Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Enogastronomía

Véneto, Valdobbiadene: un viaje enogastronómico por el Anello del Prosecco Superiore

El municipio de Valdobbiadene, con sus pintorescas colinas patrimonio de la UNESCO, es una zona para descubrir

Te proponemos una ruta circular de 15 kilómetros, el llamado Anello del Prosecco Superiore.

Un itinerario histórico y natural entre viñedos y pueblos emblemáticos, para recorrer a pie o en bicicleta: una inmersión total en la cultura y la enogastronomía local.

1. La ruta panorámica

El Anello del Prosecco Superiore es una carretera panorámica que serpentea por una de las zonas más pintorescas de la provincia de Treviso. Tiene de fondo el perfil de los Dolomitas de Belluno y está rodeada de una red casi infinita de viñedos, pero también de castillos, villas señoriales y edificios sagrados.

El paseo comienza y termina en el pueblo de San Pietro di Barbozza, a unos 2 kilómetros del centro de Valdobbiadene. Se trata de una ruta circular que parte de la plaza principal.

Tú eliges si quieres recorrerla a pie o en bicicleta. Se alternarán pistas de tierra y caminos de asfalto durante 15 kilómetros.

También puedes recorrrer solo una parte, en función de los cruces y desvíos que encuentres.

En las continuas subidas y bajadas, alcanzarás los pueblos de Santo Stefano, Saccol, Guia y la zona de Cartizze.

2. Los productos que encontrarás en tu camino

La zona es conocida por la producción del Prosecco Superiore di Conegliano Valdobbiadene DOCG, un gran vino espumoso italiano. Pero cuando visites las bodegas locales, además de degustar fantásticos vinos, deleitarás tu paladar con los productos de la gastronomía local, desde embutidos hasta quesos de malga, grappa y miel.

3. El momento ideal para hacer el Anello del Prosecco

La época ideal para recorrer el Anello del Prosecco es el otoño, cuando termina la vendimia y las vides que cubren las laderas adquieren un color dorado, regalando a tus ojos los panoramas más evocadores. Entre Octubre y noviembre, por cierto, también es la mejor época para comer castañas y setas, que rebosan en los bosques.

Por último, durante toda la ruta se pueden apreciar las obras de “VignArte”, unas esculturas realizadas con palos de castaño, colocadas como cabeceras de las hileras de vid y transformadas en originales obras de arte.