Saltar el menú

Valle de los Templos

Resumen

En medio de una naturaleza poderosa y salvaje, atractiva y maravillosa, entre olivos, almendros y algarrobos, en una meseta no lejos del mar, aparecen los majestuosos y escenográficos templos griegos de Agrigento, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y un destino muy popular entre el turismo internacional. El gran literato y filósofo Wolfgang Goethe en su «Viaje a Italia» escribió: «La mirada se extiende sobre el gran abismo de la ciudad antigua, todo jardines y viñedos… hacia el extremo meridional de esta meseta verde y florida se ve elevarse el Templo de la Concordia, mientras que en el oriente están los escasos restos del Templo de Juno». El área arqueológica se articula, de hecho, en un sector oriental, con los templos de Juno (atribuido), de la Concordia y de Hércules, y en un sector occidental, con los templos de Júpiter Olímpico y de los Dioscuros y el jardín de la Kolymbethra, todos ellos atravesados por la vía Crispi, que conecta la ciudad con la costa, pero unidos hoy por un puente realizado dentro de la propia zona arqueológica. Se puede llegar al área arqueológica en coche, pero también en tren, desde la estación de Agrigento Centrale, a bordo de las históricas «littorine» del tren turístico de los templos.

Desde el templo dedicado a Hera Lacinia, o Juno, se puede contemplar una vista panorámica de la colina. De sus treinta y cuatro columnas, veinticinco resistieron el incendio provocado por los cartagineses en el 406 a. C. y un terremoto posterior de la Edad Media. A poca distancia, se impone a la vista el templo de la Concordia, más famoso y que, con sus 34 fuertes columnas, de casi 7 metros de altura y con un diámetro en la base de 127 centímetros, recuerda al Partenón de Atenas. Se trata de una de las obras más perfectas y mejor conservadas de la arquitectura dórica, gracias a haberse transformado en iglesia cristiana a finales del siglo VI d. C., dedicada primero a los santos Pedro y Pablo y luego al culto de san Gregorio. Tal transformación comportó el cierre de los intercolumnios y la apertura, en las paredes de la celda, de arcos de medio punto todavía visibles. En 1748, se prohibió el culto y se recuperaron sus formas primitivas. Enfrente, se encuentra la estatua de Ícaro caído, una obra moderna de bronce donada al parque arqueológico en 2011 por el artista polaco Igor Mitoraj. Se dice que el joven Ícaro, desobedeciendo a su padre Dédalo, intentó volar demasiado cerca del sol, por lo que sus alas de cera se quemaron y murió al precipitarse sobre el mar Mediterráneo.

El paseo arqueológico continúa hasta encontrar la Villa Aurea, rodeada por un frondoso jardín con la típica y exuberante vegetación mediterránea, para luego llegar a las ruinas del templo de Hércules, que se erige en posición escenográfica en el borde de la zona oriental. Tal vez sea el más arcaico, ya que data del siglo VI a. C., como revelan la forma alargada de la planta y el reducido arranque vertical de sus columnas, originalmente 38 pero solo 8 hoy, de las cuales solo 4 tienen capitel.

El templo de Júpiter Olímpico, sin columnas elevadas, con estatuas acostadas y adormecidas, se diseñó con el objetivo de que fuera de los edificios más grandes de la arquitectura griega (112,60 metros × 56,30 metros). Lo construyeron después del 480-470 a. C. los prisioneros cartagineses de Hímera, pero nunca se terminó y las guerras y los terremotos acabaron destruyéndolo. Las columnas, en cuyas acanaladuras podría caber un hombre, tenían al menos 17 metros de altura, con un diámetro de más de 4. La particularidad del templo eran los atlantes, colosales figuras humanas de casi 8 metros de altura, realizadas con sillares de piedra, que servían para sostener y decorar el edificio.

