Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Sicilia

Val di Noto, el barroco

Val di Noto, patrimonio mundial de la UNESCO y tesoro de Sicilia

Bañada por las aguas del mar Jónico y Mediterráneo y situada en el sureste de Sicilia, Val di Noto (nombre derivado de "vallo", área extensa) está compuesto por una serie de hermosas ciudades tardobarrocas de la zona

Se convirtió en patrimonio italiano de la <strong>Unesco</strong> en 2002, asombrando y conquistando con la rica decoración del Barroco tardío de sus palacios.
La zona también cuenta con una <strong>historia más antigua</strong>: teatros y templos que se remontan a la Magna Grecia o incluso necrópolis y asentamientos prehistóricos.

1. Qué es y dónde está el Val di Noto

Tesoro del sureste de Sicilia, es una zona que reúne las ocho ciudades del Barroco tardío de Val di Noto: Caltagirone, Militello en Val di Catania, Catania, Palazzolo y las ciudades ragusanas, como Ragusa, Módica, Noto y Scicli.

Ya existentes en la Edad Media, fueron reconstruidas tras el catastrófico terremoto de 1693 con el típico estilo imperante en la época, que las hizo únicas en el mundo.

Estas hermosas ciudades barrocas de Sicilia, con sus testimonios históricos, sus ricos monumentos, sus maravillosas playas y un paisaje de gran belleza que se extiende desde los montes Iblei hasta los montes Erei, son el destino de un turismo que llega de todas las partes del mundo para apreciar sus tesoros. 

2. Historia e información sobre Val di Noto

La zona de Val di Noto, protegida y resguardada, fue favorecida por los árabes, que la convirtieron en un importante distrito administrativo hacia el año 1000. En 1693 un aterrador terremoto arrasó las principales ciudades. El virrey de Sicilia planeó su reconstrucción. En junio de 1694, el plan general estaba listo y un grupo de arquitectos empezó a trabajar en él.

3. Los lugares más bellos para visitar en Val di Noto: 5 lugares que no puedes perderte

Hay muchos lugares hermosos para visitar en Val di Noto.

Empezando por Módica: con la ciudad nueva en el valle y el centro antiguo encaramado sobre una colina de los montes Iblei, alberga espectaculares monumentos urbanos. Entre estos, el duomo de San Giorgio, la catedral de San Giorgio y la iglesia de San Pietro.

Caltagirone cautiva con las hermosas fachadas que enriquecen su arquitectura: palacios como la Corte Capitaniale, el museo cívico e iglesias, como la de Santa Maria del Monte y San Giacomo Apostolo, son ejemplos perfectos que tienes que admirar. Es típica la producción artística de las cerámicas de Caltagirone, hechas totalmente a mano siguiendo la tradición.

Scicli es otra de las joyas en las que mejor se expresa el Barroco tardío de Val di Noto entre iglesias, como la de Santa María La Nova, villas patricias y palacios ornamentados.

Ragusa o Ibla, como se llamaba en la antigüedad, tiene dos centros urbanos, uno construido desde cero tras el terremoto de 1693 y otro reconstruido según el antiguo modelo medieval. La ruta en Ragusa se desarrolla entre las principales iglesias, como la Catedral de San Giorgio, la iglesia de San Giovanni Battista y la iglesia de San Giorgio, pero también están los palacios, como el de la Cancillería y el palacio Bertini.

Tampoco puedes perderte el centro histórico de Noto, a partir de Corso Vittorio Emanuele, donde podrás visitar los monumentos más importantes de la ciudad, como la Porta Reale, el palacio Ducezio y la iglesia de Santa Chiara. 

4. Los productos típicos de Val di Noto: 4 delicias que debes probar

Empecemos por lo salado: la scaccia es un plato de origen antiguo, un plato rústico parecido a la focaccia pero con diferentes rellenos, como requesón y salchicha, tomate y cebolla o tomate y berenjenas.

También está el famoso chocolate de Módica: una especialidad de origen protegido que se obtiene mediante un especial tratamiento en frío del chocolate.

Las cabezas de Turco son otro dulce ligado a la leyenda: se dice que en marzo de 1091, mientras se libraba la batalla entre normandos y sarracenos en Donnalucata, los cristianos estaban en apuros. Para ayudarles, apareció la Virgen, que descendió a la batalla sobre un caballo blanco con una espada que cortó las cabezas de varios sarracenos. El pastel, que recuerda a la batalla y tiene forma de turbante, es un gran hojaldre de crema y requesón vacuno, relleno de virutas de chocolate amargo y gránulos de almendra y pistacho.

Por último, un poco más de dulzura: la cubbaita es un turrón típico con forma de rombo o rectángulo preparado con miel, azúcar, almendras enteras y sésamo.