en la cima, se encuentra el llamado Timpone delle femmine, una fortaleza natural con profundas hendiduras en la roca, donde parece que las mujeres de la isla buscaban refugio durante las incursiones de los piratas.

Filicudi y los 7 volcanes extinguidos

Filicudi, con una superficie ligeramente mayor que Alicudi, unos 9,5 kilómetros cuadrados, es la isla geológicamente más antigua del archipiélago, contiene 7 volcanes extinguidos y debe su nombre a lo que los antiguos griegos llamaban phoinicussa, la palmera enana, todavía presente en los cabos de la isla. Sus casi 200 habitantes se concentran en la parte sur, distribuidos en varias aldeas conectadas por una carretera asfaltada. En Filicudi, solo los residentes pueden desembarcar en coche, pero también se puede explorar a pie o moto.

Una historia antigua guardada desde las profundidades

Una vez que llegues, sentirás la llamada del mar, el principal atractivo de Filicudi, que cuenta con tres playas en total: la más bonita, aparte de las del puerto y Capo Graziano, es la playa de guijarros negros de Pecorini a mare, un pintoresco pueblo en la parte sur, donde podrás relajarte entre las coloridas barcas y las casas bajas de los pescadores.

Encima de la playa de Cabo Graziano, una playa de guijarros volcánicos grises, quizás el lugar más fácil para entrar al mar, visita el poblado prehistórico, que se encuentra en uno de los lugares más pintorescos de la isla y está formado por los restos de 27 cabañas de la Edad de Bronce.

La visita continúa por debajo del nivel del mar, si tienes experiencia en el buceo, pero debes tener al menos una licencia de buceo de nivel 2 e ir acompañado por un centro de buceo autorizado: el fondo marino de Capo Graziano alberga el más bello yacimiento arqueológico submarino de las Islas Eolias: en sus profundidades descansan los restos de 9 barcos griegos y romanos.

Explorando la costa entre secretos y encantos marinos

El mar de Filicudi se vive sobre todo en barco: es la única manera de explorar calas secretas y cuevas escondidas, algunas de ellas espectaculares, como la Grotta del Bue Marino, la mayor de todas las Islas Eolias, antaño habitada por una densa colonia de focas monje, ahora surcada por reflejos y sorprendentes juegos de luz.

Siguiendo por el mismo tramo de mar, se encuentra el Scoglio della Fortuna, cuya forma cóncava alberga una especie de piscina natural de agua cristalina, y la roca de La Canna, un gigante farallón de 70 metros de altura que se asemeja a la figura de una Virgen con un niño: muchos la consideran la guardiana de Filicudi y le reconocen una especie de poder mágico: se dice que basta con tocarla para ver cumplidos los deseos.

Leer más

https://www.sicilia.info/isole-eolie/alicudi

https://www.sicilia.info/isole-eolie/filicudi

Opiniones
Opiniones
()
Alicudi y Filicudi

Alicudi, Italia

Explora los alrededores

Cercano