Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Emilia Romaña

Con un libro bajo el brazo: las novelas de Giorgio Bassani

El mundo de un escritor contemporáneo, con la ciudad de Ferrara y el Delta del Po de fondo

14 diciembre 2022

3 minutos

Giorgio Bassani (1916-2000), nacido en Ferrara, fue un escritor discreto pero muy reconocido: premio Strega por "Cinque storie ferraresi" en 1956; premio Viareggio por "Il giardino dei Finzi-Contini" en 1962; premio Campiello por "L'airone" en 1968. Para conmemorar su obra, la Fundación Giorgio Bassani está activa en Ferrara desde 2002, con sede en un lugar literario por excelencia, nada menos que la Casa de Ludovico Ariosto. Tres salas en la planta baja en las que se ha instalado una biblioteca sui generis, con los libros que pertenecieron al novelista, a menudo con notas y dedicatorias personales de sus autores contemporáneos, pero también con objetos de su vida cotidiana. Uno entra así en su estudio, como si el escritor hubiera salido de él por un momento, y se familiariza con su vida, contada en textos e imágenes como en una secuencia de recuerdos...

Una vida lejos de Ferrara, a la que sin embargo quería volver

A excepción de su primera juventud, la vida de Bassani transcurrió en su mayor parte lejos de Ferrara: primero en Bolonia, durante sus estudios universitarios; luego en Florencia y Roma en la época de las leyes raciales y la Guerra de Liberación, permaneciendo en la capital el resto de su vida como escritor y hombre público. Sin embargo, Bassani se las arregló para ser enterrado en Ferrara, en el cementerio judío de Via delle Vigne. El municipio quiso conmemorarle con un monumento del escultor Arnaldo Pomodoro, una estela de bronce con grabados en los que algunos ven los caracteres de una máquina de escribir y otros la minuciosa letra del escritor. Sobre la tumba hay guijarros dejados con la mano izquierda, la del corazón, por quienes la visitaron. Una costumbre judía, que se remonta a los tiempos bíblicos, en la que los muertos eran enterrados bajo montículos de piedras, por lo que añadir una se consideraba un signo material de recuerdo.

El narrador de una ciudad y su extraordinario Delta

En 1999, la Unesco inscribió un nuevo lugar como Patrimonio de la Humanidad, "Ferrara, ciudad del Renacimiento, y su Delta del Po"; la primera, como ejemplo extraordinario de planificación urbana de ese periodo; la segunda, como paisaje cultural excepcionalmente conservado en su carácter original. Más singular que rara, esta propiedad de la Unesco puede contar con una cobertura literaria de gran profundidad: las novelas de Bassani, de hecho, se desarrollan en la primera mitad del siglo XX con el telón de fondo tanto de la ciudad, como en el caso de El jardín de los Finzi-Contini, como del Delta, en el caso de La garza, ambientada principalmente en Codigoro. El escritor, de hecho, frecuentaba en particular a la familia Sullam, que como la suya tenía orígenes judíos y propiedades tan extensas que dieron su nombre a una localidad a lo largo del Po di Goro.

Novelas de gran fortuna cinematográfica

Por tanto, la visita a Ferrara y al Delta puede abordarse, como se dice, con un libro bajo el brazo. Pero hay más, porque dos de las novelas de Bassani han sido trasladadas al cine: Il giardino dei Finzi-Contini, en 1970 dirigida por Vittorio De Sica, protagonizada por Dominique Sanda y Lino Capolicchio (Premio de la Academia en 1972 a la mejor película extranjera), y Gli occhiali d'oro, en 1987 dirigida por Giuliano Montaldo, con un reparto de considerable calibre -Philippe Noiret, Rupert Everett, Stefania Sandrelli y Valeria Golino (Premio David en 1988 a la mejor banda sonora para Ennio Morricone). Dos historias evocadoras de las vicisitudes de la época de Bassani: una familia judía que lucha contra la persecución racial con el telón de fondo de Ferrara, y un médico homosexual que sufre la discriminación hasta la tragedia, en los escenarios del Delta.

El compromiso con el medio ambiente y la fundación de "Italia Nostra" (Nuestra Italia)

Otro detalle biográfico significativo es que Bassani fue el fundador, en 1955, y luego presidente de 1965 a 1980 de la asociación ecologista Italia Nostra. Escribió casi proféticamente sobre la misión de la nueva organización: "El patrimonio cultural y natural es un bien del que la civilización tecnológica e industrial en la que vivimos no puede prescindir si quiere seguir existiendo. La civilización industrial ha demostrado que sabe darse una eficacia; ahora debe darse una "religión", es decir, que sepa contradecir todo lo que tiende a convertir al hombre en un puro consumidor. La relación depredadora con la naturaleza ya no es posible". Estas palabras son más pertinentes que nunca. 

Credit to: Fondazione Giorgio Bassani

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.