Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Región

Emilia Romagna, donde seducen la hospitalidad, el entretenimiento y la buena comida

Estaciones balnearias en las que la hospitalidad es la consigna, ciudades artísticas y pequeños pueblos de inestimable valor, puntos de interés en la montaña ricos en historia y tradición: Emilia Romagna, tierra del buen vivir, de los sabores gourmet y de la Riviera Romagnola de relax y diversión para todas las edades.
Un territorio polifacético para descubrir.

1. Orígenes y notas históricas sobre Emilia Romagna

Castello Sismondo, Rimini - Emilia Romagna

La historia de Emilia Romagna cuenta con realidades históricas y geográficas a veces distintas, a veces entrelazadas.
Las principales poblaciones itálicas que se asentaron en Emilia

eran los celtas y los etruscos, que también estaban en la zona de Romaña junto con los umbros. Estas zonas volvieron a entrelazarse cuando fueron conquistadas por tribus celtas del norte de Europa, entre ellas los lingones, los senones y los boi galos, con el asentamiento galo (Gallia Cisalpina) y luego la conquista romana hasta el final del reino longobardo.

Las cosas cambiaron cuando Emilia quedó sometida a la autoridad municipal y ducal y Romaña al dominio teocrático papal: toda la zona se convirtió en el escenario de guerras entre güelfos y gibelinos.
El interior guarda numerosos tesoros de la época de los Ducati, empezando por los Castillos del Ducado de Parma y Piacenza: antiguas villas, fortalezas y castillos que dan testimonio de un importante pasado.

La creación de la Universidad de Bolonia marcó un hito importante para la región, sigue siendo una de las universidades más importantes de Italia y Europa y la más antigua del mundo occidental.

Emilia y Romaña acabaron formando parte del nuevo Estado italiano bajo el entonces dictador Carlo Farini, que las unificó con el Reino de Cerdeña, luego Reino de Italia.

2. Las principales ciudades de Emilia Romagna

Le due torri simboli di Bologna

Entre las ciudades más importantes de la región se encuentra Bolonia, su animada y antigua capital. Cantada por Lucio Dalla, tiene tres apodos: la docta por su antigua universidad, la grasa por su deliciosa cocina y la roja por el color típico de sus tejados, que, junto con las famosas Torres de Bolonia, dan un encanto medieval atemporal.
Una parada imperdible es la Plaza Mayor, la plaza principal de Bolonia que incluye los edificios más importantes de la ciudad medieval, entre ellos la Basílica de San Petronio, la cuarta iglesia más grande de Italia.

Parma es un destino de turismo gastronómico gracias a excelencias como el jamón de Parma y el queso Parmigiano Reggiano, pero también es rica de cultura y arte. Ciudad de Verdi y Toscanini, alberga obras maestras de la música y el manierismo italiano.
Son de gran valor los territorios que pertenecieron al Ducado de Parma, incluyendo castillos, monumentos y balnearios.

Rimini, es el corazón de la Riviera Romagnola, un destino turístico muy popular en Italia por su vida nocturna, sus hermosas playas y sus numerosas atracciones de interés histórico.

Entre las ciudades más importantes está Ferrara, una rara perla: ciudad medieval con una hermosa arquitectura como el símbolo de la ciudad, el Castello Estense, y la Villa Boccaccini.

Los monumentos de Rávena son Patrimonio de la Humanidad UNESCO y la ciudad es conocida en todo el mundo como la Capital de los Mosaicos: embellecen la Basílica de San Vitale, la Basílica de Sant'Apollinare Nuovo y el Baptisterio Neoniano. Buena comida, mucho entretenimiento, teatros y museos son el maravilloso acompañamiento.

Por último, Reggio Emilia, una ciudad a escala humana con una calidad de vida envidiable gracias al alto nivel de servicios que ofrece. Su patrimonio histórico y artístico es notable y su gran centro histórico es de postal.

3. Qué ver en Emilia Romagna: 7 lugares que no te puedes perder

Una visita obligada es la Riviera Romagnola, un tramo de costa adriática que abarca casi toda la región y que se extiende a lo largo de 91 kilómetros, garantizando vacaciones de mar, relax y diversión: sólo tienes que elegir cuál de las populares estaciones balnearias quieres visitar.
¿Riccione o Milano Marittima, Cervia o Cesenatico, Gabicce Mare o la reina Rimini? Si has elegido la  emblemática ciudad de la Riviera Romagnola, cuna de Federico Fellini, has una excursión a Italia in Miniatura, un parque de atracciones que ofrece el Bel Paese en versión miniatura.

Otra parada irrenunciable para conocer a fondo Emilia Romagna, sobre todo si hay niños, es Mirabilandia, uno de los parques temáticos con zona acuática más queridos de Italia, a las afueras de Rávena.
De paso, para rápidamente en la zona para echar un vistazo a Lido di Classe, una ciudad acogedora con muchas playas adecuadas para los que viajan con sus mascotas.

Si, por el contrario, eres amante de la historia, puedes elegir Bobbio, un pequeño pueblo de los Apeninos tosco-emilianos, en la provincia de Piacenza, conocido por sus rasgos medievales y el largo Puente del Diablo sobre el río Trebbia. Se considera uno de los pueblos más bonitos de la zona.

Un descanso en las Termas de Tabiano en la provincia de Parma atraerá a toda la familia, que disfrutará de las propiedades curativas de las aguas sulfurosas.

Desde aquí partimos hacia nuestro destino final, el Parque del Delta del Po, entre verdes pinares y densos bosques, una diversa población de flora y fauna, valles de agua dulce y salobre y ríos que se sumergen en el Adriático. 

4. Lugares insólitos de Emilia Romagna: 3 destinos para curiosos

Comacchio

Los más curiosos en busca de joyas apreciarán Comacchio, una localidad del Delta del Po llamada la Pequeña Venecia, es una encantadora ciudad lagunera, y Brisighella, un pueblo medieval de la provincia de Rávena entre los más atentos al turismo sostenible.

Lejos del turismo de masas, pero con una belleza sorprendente, se encuentra Bagno di Romagna, un pueblo medieval que atrae a ciclistas y motoristas por sus rutas con vistas impresionantes.

5. Productos típicos de Emilia Romagna: 5 delicias para probar

Scaglie di Parmigiano

La tradición alimentaria y vinícola de esta zona es única, rica en sabores genuinos y seductores.
Entre los productos típicos de Emilia que no hay que perderse están el Parmigiano Reggiano y el Grana Padano, dos quesos duros que son los ingredientes principales de muchos platos típicos italianos, para disfrutarlos en trozos o rallados.

Es de gran valor el vinagre balsámico de Módena D. O. P., un condimento obtenido del largo envejecimiento del mosto cocido de las uvas típicas de Módena en el interior de barriles. Símbolos de la zona son también la mortadela boloñesa, un embutido a base de cerdo con un aroma único, y las cerezas de Vignola, una variedad muy popular. 

6. Eventos en Emilia Romagna: una oportunidad que no debes perderte

Carro allegorico al Carnevale di Cento - Emilia Romagna

Entre los espectaculares eventos que se celebran en Emilia Romagna, hay uno en particular que no debes perderte: la Notte Rosa, que tiene lugar cada año en la primera semana de julio y, desde el atardecer hasta el amanecer, transforma los 170 kilómetros de la Riviera Adriática en una explosión de luces, sonidos e imágenes.