Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Scopello

Resumen

Scopello y la Reserva del Zingaro: la Sicilia de antaño

Scopello es un pueblo costero de gran belleza e historia antigua. Se alza ante un puñado de farallones que emergen del agua y forman un anfiteatro natural de rocas rojizas que intensifican el azul del mar.

Aquí, desde el siglo XIII, al menos, ha existido una almadraba camuflada en la roca, que estuvo activa hasta los años 80. Hoy en día, es uno de los lugares más fascinantes de Sicilia y la puerta de entrada a una zona protegida de gran valor natural, la Reserva Natural de Zingaro.

 

La mítica ciudad de Cetaria

Como todos los lugares de gran belleza, Scopello está asociado a un mito: se dice que aquí surgió la ciudad de Cetaria, llamada así por la abundancia de peces en sus aguas (la palabra griega “cetos” hace referencia a animales marinos como los cetáceos). Lo que sí es cierto es que el lugar ha estado habitado desde la antigüedad, ya que una población procedente de Asia Menor se asentó en estas costas tras la guerra de Troya, los mismos que probablemente también fundaron la ciudad de Erice.

El Scopello que vemos hoy se remonta al siglo XVII, cuando la zona pasó a ser un coto de caza de los reyes Borbones. Dedicado durante siglos a la pesca del atún duro, en los últimos 40 años, el Scopello se ha convertido en un paraíso para los amantes del mar, gracias a sus fondos marinos ricos en anémonas, madréporas y gorgonias donde se puede bucear y nadar entre serviolas y atunes, pecios y hallazgos arqueológicos sumergidos.

 

La almadraba de Scopello

Enclavada entre escamas y una pared de roca, la almadraba de Scopello es un lugar encantador. Su construcción se remonta al siglo XIII, cuando era solo un pequeño edificio adosado a la roca y bien camuflado. Se amplió en la segunda mitad del siglo XV, primero por la familia trapanesa de los San Clemente, luego por la Compañía de Jesús, que también construyó la pequeña iglesia y, finalmente, por la familia Florio a finales del siglo XIX. En general, los atunes capturados a lo largo de la costa se procesaban y conservaban. Las actividades cesaron con la última matanza en 1984 y desde entonces los ambientes de la almadraba se han utilizado solo para trabajos de investigación de biología marina.

Hoy en día, se accede al complejo de la almadraba pagando una tarifa por visita, que puede ser guiada y permite reconstruir la historia de la pesca del atún y disfrutar de la playa de Faraglioni. Además, en el complejo hay un centro de buceo que ofrece excursiones en bote a lo largo de la costa.

 

Las playas de Scopello

Además de la playa de Faraglioni, en la costa de Scopello hay varias playas y calas para pasar un día de playa.

La playa de Guidaloca es una gran ensenada arenosa de fácil acceso al mar, protegida del viento, donde el mar siempre está en calma. Aquí encontrarás una zona de aparcamiento, un bar, así como tumbonas y sombrillas en una parte de la playa.

Quienes prefieren fondos más profundos donde bucear eligen cala Bianca, un tramo de costa salvaje, rocoso y sin equipamientos, al que solo se puede acceder a pie por un sendero de 700 metros, o en barco desde Castellammare.

Cerca de la Reserva del Zingaro se encuentra la cala Mazzo di Sciacca, con aguas muy claras y llenas de vida, ideales para practicar esnórquel y buceo: se puede llegar en coche y solo hay un pequeño bar.

 

La Reserva del Zingaro: una victoria ecologista

La Reserva natural de Zingaro se extiende sobre la costa entre Scopello y San Vito Lo Capo en una sucesión de acantilados con vistas al mar intercalados con calas que permiten bajar al mar.

Es uno de los escasos tramos del litoral siciliano sin carretera costera: en 1976, se preparó la construcción de una carretera, pero se bloqueó debido a las protestas de los comités ecologistas que desembocaron en una auténtica marcha contra las obras y a favor de la protección del territorio en 1980. Al año siguiente se creó la zona protegida.

Hoy en día, se puede recorrer la reserva a lo largo de tres senderos, antiguos caminos de herradura, de unos 7 kilómetros: uno costero, que da acceso a encantadoras playas de guijarros y a la cueva prehistórica de Uzzo; otro de media costa para ver Borgo Cusenza, un conjunto de casas de campesinos, y el bosque petrificado; y un camino alto, más exigente y muy pintoresco. En el interior, hay tres museos (uno naturalista, otro dedicado al mar y otro a la civilización rural), un centro de educación medioambiental, dos áreas de pícnic y edificios rurales en la contrada Sughero utilizados para hacer vivacs, que se conceden solo de octubre a mayo mediante solicitud a la dirección de la reserva.

En la parte más alta hay bosques de pinos de Alepo y encinas alternadas con matorral mediterráneo que está recuperando la posesión de un territorio a veces duro, cultivado durante siglos, que hoy, gracias a la protección, vuelve a ser un tesoro de biodiversidad.

Opiniones
Opiniones
()
Scopello

91014 Scopello TP, Italia

Explora los alrededores

Cercano