Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Parma la ricca seduce con l’arte, la musica e la tradizione enogastronomica senza eguali

Parma è la seconda città più grande dell'Emilia Romagna ed è una perla rara: con una storia prestigiosa, una movida giovane e i suoi tanti punti di interesse culturale caratteristici, è anche una meta apprezzatissima per assaporarne l'antica tradizione culinaria riconosciuta in tutto il mondo.

  • In evidenza
Relajación y Bienestar

Salsomaggiore Terme

Terme di Salsomaggiore, unas vacaciones reconstituyentes entre el bienestar y la naturaleza Situadas a los pies de las colinas de los Apeninos de Parma, en pleno corazón de la llanura Padana, las Terme di Salsomaggiore son el destino ideal para desintoxicarse de períodos intensos y estresantes, y para tomarse un descanso restaurativo, entre el bienestar, el arte y la cultura. Esta localidad balnearia de arquitectura refinada al estilo Liberty-Déco y situada entre las provincias de Parma y Piacenza, goza de la prestigiosa reputación del “balneario más bonito de Europa”. Salsomaggiore y el tesoro de la sal Salsomaggiore es uno de los centros termales italianos más importantes y debe su prosperidad a su especial posición geográfica y a la presencia de las aguas salsobromoyódicas, celebradas por sus numerosas propiedades terapéuticas y por su extraordinaria riqueza en sales minerales. Estas aguas se utilizan especialmente para el tratamiento de las enfermedades respiratorias, reumáticas y ginecológicas. El nombre del lugar, que en su origen era Salso Maiore, deriva de hecho de la sal de cocina que se extraía aquí ya en la época celta y romana, y de sus aguas subterráneas de agua salsobromoyódica, cuya concentración de sal es cinco veces superior a la de las aguas mediterráneas, haciéndolas ideales en la antigüedad para la conservación de los alimentos. Una ville d’eau conocida y apreciada en toda Europa Sin embargo, la historia termal moderna de Salsomaggiore tiene una fecha de comienzo concreta: 1839, cuando el médico Lorenzo Berzieri descubrió la eficacia medicinal de sus aguas termales y, una vez obtenida la concesión de uso de María Luisa de Austria, la duquesa gobernante de Parma, Piacenza y Guastalla, comenzó la actividad del famoso balneario, que conoció su máximo esplendor en plena época de la Belle Époque, cuando se convirtió en la ville d’eaux conocida y apreciada en toda Europa. Las aguas termales: panacea para la salud y el cuidado de la belleza El monumental edificio dedicado a Lorenzo Berzieri, un triunfo del estilo Liberty firmado por Ugo Giusti y decorado con esculturas y pinturas de Galileo Chini, alberga el centro de bienestar, que incluye circuitos de aguas y Kneipp, tratamientos exfoliantes scrub, baños termales cromáticos y aromáticos, masajes orientales, ayurvédicos y con piedras calientes. También está el Centro de balneoterapia e hidroterapia para la rehabilitación con agua, que incluye la balneoterapia, la terapia con barro, las inhalaciones y los aerosoles gingivales. El cercano y más moderno complejo termal de Terme Zoja, inmerso en la vegetación del parque Mazzini, alberga los departamentos de tratamiento y prevención de enfermedades reumáticas, respiratorias, ginecológicas y flebológicas, así como un Centro de hidroterapia y medicina estética especializado en el fitness y la rehabilitación en el agua, con tratamientos vasculares y tratamientos para la belleza del cuerpo y el rostro. Tras las huellas del estilo liberty salsese Al final de tu itinerario de tratamientos, el Centro Benessere Berzieri, símbolo de Salsomaggiore y testimonio de la floreciente temporada época de Art Déco, es también el punto de partida de un interesante itinerario para descubrir las arquitecturas liberty, que atraviesa toda la ciudad. El Pozzo Scotti, situado enfrente del balneario, es todo un triunfo de líneas curvas, sinuosas y elegantes de inspiración vegetal y floral. El pozo, adornada con una jaula de hierro forjado y cristal, se utilizaba para extraer el agua. También destacan la Galleria Warowland, de estilo neomedieval, el palacio de Congresos, antiguo Grand Hotel des thermes, la fachada del antiguo Casino Kursaal y la estación de ferrocarril, con sus vidrieras arqueadas y la amplia bóveda a casetones del atrio. Una parada aromática rodeado de naturaleza No puedes abandonar Salsomaggiore sin antes pasar unas horas en el relajante entorno natural del Jardín Botánico Gavinell, a 2 km de la ciudad, que alberga más de 450 especies de plantas aromáticas y medicinales en un área de 12 hectáreas, para luego terminar tu visita en el herbolario y la biblioteca olfativa, entre las demostraciones de perfumes, las esencias, los aceites y los productos cosméticos y alimenticios elaborados con las preciosas hierbas de Gavinell. Un paseo entre los castillos de la sal Las colinas que rodean Salsomaggiore bien merecen una excursión al aire libre, salpicadas de castillos construidos en la Edad Media por la poderosa familia de los marqueses Pallavicino en posiciones estratégicas para proteger las preciosas salinas. De entre los numerosos castillos, no dejes de visitar las fortalezas de Scipione, Tabiano y Contignaco, denominados como «castillos de la sal». Si quieres visitarlos, puedes elegir entre diferentes itinerarios para recorrer en bicicleta o a pie, agrupados bajo el nombre de Via del Sale e inmersos en el verdor de las colinas emilianas. Dulces para el camino de regreso No te vayas sin llevarte un recuerdo de entre los productos típicos de la enogastronomía local. Te recomendamos los Brutti ma buoni, unas deliciosas galletas elaboradas con clara de huevo y avellanas, que puedes acompañar con una amplia selección de licores producidos en el territorio: la Camomillina, el Nocino, el Bargnolino también llamado Prunella y el Limoncino, elaborados según recetas artesanales centenarias y con productos estrictamente naturales.
Relajación y Bienestar

