Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Descubrir los ricos sabores de Treviso

Arte, cultura e historia, pero también una tradición culinaria que, gracias a los ingredientes del territorio, es la envidia del mundo entero: la Marca Trevigiana es un área para explorar siguiendo los itinerarios del gusto y de las excelencias enogastronómicas.

¿Todo listo para emprender un tour gastronómico por Treviso y descubrir deliciosos vinos y platos?

1. La achicoria roja de Treviso

La ruta del sabor comienza en el campo de Treviso, donde se cultiva la famosa achicoria roja de Treviso IGP, una verdura de hoja conocida por su sabor particular y que se presta bien a numerosas preparaciones.

Cuenta la leyenda que, un día, unos pájaros dejaron caer sobre el campanario de la iglesia de Dosson las semillas de esta hortaliza hasta entonces desconocida. Sin embargo, otra historia cuenta que un campesino olvidó una carretilla llena de cabezas de achicoria en un granero y, unos días después, descubrió que la parte exterior de la hortaliza se había secado, pero en el centro quedaba un corazón de hojas increíblemente blancas y rojas.

En cualquier caso, ¡aquí podrás ver con tus propios ojos cómo se obra el milagro! La achicoria de Treviso es fruto de un proceso particular de blanqueamiento en el cual pierde gran parte de su sabor amargo, adquiere su típico regusto dulce y sus hojas se vuelven crujientes, pero ligeramente más blandas y menos fibrosas.

El proceso se lleva a cabo colocando la achicoria bajo invernaderos de túnel que la preservan de la luz solar directa, lo que evita que produzca clorofila y otros pigmentos sensibles a la luz y consigue el sabor perfecto que tanto gusta.

2. En Castelfranco, donde la achicoria es de color blanco crema

Vale la pena hacer una parada también en Castelfranco Veneto, una espléndida ciudad amurallada que conserva uno de los pocos retablos del pintor Giorgione y donde crece la homónima achicoria IGP. Esta se distingue de las otras variantes por las hojas de color blanco crema, ricas en vetas que van del violeta claro al rojo vivo.

No solo es buena y bonita, además contribuyó a la ciencia: poca gente sabe que la achicoria de Treviso y la de Castelfranco estuvieron a bordo del transbordador espacial. Protagonizaron un proyecto de la NASA para estudiar los efectos de la microgravedad en las semillas y las plantas.

3. En las colinas del Prosecco, copa en mano

Retomemos nuestro viaje al sabor: a poco más de una hora de Venecia, en el norte de la provincia de Treviso, nos encontramos con dulces colinas en pendiente donde se cultivan viñedos desde hace siglos.

Se trata de las colinas del Prosecco de Conegliano y Valdobbiadenedeclaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En esta zona histórica del Prosecco Superiore Docg se puede degustar la versión más antigua del entrañable vino, la que se deja fermentar con sus levaduras dentro de la botella.

Estas tierras, caracterizadas por una atmósfera mágica, son la oportunidad perfecta para visitar los pueblos agrícolas cercanos, las ciudades de arte próximas y explorar los placeres de la buena mesa con un vino especial para degustar.

4. Castañas IGP, espárragos blancos y Casatella DOP: la última etapa del itinerario

Continuando hacia el norte encontramos el pueblo de Combai, una aldea del municipio de Miane, en la provincia de Treviso, rodeada de bosques de castaños. Siempre espectacular, es ideal para visitar en otoño para disfrutar plenamente de la gran fiesta de las castañas IGP.

Si seguimos hacia el sur, nos encontramos con el río Piave, que, con sus suelos arenosos, en primavera nos regala los deliciosos y delicados espárragos blancos. En particular, los de Cimadolmo IGP son muy dulces y se saborean mejor junto con huevos duros, como manda la tradición.

Su delicado sabor también casa a la perfección con la Casatella DOP, un queso fresco y cremoso de Treviso preparado con leche de vaca pasteurizada, ideal como aperitivo mientras se toma Prosecco.

Antes de volver a Treviso, recomendamos hacer una última parada en Montello, uno de los destinos favoritos de los trevigianos para ir de excursión fuera de la ciudad. Aquí podremos disfrutar de una rica merienda a base de sopressa y polenta.

Las excelencias del territorio de Treviso no acaban aquí: el espárrago de Badoere IGP, el Montasio DOP, el Taleggio DOP y muchas otras delicias te esperan en tu próximo viaje.