Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Lacio

Las necrópolis de Tarquinia y Cerveteri

21 septiembre 2022

4 minutos

Las necrópolis de Cerveteri y Tarquinia, que forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2004, son una de las joyas del centro de Italia, un testimonio único y excepcional de la antigua civilización etrusca a pocos kilómetros de Roma

Si quieres retroceder en el tiempo y admirar el esplendor de la única civilización urbana prerromana de Italia, Cerveteri y Tarquinia son tu destino.

1. ¿Qué son las necrópolis de Tarquinia y Cerveteri y dónde se encuentran?

Situadas en el norte del Lacio, a un paso de la costa tirrena, las dos necrópolis, ricas en frescos etruscos, reproducen fielmente la vida cotidiana de esta cultura desaparecida.

La necrópolis de Banditaccia, en Cerveteri, es la más cercana a la capital y puedes llegar en tren desde Roma en menos de una hora. Un poco más al norte, en cambio, se encuentra la necrópolis de Monterozzi di Tarquinia, mundialmente conocida por sus tumbas pintadas, excavadas en la roca y accesibles por pasillos inclinados o escalones.

2. Historia e información sobre las necrópolis de Tarquinia y Cerveteri

Los etruscos habitaron el centro-oeste de Italia, entre el Lacio y la Toscana, desde el siglo IX a. C. y su cultura alcanzó su máximo esplendor en el siglo VI a. C. antes de desaparecer, y en parte fusionarse, con la civilización romana que comenzó a expandirse desde Roma. Los dos yacimientos etruscos del Lacio nos han dejado un testimonio único de las costumbres funerarias de los etruscos, con miles de tumbas etruscas que se remontan a diferentes siglos, desde tumbas en forma de cabaña hasta tumbas subterráneas excavadas en la roca o situadas en cuevas naturales.

3. Por qué se convirtieron en patrimonio de la UNESCO

Testimonio único de los antiguos etruscos, las dos necrópolis son una obra maestra del genio creativo humano que convenció a la UNESCO para incluirlas en la lista del Patrimonio Mundial en 2004. 

El yacimiento arqueológico de Cerveteri presenta, en el contexto funerario, los mismos conceptos urbanísticos y arquitectónicos que las ciudades etruscas. El yacimiento de Tarquinia, por su parte, nos muestra aspectos de la vida, la muerte y las creencias religiosas de la civilización etrusca a través de las extensas pinturas que decoran las miles de tumbas.

4. Qué ver en las necrópolis de Tarquinia y Cerveteri

Te recomendamos que comiences tu visita en la que es una de las zonas arqueológicas más interesantes y sugestivas de toda la zona mediterránea, es decir, la necrópolis de Banditaccia en Cerveteri.

Desarrollada a partir del siglo IX a. C. y ampliada a partir del siglo VII, la necrópolis de Cerveteri está organizada como una auténtica ciudad etrusca, con calles, plazuelas y pequeños barrios que ocupan una superficie de más de 20 hectáreas. El paso de los siglos queda patente en los diferentes tipos de tumbas que puedes admirar al recorrer el yacimiento: trincheras excavadas en la roca, túmulos que contienen más de una tumba y tumbas en forma de cabañas o pequeñas casas ricas en detalles. 

La tumba de los capiteles, por ejemplo, cuenta con un tejado plano que reproduce fielmente el de las viviendas con estructura de vigas de madera y trenzada. La tumba de las vasijas griegas, que data del siglo VI a. C. y se llama así por el gran número de vasijas encontradas en su interior, consta de tres cámaras funerarias a las que se accede a través de un pasillo que imita un templo etrusco.

Sin embargo, la más famosa y visitada del lugar es la tumba de los relieves, que te dejará sin palabras. Esta tumba, que data del siglo IV y perteneciente a una rica familia etrusca, es accesible a través de una larga escalinata excavada en la roca. En su interior, en sus 6 metros de longitud, la tumba de los relieves comprende 13 nichos funerarios dobles de estuco pintado con cojines rojos, objetos domésticos y animales. 

Mucho más grande y diferente en muchos aspectos, es la necrópolis de Monterozzi en Tarquinia. Más de 6000 tumbas excavadas en la roca hacen de este complejo de 130 hectáreas el mayor conocido por el hombre. Sin embargo, la joya de la corona de este enorme yacimiento son las 200 tumbas pintadas que representan el único testimonio existente de arte clásico de la época prerromana en la cuenca mediterránea. Entre ellos, nos gustaría señalar dos que no puedes perderte.

La tumba de las leonas, del siglo IV, está decorada con una pintura que representa aves volando y delfines saltando en torno a escenas de la vida de la aristocracia etrusca. El nombre está relacionado con las dos leonas moteadas pintadas en la pared del fondo. Más antigua es la tumba de la caza y de la pesca, que data del siglo VI a. C. y consta de dos cámaras decoradas con imágenes de caza y pesca y retratos de los propietarios de la tumba. 

Sin embargo, visitar Tarquinia no significa únicamente pasear por la necrópolis. La ciudad también alberga el museo arqueológico nacional con una rica colección de objetos recuperados durante las excavaciones, como cerámicas, monedas, frescos, decoraciones y sarcófagos pertenecientes a algunas de las familias más prominentes de Tarquinia a mediados del siglo IV a. C. Pero muchos otros objetos encontrados en las tumbas de Tarquinia y Cerveteri se conservan en el museo nacional etrusco de Roma.