Al continuar, podemos contemplar el santuario de Deméter y Kore (siglos VI-V a. C.) y, luego, el templo de Cástor y Pólux, los Dioscuros: las 4 columnas que persisten del templo se han convertido en uno de los símbolos de Agrigento, quizás por su consonancia con el sentimiento romántico de las ruinas. Erigido a finales del siglo V a. C., el templo, de planta períptera y hexástila, con 6 columnas en la parte frontal, con unas dimensiones de 38,69 metros × 16,63 metros y con 34 columnas, quedó gravemente dañado como consecuencia del saqueo cartaginés. Restaurado con formas helenísticas, se vino abajo debido a uno de los numerosos terremotos del pasado y, en 1832, se recompuso parcialmente reutilizando materiales de otros templos. Por último, en el pequeño valle entre el templo de los Dioscuros y los restos del de Vulcano, se encuentra el Jardín de la Kolymbethra, cinco hectáreas de delicioso jardín entre paredes de toba: limones, pomelos, mandarinas y cedros conviven en perfecta simbiosis con olivos, almendros, pistachos, algarrobos, granados y chumberas, y sauces, cañaverales y álamos, junto a un arroyo interior.

Servicios
icon-speak
Visita Guiada
Los visitantes pueden reservar visitas guiadas.
icon-shop
Tienda
Hay una librería para las compras de los visitantes.
icon-restaurant
Restauración
Hay una zona de refrescos para los visitantes.
icon-headphone
Audio Guide
Hay audioguías disponibles para los visitantes.
icon-pets
Admite Mascotas
Se admiten animales.
icon-parking
Aparcamiento
Hay una zona dedicada a aparcar coches y motos.
Mostrar otros servicios mitur_label_espandi

Entradas

Completa 13,50 €

Reducida 7 € (18-25 años)

Comprar

Entradas

Completa 13,50 €

Reducida 7 € (18-25 años)

Valle de los Templos

92100 Agrigento AG, Italia

Llamar +3909221839996 Página web

Le puede interesar

UNESCO
El Valle de los Templos de Agrigento, una maravilla arqueológica en un entorno de ensueño

El Valle de los Templos de Agrigento, una maravilla arqueológica en un entorno de ensueño

UNESCO
Necropoli di Pantalica

Siracusa, la necrópolis de Pantálica Patrimonio de la Humanidad

Ciudades culturales
Taormina

Taormina, una terraza natural sobre el mar

UNESCO
Val di Noto, el barroco

Val di Noto, el barroco

UNESCO
Palermo árabe y normanda y las catedrales de Cefalú y Monreale

Palermo árabe y normanda y las catedrales de Cefalú y Monreale

Región
Isola Bella, Taormina - Messina, Sicilia

Sicilia, isla del eterno verano, cultura y arqueología

Sea
Un tour por las maravillosas playas de Sicilia

Un tour por las maravillosas playas de Sicilia

UNESCO
894433170

Monte Etna

UNESCO
La Villa Romana del Casale en Plaza Armerina

La Villa Romana del Casale en Plaza Armerina

UNESCO
1224783848

Islas Eolias, las siete islas volcánicas del norte de Sicilia

Naturaleza
Naranjas rojas sicilianas

Las naranjas rojas de Sicilia, más que una fruta, un manjar

Ciudades culturales
Palermo, una preciosa perla del sur con un rico patrimonio cultural

Palermo, una preciosa perla del sur con un rico patrimonio cultural

Ocio
Giardini Naxos, Taormina - Messina, Sicilia

Sicilia y la maravilla de Giardini Naxos y Taormina

Deporte
Climbing - San Vito lo Capo - Sicilia

En Sicilia, donde los acantilados se sumergen en el mar

Sitios históricos
Las ciudades barrocas del Val di Noto: cuando el arte se funde con la belleza

Las ciudades barrocas del Val di Noto: cuando el arte se funde con la belleza

Cicloturismo
1387605316

Los alrededores del Etna en bicicleta

Enogastronomía
Sicilia, el mundo entero en un bocado

Sicilia, el mundo entero en un bocado

Enogastronomía
Cioccolato di Modica

El chocolate de Modica

Rutas y experiencias
tour de etna

Al volcán en tren, vuelta al Etna en el tren Circumetnea

Destino turístico
porti turistici in sicilia

Los puertos deportivos verdes de Sicilia: la sostenibilidad de la Bandera Azul

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.