Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Naturaleza

Emilia Romana

Bolonia, los espacios verdes que no te puedes perder

Los mejores lugares para una escapada en la naturaleza: entre jardines, parques, montañas, ciclismo y senderismo.

No todo el mundo es consciente de que Bolonia tiene mucho más que ofrecer que el centro histórico. De hecho, la ciudad y sus alrededores esconden lugares realmente únicos y verdes: paisajes de montaña, jardines y parques para relajarse, carriles bici y senderismo para mantenerse en forma. Aquí tienes algunos lugares donde puedes sumergirte y revitalizarte en la naturaleza.

1. Parque Villa Ghigi

El parque alterna zonas cultivadas y naturales y ofrece la posibilidad de realizar tranquilos paseos y disfrutar de hermosas vistas de la ciudad a poca distancia del centro. Gestionado por la Fundación Villa Ghigi desde el 2004, su variedad la convierte en una muestra representativa del paisaje de colinas de Bolonia. La Fundación Villa Ghigi proporciona mapas y material ilustrativo y ofrece periódicamente visitas guiadas relacionadas con los ciclos estacionales de la vegetación.  Y después de un largo paseo puedes refrescarte en la Casa del Custodio, el punto de avituallamiento del Parque Villa Ghigi.

 

2. Jardines Margherita

Los Jardines Margherita son el pulmón verde del centro de Bolonia. Son el parque más concurrido de la ciudad y, con 26 hectáreas, también el más grande.

 

3. Jardín Botánico

El Jardín Botánico de la Universidad de Bolonia es uno de los más antiguos de Italia, ya que data de la segunda mitad del siglo XVI. Tras varios traslados, encontró su ubicación definitiva en Via Irnerio 42, en el corazón de la zona universitaria. No te pierdas la reconstrucción de entornos naturales en los que las especies vegetales se asocian de forma similar a lo que ocurre en la naturaleza. El jardín también tiene cuatro invernaderos: dos tropicales y dos de plantas suculentas. Además de la preponderante actividad didáctica dirigida a universidades y escuelas, asociaciones y grupos de visitantes, el Jardín Botánico realiza una intensa labor de apoyo a la investigación.

 

4. Carril bici del canal Navile

El carril bici del Navile es un sendero ciclista y peatonal que recorre las orillas del canal del mismo nombre, desde el centro de Bolonia hasta Bentivoglio, en la llanura. Es ideal para pasar unas horas al aire libre entre bellezas naturales y joyas de la arqueología industrial.

 

5. Oasi La Rizza

Muchos de los lugares más evocadores e insólitos se encuentran en el área metropolitana, a pocos kilómetros del centro. En la llanura, por ejemplo, puedes descubrir el maravilloso Oasi la Rizza, un espacio natural protegido en el antiguo arrozal de Bentivoglio. En el oasis podrás admirar numerosas especies de aves residentes y migratorias, como la garza real, la garceta grande, la cigüeña blanca y muchas otras, que encuentran aquí refugio entre islas, bancos y cañaverales. Las zonas internas del oasis se han equipado con senderos para visitantes, peatones y ciclistas, además de casetas de observación y pantallas diseñadas para salvaguardar la tranquilidad de la fauna presente y proteger mejor el ecosistema local.

 

6. Parque Histórico de Monte Sole

Subiendo a los Apeninos, en cambio, puedes explorar el Parque Histórico del Monte Sole, tristemente conocido por la masacre de 1944 a manos de los nazifascistas. Área protegida desde 1989, cuyo objetivo principal, además de la protección y valorización del patrimonio medioambiental, es la difusión de una cultura de paz dirigida sobre todo a las generaciones más jóvenes, alberga el recorrido «Memorial» que toca los lugares simbólicos de la masacre y la cima del Monte Sole con la estela en memoria de los partisanos que se sacrificaron en estos valles durante la Guerra de Liberación. El parque también se caracteriza por las 936 especies florísticas que se encuentran (aproximadamente un tercio de la diversidad florística de Emilia-Romaña) y por una fauna rica y diversificada. Si quieres comer rodeado de vegetación, no te pierdas el Poggiolo di Monte Sole, un hotel-restaurante a 450 metros de altitud perfectamente integrado en un entorno natural protegido. Aquí podrás degustar platos típicos de pasta boloñesa y platos principales de carne y caza en un ambiente acogedor y familiar. El servicio de bar permite que los visitantes del Parque de Monte Sole puedan disfrutar de un agradable descanso con pasteles caseros o comprar lo necesario para hacer un pícnic de última hora. En el Poggiolo también encontrarás todo el material informativo sobre la historia del Monte Sole y la fauna y flora del Parque.

