Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Lipari

Resumen

Lípari la dulce, la más tranquila de las Islas Eolias

Con 37 kilómetros cuadrados, Lípari es la mayor de las Islas Eolias, Patrimonio de la Humanidad para cualquiera que haya pasado por aquí y, desde el año 2 000, también para la UNESCO.
Centro administrativo y económico de todo el archipiélago siciliano, es la menos "volcánica" de sus 7 islas, como lo demuestra la débil actividad hidrotermal y fumígena de su parte occidental. Sin embargo, es la que mejor armoniza el salvaje encanto eólico con la comodidad de las conexiones y los servicios.

 

La vida nocturna y el auténtico flow de sus barrios

La zona urbana se extiende entre los bares y restaurantes que dan a la hermosa Piazza di Sant'Onofrio, más conocida como Marina Corta, y la Via Francesco Crispi, conocida como Marina Lunga: entre ambas, de mayo a octubre, se concentra la vida nocturna y la movida local por las tardes.

El resto de la isla está bien comunicado con el centro por una red de carreteras asfaltadas, pero si realmente quieres adentrarte en su flow de perfumes, sonidos y vistas y saborear un poco de esa plácida dulzura a la que alude su nombre griego, Meligunis, te recomendamos recorrer Lípari en bicicleta o a pie, merodeando entre los muros de piedra seca de sus barrios: Canneto, Acquacalda, Quattropani.

 

Como en un plató de cine

Si, además de la vida en la playa, tienes previsto sumergirte en la cultura y la historia de Lípari, nuestro consejo es visitar los destinos y monumentos al atardecer, cuando el aire es más fresco y las calles cobran vida.

Una visita obligada es el Chiostro de normanni, parte del primer monasterio benedictino construido en Sicilia a instancias del rey Roger II, tan bien conservado y evocador que se sentirá como en el plató de una película de disfraces.

Igualmente pintoresca es la imponente estructura del castillo, una auténtica acrópolis, que se alza sobre un promontorio habitado desde el Neolítico.
La muralla encierra idealmente el centro histórico: en la ciudadela fortificada, paraíso de los arqueólogos, cada recoveco en el que os detendréis cuenta una página de historia: será como recorrer en vivo la larga lista de las dominaciones que aquí se han ido alternando, dejando una huella indeleble.

Para seguir explorando, explora las cincuenta salas del Museo Arqueológico Regional, uno de los más prestigiosos del Mediterráneo.

 

El pulgar de Bartolomé

Si, por el contrario, eres fan de las reliquias, haz una parada en el interior del Castillo en la Catedral, dedicada a San Bartolomé, el patrón de todo el archipiélago: la iglesia todavía alberga el "pulgar sagrado" del santo, el único fragmento misteriosamente salvado del robo del cuerpo del apóstol, en el 833, por obra de los beneventanos. Ahora el dedo "descansa" en un relicario de plata con forma de brazo de bendición, que se exhibe durante las fiestas en honor al santo.

 

Caza en Belvedere

Para los coleccionistas de vistas, recomendamos más bien deleitar sus ojos en los lugares más pintorescos de Lípari, empezando por el promontorio de la Acrópolis.

Merece la pena una foto de recuerdo, y quizás incluso un romántico selfie entre el cielo y el mar, el horizonte contemplado desde el Belvedere Quattrocchi, con el telón de fondo de las chimeneas de Pietra Lunga y Pietra Menalda.
En cambio, la vista desde la iglesia de la Madonna della Catena, en la aldea de Quattropani, un pequeño santuario de estilo dórico con revoque blanco y vistas al mar, recuerda a las Cícladas.
Por último, merece la pena una excursión al llamado "Semaforo", el observatorio geofísico situado en el interior de un semáforo de la Marina Real en desuso, desde el que sentirás que tocas con el dedo tanto las chimeneas como la isla de Vulcano.

 

Con ganas de hacer senderismo o, más bien, scekking

Si, por el contrario, quieres perseguir el alma salvaje de la isla, una de las rutas de senderismo más interesantes es la bastante exigente que lleva desde las canteras de caolín hasta las termas de San Calogero, pasando por las fumarolas de azufre, un parque geominero, hasta las termas del siglo XIX convertidas en museo, construidas sobre uno de los manantiales termales más antiguos que se conocen: junto a sus piscinas, de época helenística, hay un monumento funerario de origen micénico.

Pero la experiencia más típica que se puede vivir a lo largo de estos senderos es la del scekking, o senderismo a lomos de un burro, scecco en siciliano, que proponen los guías medioambientales de Lípari: una forma original de revalorizar a los antiguos inquilinos de la isla en clave turística, ahora promocionados a acompañantes para itinerarios slow, articulados en apetitosas etapas en las que degustar los productos locales.

 

Playas: cada uno con su piedra

Blanquísimas y arenosas o volcánicas y rocosas: las costas y playas de Lípari satisfacen las necesidades de cualquiera que quiera bañarse. Solo tienes que decidir en qué piedra te vas a tumbar.

Todo el litoral nororiental está cubierto por la deslumbrante arena blanca de las canteras de piedra pómez y obsidiana que descienden hasta el mar: desde la Playa Blanca, a la que se llega por un empinado tramo de escaleras de mayólica, hasta la Playa Blanca, el establecimiento más de moda y exclusivo, al que solo se puede acceder por mar.
Si prefieres las costas libres y solitarias, ve a las playas de Pietraliscia o Porticello, o a la Secca della Forbice, en la zona de Cappero, muy querida por los lugareños.

Opiniones
Opiniones
()
Lipari

98050 Lipari ME, Italia

Página web

Explora los alrededores

Cercano