Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Región

Lacio, la región de la capital que sorprende por su historia y sus bellos paisajes

Lacio es una región llena de historia, empezando por Roma, lo que nos ha dejado y lo que sigue representando: la antigua capital del imperio Romano, luego corazón de la cristiandad con su plaza de San Pedro y su sede papal.
Pero Lacio no es solo Roma: es también la tierra de las iglesias y abadías históricas diseminadas por el territorio, de los grandes y pequeños centros históricos y de los pueblos pintorescos, de las carreteras consulares que salen de Roma hacia el resto de Italia, atravesando la región y sus paisajes.
La zona te espera para que la descubras, con lagos, montañas, playas y hermosos paisajes a la sombra de antiguos acueductos y casonas. 

1. Orígenes y antecedentes históricos de Lacio

Colosseo - Roma, Lazio

Roma pronto se convirtió en una de las ciudades más importantes del mundo conocido. La verdadera expansión de la ciudad se produjo en la época de la República romana, un periodo en el que los romanos conquistaron gran parte de Europa y el norte de África, además de construir importantes monumentos y producir obras maestras en las artes.

El periodo más próspero llegó con el emperador Augusto, que inició el imperio Romano y promovió el arte y la cultura, mientras que el cristianismo transformó profundamente la estructura social a partir del emperador Constantino. Con el fin del imperio y las invasiones bárbaras, Roma perdió su centralidad política, pero siguió siendo el centro espiritual de Europa como residencia de los Papas y el núcleo del Estado Papal, extendiéndose durante un milenio por gran parte del centro de Italia.

Con el fin del reinado de los papas, el poder pasó al reino de Italia, del que pronto se convirtió en la capital. Hoy es la capital de la República italiana.

2. Las principales ciudades de Lacio

Roma es, por supuesto, la primera ciudad de Lacio, una maravilla del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En la ciudad eterna hay lugares de interés mundial como la ciudad del Vaticano, la basílica de San Pedro, los museos Vaticanos y la capilla Sixtina, los acueductos romanos y la Fontana de Trevi.

Gracias a la inmensidad de sus yacimientos arqueológicos, Roma es un museo al aire libre: el Foro Romano, rodeado por la colina Palatina, la colina Capitolina, la vía dei Fori Imperiali y el Coliseo, conserva los restos de edificios y monumentos que han marcado la historia de la ciudad.
El Coliseo, en particular, es un icono: era el mayor anfiteatro en el que se celebraban las luchas de gladiadores.

También es casi obligatoria la visita al Panteón, un importante monumento religioso de la antigua Roma construido en la época de Augusto y dedicado a todas las deidades.

Merece la pena visitar villa Torlonia, una histórica villa romana en la ciudad, rodeada de un enorme parque con estatuas, fuentes y un pequeño lago llamado lago del Fucino.

No te puedes perder la isla Tiberina en el corazón de Roma, a orillas del Tíber. Una isla urbana que es símbolo indiscutible de la capital y que alberga testimonios de todas las épocas, desde puentes romanos hasta iglesias renacentistas.

Pero Lacio no es solo Roma. El encanto medieval y pintoresco del centro de Viterbo se remonta a una época, en pleno siglo XIII, en la que la ciudad era la sede papal. Llena de monumentos, acogió el primer y más largo cónclave de la historia de la Iglesia y sigue siendo contando con interesantes iglesias, palacios históricos, castillos, torres y hermosas plazas.

Frosinone es una ciudad de la misma provincia de la Ciociaria y tiene antiguos orígenes, con un pasado turbulento de terremotos y saqueos y pocos testimonios históricos, pero de gran importancia.

Latina fue construida durante el fascismo en lo que antes eran las marismas Pontinas y se caracteriza por una interesante arquitectura racionalista, pero también por una provincia llena de atractivos: las islas Pontinas, los lagos costeros y el parque nacional del Circeo. A las afueras de la ciudad, no hay que perderse los jardines de la Ninfa, monumento natural de la República. Es un hermoso jardín inglés de aspecto romántico creado por Gelasio Caetani en 1921.

Rieti es una ciudad antigua con un entorno lleno de pueblos interesantes, pero también con un paisaje y un patrimonio histórico únicos. 

3. Qué ver en Lacio: 4 paradas obligatorias

Bagnoregio

Además de las principales ciudades, Lacio ofrece muchas atracciones.
La primera es Civita di Bagnoregio, un lugar encantador en la zona de Viterbo, llamada la "ciudad moribunda" por la precariedad de su estructura: se asienta sobre un afloramiento tobáceo en continua erosión.

La isla de Ponza es un destino glamuroso para los amantes del mar: es la principal de las islas Pontinas y cuenta con un mar cristalino, costas arenosas y cuevas fascinantes.

La inmersión en la naturaleza está garantizada en el lago de Bracciano, de origen volcánico y poblado desde el neolítico, con un paisaje de postal único gracias a sus bosques, caseríos, pueblos históricos y colinas.

Los aficionados al senderismo debéis tener en cuenta los montes Lepini, que junto con los montes Ausoni y Aurunci forman la mayor cadena montañosa de Lacio. Bastante salvajes, ofrecen muchos senderos naturales. La vista es impresionante. Si no quieres alejarte demasiado de la capital, también podrás encontrar hermosas rutas de senderismo en las colinas de Alban. Nos encontramos en la zona de Castelli Romani, y la zona está llena de senderos para caminar y actividades para probar. El punto de partida más famoso es la Rocca di Papa, mientras que el pico más famoso de los Colli Albani es el Monte Cavo.

4. Lugares insólitos de Lacio: 2 destinos para los curiosos

Entre los lugares insólitos del Lacio se encuentra Gaeta, un popular destino costero y cuna de un importante patrimonio histórico y arquitectónico. Situada en el extremo sur de la riviera de Ulises, a los pies del monte Orlando, es conocida como "la ciudad de las cien iglesias".

El bosque sagrado de Bomarzo es un curioso parque natural en la provincia de Viterbo, adornado con numerosas esculturas de basalto, que datan del siglo XVI, y que representan monstruos, deidades y animales mitológicos. 

5. Productos típicos de Lacio: 6 delicias para degustar

La cocina lacial es conocida por sus formas especiales de pasta, como los bucatini, grandes espaguetis de trigo duro perforados, que conquistan el paladar con cualquier salsa, y los capelli d'angelo, fideos muy finos utilizados para caldos y sopas.

Entre los manjares destaca el pecorino romano, un queso duro elaborado con leche entera de oveja sarda, y la porchetta di Ariccia, elaborada con carne de cerdo cocida y de textura tierna.

Entre los productos típicos romanos se encuentran la alcachofa romana, sin espinas y sin vello interno, de sabor intenso y dulce, y la aceituna de Gaeta, ligeramente cónica y con un aromático sabor.

6. Eventos en Lacio: 2 ocasiones que no te puedes perder

Maschere di Carnevale a Ronciglione - photo by Del Cavallo Stefano / Shutterstock.com

Entre los acontecimientos que no puedes perderte en Lacio están el carnaval de Ronciglione, uno de los más antiguos y bellos de Italia, y la fiesta de San Pedro y San Pablo en Roma, que se celebra cada 29 de junio en honor a los santos patronos de la ciudad.