Clinic Medical Thermae

Termas de Sant'Andrea, relax y bienestar en las colinas, entre manantiales milagrosos y castillos medievales En lo alto de una colina de robles y castaños y con vistas al Parque Fluvial Regional del Taro, Sant'Andrea Bagni, en el municipio de Medesano, en la provincia de Parma, es una ciudad termal conocida desde el siglo XIX por las propiedades medicinales de sus aguas. Ubicado en un encantador entorno natural en las laderas de los Apeninos, el Spa Sant'Andrea es un oasis de relajación. Un valioso patrimonio natural, descubierto por casualidad Identificado por casualidad por unos técnicos belgas, franceses, y británicos, que buscaban petróleo en territorio emiliano, tiene ocho manantiales que alimentan el balneario de Sant'Andrea Bagni a través de un recorrido subterráneo de casi un kilómetro. Un patrimonio natural que compensa, con la variedad de sales minerales que enriquecen las composiciones individuales y las numerosas indicaciones terapéuticas, una tradición termal relativamente reciente. La eficacia terapéutica de hasta 8 aguas curativas en una misma cuenca hidrotermal En un establecimiento de estilo retro con una gran sala Art Nouveau, las termas de Sant'Andrea reúnen en una sola cuenca las ocho aguas curativas destinadas al tratamiento y prevención de enfermedades inflamatorias y dermatológicas crónicas. Los tratamientos incluyen inhalaciones, irrigaciones nasales, balneoterapia, baños de ozono, baños de hidromasaje, tratamientos hidropínicos, y fisioterapia acuática. Abiertas de marzo a diciembre, en las Termas de Sant'Andrea también se pueden recibir una serie de tratamientos de remise en forme: masajes en baño turco, drenaje linfático, planes nutricionales y visitas especializadas personalizadas, con tratamientos de medicina estética y antiedad, y cursos de aeróbic acuático, gimnasia, y vasculares. Recorridos por las colinas entre fortificaciones y castillos medievales Es muy recomendable explorar los alrededores de Sant'Andrea Bagni: es el centro de un circuito defensivo de antiguas fortalezas y castillos de la Baja Edad Media: se puede empezar por el castillo de Pallavicino, en Varano de' Melegari, que se alza sobre un acantilado de arenisca, y llegar hasta el castillo de Rossi, en Carona, en Fornovo sul Taro, o hasta el pintoresco castillo de Torrechiara, en Langhirano, y la casa solariega de Felino, rodeada por un profundo foso y protegida por monumentales murallas, que alberga el Museo del Salami de Felino. El Parque del Río Taro, un paraíso para el turismo sostenible Los cicloturistas y los aficionados al senderismo o a la bicicleta de montaña disfrutarán el Parque Regional del Río Taro: un paraíso natural rico en biodiversidad, que recorre el curso del río Taro a lo largo de 20 kilómetros y está repleto de carriles bici y senderos también equipados para la observación de aves; todo ello, cerca de la corte medieval de Giarola, sede de los museos de la pasta y del tomate, que forman parte del gran circuito de museos gastronómicos de Parma.
Ciudad

Ciudad de teatro, música y excelente comida

Pequeña ciudad con noble pasado, que se remonta a los señoríos de las dinastías Farnesio y Borbón, Parma es un popular destino turístico: sus monumentos son admirados en todo el mundo, el inmortal compositor Giuseppe Verdi es su símbolo musical, y su gastronomía conquista a grandes y pequeños.

Más información