Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

El encanto de la primavera en los grandes lagos del norte de Italia

La primavera en los lagos es un descubrimiento agradable.

Cargarse de energía en la naturaleza y disfrutar de sus colores relajantes y temperaturas suaves es una oportunidad única para realizar actividades al aire libre, entre deportes y paseos a través de la historia. El norte de Italia alberga los tres mayores lagos de la península, que han inspirado a poetas, escritores y músicos de todas las épocas.

1. El Lago de Garda

Lago di Garda

El espectáculo perfumado de viñedos, olivares y extensiones de flores enmarcan el lago más grande de Italia, que se extiende entre Lombardía, Véneto y Trentino, con sus animados centros turísticos como Sirmione, Bardolino, Limone y Riva del Garda, por nombrar sólo algunos. Este patrimonio natural se enriquece con una faceta histórica de valor inestimable, representada por antiguos pueblos, castillos medievales, ruinas de villas romanas y lugares sagrados como monasterios, iglesias parroquiales y santuarios marianos. La suave luminosidad primaveral que lo envuelve todo juega con el brillo del agua, creando atmósferas relajantes y regeneradoras.

Grotte di Catullo, Sirmione - Lago di Garda, Lombardia

Desde las excursiones en velero hasta el rafting en los torrentes, el abanico de actividades acuáticas se suma al senderismo o a paseos en bicicleta de montaña, alpinismo y ala delta panorámica. La primavera es también la estación ideal para visitar la ciudadela monumental del Vittoriale de Gabriele D'Annunzio en Gardone Riviera, situado en un parque inmenso, rico en plantas y flores. No muy lejos se encuentran las Cuevas de Catulo (Grotte di Catullo) y la Fortaleza conocida como Rocca Scaligera de Sirmione, que se refleja en el lago: esta preciosa aldea también invita a relajarse en sus balnearios, una actividad que también se puede disfrutar en las aledañas termas de Lazise. Para los niños es imprescindible una parada de un día a Gardaland, el principal parque de atracciones de la zona en la ribera veronesa del lago.

Descubre más en: visitgarda.com

2. Lago de Como

Lago di Como, Lombardia

Situado íntegramente en el territorio de Lombardía, el lago se bifurca en tres direcciones -hacia Como, Lecco y Colico-, dominadas en su punto de encuentro por la encantadora población de Bellagio, uno de los muchos y espléndidos centros turísticos que salpican sus orillas: entre otros, los pueblos de Varenna, Bellano y Laglio, donde degustar el típico risotto con filetes de perca, una especialidad gastronómica local. Sin embargo, su irresistible encanto retro se debe sin duda, a las numerosas residencias de la nobleza con vistas al agua del lago y adornadas con fragantes jardines y parques botánicos, que parecen emerger de la exuberante vegetación del paisaje, como la famosa Villa d'Este en Cernobbio y la Villa Serbelloni en Bellagio. 

Funicolare Como-Brunate - Lago di Como, Lombardia

En el Lago de Como hay mucho donde elegir Itinerarios en la naturaleza que se pueden recorrer a pie, en bicicleta de montaña o a caballo, o como navegar por el lago en velero, surcar el cielo con ala delta y parapente y jugar en los inmensos y verdes campos de golf. En Como, la visita al Museo de la Seda, donde el tejido cuenta con una antigua tradición local y un paseo en el funicular hasta el pueblo de Brunate, con sus espectaculares vistas panorámicas, son imprescindibles. En Lecco merece una visita el Museo dedicado al escritor Alessandro Manzoni, punto de partida de un recorrido literario por los lugares descritos en su novela capital “Los novios”. Otra de las excursiones imprescindibles es a la Isla Comacina y al cercano Sacro Monte di Ossuccio, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 

Descubre más en: lakecomo.is

3. El Lago Mayor

Lago Maggiore

Entre Piamonte y Lombardía, el lago está encajado entre montañas y colinas que lo rodean con amplias reservas naturales y jardines botánicos, como el Parque Nacional de Val Grande y el Parque Natural del Valle del Tesino, reserva de la biosfera de la UNESCO. Aquí la naturaleza estalla en su fuerza vital, intercalada con un puñado de fortalezas, castillos y villas que atestiguan la larga historia de estos lugares. Este entorno natural está coronado por el espléndido archipiélago de las Islas Borromeas -Isla Madre, Isla Bella, Isla de los Pescadores- en las aguas de Stresa, Verbania y Baveno, los tres principales centros turísticos del lago.

Rocca Borromea di Arona - Lago Maggiore, Piemonte

Adentrase en la naturaleza salvaje del Parque Nacional de Val Grande a pie, en bicicleta de montaña o a caballo es un excelente punto de partida. Otra de las actividades para disfrutar al aire libre se desarrolla en los amplios campos de golf y, por supuesto, en un velero por el lago. Un itinerario interesante desde el punto de vista histórico y cultural es la visita a la Rocca di Arona y a la Rocca Borromea di Angera con su encantador Museo de la Muñeca, así como a lugares sagrados como la impresionante Ermita de Santa Caterina del Sasso en Leggiuno y el Sacro Monte di Ghiffa en el Monte Cargiago, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Imprescindible la visita al Coloso de San Carlo Borromeo en Arona, la gigantesca estatua dedicada al santo y comúnmente conocida como "Sancarlone".

Descubre más en: illagomaggiore.it