Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Lombardia

Franciacorta, Lombardía: un viaje de descubrimiento a través del vino y la arquitectura

Existe en Lombardía un sitio que se presta a la exploración lenta.

Un encantador entorno natural de <strong>colinas, viñedos y olivares, y pueblos</strong> llenos de <strong>villas, cortijos y castillos</strong>. Se trata de <strong>Franciacorta</strong>, una zona que se extiende desde <strong>Brescia</strong> hasta <strong>el lago d'Iseo.</strong>

Te invitamos a visitar su paisaje, famoso por la producción del <strong>vino del mismo nombre</strong> y lleno de sorpresas.

1. Historia y arquitectura

Su nombre es el resultado de dos palabras francesas: franchae y curtes, una referencia explícita a la exención de impuestos de la que gozaban sus cortes, bajo la administración de los benedictinos y los cluniacenses. Franciacorta es rica en edificios históricos, especialmente monasterios y villas patricias, símbolos de un pasado próspero.

Cada arquitectura se integra perfectamente en el paisaje que la acoge. Así lo demuestra la visita al Monasterio de San Pietro in Lamosa, situado en el municipio de Provaglio d'Iseo. La estructura se levanta majestuosamente en la reserva natural por encima de las turberas de Sebino y esconde muchas curiosidades entre sus paredes, junto a valiosas obras de arte, entre ellas el ciclo de frescos sobre la vida de Jesús.

Otra perla entre los complejos religiosos de Franciacorta es la Abadía Olivetana de San Nicola, en Rodengo Saiano. Destino de peregrinos e importantes artistas, con la llegada de Napoleón se convirtió primero en una granja y luego fue recuperada por el Papa Pablo VI. Visita sus tres hermosos claustros y la iglesia de San Nicolás: en su interior podrás admirar los frescos de Romanino.

2. Elaboración de vinos D. O. C. G. y maridaje culinario

Para la mayoría de la gente, Franciacorta es probablemente conocida como la tierra de los vinos de Franciacorta, y ciertamente no es una coincidencia, ya que en esta zona se produce el preciado vino espumoso, que goza del reconocimiento de la D. O. C. G. de Franciacorta y también es excelente en la versión rosada de Franciacorta.

Los primeros vestigios de viñedos son bastante antiguos y se remontan incluso a la prehistoria. Pero fue sobre todo con los romanos y más tarde en la Edad Media cuando se intensificó el cultivo de la vid, gracias a las condiciones favorables del clima y del suelo.

Hoy en día, la Franciacorta es apreciada en Italia y en el extranjero y se sirve con una gran variedad de platos.

De hecho, cada vez son más los restaurantes de la zona y las bodegas que ofrecen menús sofisticados con excelentes resultados.

Entre las muchas delicias, te sugerimos probar la carne en aceite de Rovato, servida con polenta y cocinada a fuego lento, o la tenca al horno de Clusane, ambos para ser disfrutados con un Franciacorta Extra Brut. No te pierdas el Risotto con Franciacorta, perfecto con una copa de Franciacorta Pas Dosé