Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Divertido

Sicilia

Sicilia y la maravilla de Giardini Naxos y Taormina

Situado a lo largo de una amplia bahía a los pies de la famosa Taormina, en la costa oriental de Sicilia, Giardini Naxos es un pequeño municipio que se puede visitar paseando por sus pequeñas y pintorescas calles y el espléndido paseo marítimo.

Para disfrutar plenamente de la belleza del lugar, recomendamos un paseo en barco o relajarse en sus playas, libres o equipadas: el panorama de la costa es digno de admiración.
Y si quieres disfrutar de una buena comida, tendrás muchos sitios donde elegir entre restaurantes y bares. 

1. Las playas más bonitas de Giardini Naxos y Taormina

Las playas de Giardini Naxos y Taormina se dividen en dos tipos, los de arena fina y las de piedra.
Las primeros están situadas en la zona central, desde la zona del puerto hasta la plaza Kalkis, mientras que las segundas en el Recanati. Aquí se encuentra la playa homónima de Recanati, predominantemente libre, de arena y grava mezcladas.

Entre las playas que no hay que perderse está la de Isola Bella, frente a la pequeña isla del mismo nombre: es la playa perfecta para los amantes del buceo, gracias a los espectaculares fondos marinos que hay para explorar.

Luego está la playa de Mazzarò, para los que disfrutan no solo del relax de un día tumbado en una hamaca, sino también del entretenimiento y la vida nocturna.

La Playa de Spisone es la más tranquila, con su llamativo paisaje dividido en dos escenarios: al sur, rocas escarpadas y vistas impresionantes. Al norte, un largo tramo de arena y mar sin rocas.

Si te gustan los deportes acuáticos, debes ir a la playa de Letojanni y si te gustan los ambientes salvajes, no puedes perderte la playa de San Marco en Calatabiano.

Por último, el puerto deportivo de Saja. Lo que caracteriza a esta playa son las pequeñas bahías recortadas en las rocas de lava que surgen del agua. Un paraíso para el relax. Disfruta de la belleza del fondo marino mientras practicas snorkel y excursiones en canoa.

2. Un viaje al Castillo de Schisò en Giardini Naxos

Está situado en dirección al puerto, en el extremo sur de la ciudad. En sus días, fue una fortaleza construida para defender el promontorio de los asentamientos y, más tarde, se convirtió en una base para la industria de procesamiento de azúcar. Actualmente es un hogar aristocrático, restaurado y abierto al público.
A poca distancia se encuentra la playa de Schisò. Dorada y de arena fina, es una de las más populares entre los turistas, además de ser una costa súper familiar y apta para los niños

3. Entrar en el centro de Taormina por Porta Messina

La entrada a Porta Messina está en la parte norte de la ciudad. Un templo rodeado de fortificaciones construidas por los árabes, nos lleva al "struscio", un sugestivo paseo a lo largo del centro histórico de Taormina.

Aquí encontrarás pequeños talleres de artesanía, tiendas de antigüedades y callejones perfumados y multicolores.
También está el Palacio Corvaja, que fue la sede del Parlamento siciliano en 1400, con su pintoresco patio interior y las hermosas bíforas en el frente. Actualmente, la primera planta alberga el museo de artes y tradiciones populares, mientras que la planta baja es la oficina de información turística.
Continuando por Corso Umberto, se llega a la Piazza del Duomo, con su hermosa fuente barroca. 

4. El antiguo teatro de Taormina

A los antiguos griegos les gustaba construir sus edificios en lugares pintorescos y escénicos, y aquí encontraron nada menos que el Monte Etna y la bahía de Naxos, con unas vistas maravillosas. Desde este punto, cuando el cielo está despejado, la vista llega hasta la costa calabresa.

El Antiguo Teatro de Taormina es, sin duda, el principal monumento de la ciudad, no solo por su valor histórico y artístico, sino también por su ubicación.

El auditorio, con sus gradas, es lo suficientemente grande como para convertirlo en el segundo teatro antiguo más grande de Sicilia después del de Siracusa. Los nichos que se pueden ver en la parte posterior albergaban las estatuas utilizadas para embellecerlo. Este lugar sufrió varias adaptaciones en la época romana y, durante un tiempo, también fue utilizado como arena para los gladiadores. Durante el verano, se celebran aquí eventos y espectáculos musicales y teatrales.