7. Corno alle Scale

Corno alle Scale no es solo una montaña de los Apeninos tosco-emilianos, sino también una renombrada estación de esquí. Situado en el territorio del municipio de Lizzano, en Belvedere, el complejo parece un gran anfiteatro natural que se abre en abanico desde los 1945 metros del Corno alle Scale hasta el sugestivo lago Scaffaiolo. El Parque Regional confirma la importancia naturalista del lugar gracias a las interesantes zonas geológicas y mineralógicas y a la exuberante flora y fauna que lo convierten en un destino ideal no solo para los aficionados al esquí, sino también para los numerosos excursionistas amantes del senderismo al aire libre o del ciclismo.

 

8. Via degli Dei y Via della Lana e della Seta

El territorio boloñés también ofrece espectaculares rutas para caminar o ir en bicicleta. En los Apeninos tosco-emilianos puedes hacer un viaje por la naturaleza y la historia siguiendo la Via degli Dei y la Via della Lana e della Seta. La Via degli Dei es una ruta de senderismo que conecta las ciudades de Bolonia y Florencia a través de los Apeninos tosco-emilianos. Hoy en día, la Via degli Dei se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de los Apeninos; a lo largo de la ruta se encuentran lugares ricos en historia y cultura, incluyendo la comida y el vino, hermosos paisajes y parques naturales sin límites. Además, gracias a su versatilidad, es adecuado tanto para senderistas como para ciclistas de montaña, que son libres de crear su propia ruta personalizada. La travesía completa de Bolonia a Florencia no presenta grandes dificultades y puede completarse en 4-6 días a pie o en 2-3 días en bicicleta.

 

Via della Lana e della Seta - Emilia Romagna.

La Via della Lana e della Seta es una ruta de senderismo de 6 días que conecta las ciudades de Bolonia y Prato, combinando el descubrimiento de la belleza del territorio montañoso con el gran patrimonio cultural de las dos ciudades. Caracterizado por la arquitectura medieval y la arqueología industrial vinculada a la transformación textil, este itinerario une dos ciudades ya vinculadas por su historia manufacturera: Bolonia, la ciudad de la Chiusa y de los canales, durante siglos capital de la seda; y Prato, la ciudad del Cavalciotto, del gore y del gualchiere, capital del distrito de la lana y del textil.

9. Rocchetta Mattei

Joya de los Apeninos tosco-emilianos, Rocchetta Mattei se encuentra en la carretera entre Bolonia y Porretta Terme. Construido en el siglo XIX por el conde Cesare Mattei sobre los restos de un antiguo castillo medieval perteneciente a Matilde di Canossa, se caracteriza por un estilo ecléctico que mezcla influencias gótico-medievales y moriscas para crear un edificio único y de aspecto curioso que recuerda a la Alhambra de Granada y a la Catedral de Córdoba. Según las intenciones del Conde, la Rocchetta debía ser la cuna de su invento, la electro-homeopatía, una forma de medicina alternativa que, con el uso de hierbas naturales y un método secreto de preparación, se proponía curar cualquier dolencia. La fama de la electro-homeopatía fue tal que incluso Dostoevskji, en Los hermanos Karamàzov, destaca su notoriedad cuando hace que el diablo le cuente que pudo recuperarse de un terrible reumatismo gracias a un libro y a unas gotas del Conde Mattei.

10. Dozza

En la zona de Ímola no te puedes perder el pueblo medieval de Dozza, uno de los 100 «pueblos más bonitos de Italia». Se encuentra al sur de Bolonia, a 6 km de ímola. Dozza es más conocido por la Bienal de Arte Contemporáneo del Muro Dipinto que, en su 25.ª edición, transforma el pueblo en un museo al aire libre gracias a las obras de conocidos artistas que cubren las paredes del pueblo. No puedes irte de Dozza sin visitar la Enoteca Regionale. Situado en las evocadoras salas subterráneas de la Rocca Sforzesca, se exponen y venden más de 800 etiquetas seleccionadas. El recorrido se organiza según el criterio de maridaje de alimentos y vinos. Los locales también cuentan con un bar de vinos para realizar catas guiadas por sumilleres profesionales.