Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Las mejores ciudades de arte italianas para descubrir en bicicleta

13 octubre 2022

5 minutos

En las ciudades llanas, la bicicleta siempre ha sido el medio de transporte urbano más común, y más aún hoy en día, gracias a los carriles bici, los sistemas de bicicletas compartidas y un enfoque cada vez más ecológico. La bicicleta es la mejor manera para moverse por la ciudad, pero también para poder disfrutarla como turista: ¿quieres sentir la brisa en tu pelo y la sensación de libertad? Además, con la bicicleta puedes recorrer largas distancias de una manera muy rápida y sin mucho esfuerzo, gastando muy poco y sin tener que preocuparte de aparcar.

Si te gusta el ciclismo, estas ocho ciudades de arte italianas parecen hechas a medida para explorarlas en bicicleta.

1. Ferrara

Ferrara, la ciudad de la familia D'Este, cuenta con un encantador centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, rico en plazas y arquitectura renacentista -el Castillo de los Este, el Palacio Municipal, el Palacio de los Diamantes, la Catedral de San Jorge- y con una antigua alma ciclista: el primer carril bici de la ciudad se construyó, de hecho, en 1908. Un tercio de sus habitantes se desplaza en bicicleta y hay numerosos eventos y rutas reservadas para los ciclistas en todo el territorio. Para pedalear en plena naturaleza, solo tienes que dirigirte un poco más al sur de Ferrara, al Parque del Delta del Po: itinerarios fáciles y numerosos, entre la tierra y el agua, donde se pueden organizar verdaderos safaris en bicicleta entre cormoranes, gamos y caballos salvajes.

2. Mantua

Piazza delle Erbe - Mantova, Lombardia

La bicicleta es perfecta para visitar el centro de Mantua, perla de los Gonzaga: es fácil y cómodo moverse entre el Palacio Ducal y el Palacio Te, Piazza delle Erbe y la Basílica. Explorar los alrededores de la ciudad sobre dos ruedas es igual de cómodo y está lleno de rutas de interés: los paseos lacustres, Bosco Fontana y Bosco della Carpaneta, la Reserva Natural de los Valles del Mincio, el Parque Arqueológico del Forcello o la ruta ciclista de Mantua a Sabbioneta, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y el carril bici del Mincio desde Mantua a Peschiera, en el lago de Garda (43,5 km en total).

3. Lucca

El centro histórico de Lucca es una enorme isla ciclopeatonal sin vehículos. La bicicleta es ideal para visitar la Piazza dell'Anfiteatro, el Palacio Ducal, la Torre del Reloj, la Piazza San Michele y la catedral y, sobre todo, para hacer el recorrido completo por las antiguas murallas de la ciudad: la ruta de las murallas abarca unos 4,5 km con varios puntos donde se pueden alquilar bicicletas. La ruta está salpicada de cómodos descensos que conducen al centro de la ciudad. A las villas e iglesias parroquiales de los alrededores, como Villa Oliva y Villa Grabau, también se puede llegar en bicicleta.

4. Vicenza

Ponte San Michele - Vicenza, Veneto

En bicicleta podrás visitar cómodamente el centro de Vicenza -desde la Basílica Palladiana hasta el Palacio del Capitán, desde el Teatro Olímpico hasta la catedral- y la espléndida arquitectura renacentista que le ha valido a la ciudad el título de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco: las Villas Palladianas, obra maestra de Palladio. A través de rutas al pie de las Colinas Berici y de carriles bici como la Pista Ciclabile Riviera Berica (36 km), una antigua vía férrea, salimos de Vicenza por la Villa La Rotonda del Palladio hasta Noventa Vicentina, donde no te puedes perder la visita a la Villa Barbarigo-Loredan-Rezzonico, o por la Ruta Ciclista Bacchiglione Ceresone (31 km) que conecta Vicenza con Padua.

5. Parma

Piazza del Duomo con la Cattedrale e il Battistero - Parma, Emilia-Romagna

Pequeña y apta para ciclistas, capital italiana de la cultura para el 2020, la ciudad de Parma es especialmente idónea para que la explores en bicicleta: no te puedes perder el Palacio Ducal y el Parque Ducal, el museo y el complejo histórico de la Pilotta, hasta el salón de la ciudad, la Piazza Duomo con la Catedral y el Baptisterio. Se puede hacer una excursión fácil y sin prisas en bicicleta desde Parma hasta el hermoso Castillo de Torrechiara, de la época tardomedieval, a lo largo de una ruta llana de 36 km. También merece la pena hacer una parada en el camino en el pueblo de Vigatto, con la Iglesia de San Pietro y la Villa Meli Lupi. Otro recorrido interesante es el Anello delle terre verdiane a través de los carriles bici de los municipios de Soragna, San Secondo, Roccabianca, Zibello y Busseto, lugar de nacimiento de Verdi.

6. Pesaro y la Bicipolitana

Piazza del Popolo - Pesaro, Marche

Desde hace años, la movilidad ecosostenible es una característica de Pesaro que ha ideado un curioso proyecto: la Bicipolitana, un sistema de carriles bici dividido en varias líneas estructuradas como una red de metro. La línea azul conecta el Puerto con Fosso Sejore, a lo largo del mar; la línea verde, Baia Flaminia con Borgo Santa Maria a lo largo del río Foglia; la línea amarilla, el centro de la ciudad con Pantano, para un total de 12 líneas diferentes y otras nuevas en construcción. La línea 1, en cambio, recorre el corazón del centro de la ciudad, pasando por la Piazza del Popolo, lugar de nacimiento del famoso compositor Gioacchino Rossini, hasta llegar al Parque Miralfiore.

7. La ruta ciclista Spoleto-Norcia-Assisi

Basilica di San Francesco - Assisi, Umbria

En Umbría puedes hacer un maravilloso viaje sobre dos ruedas por el carril bici entre Spoleto, Norcia y Asís entre algunas de las mayores bellezas históricas y artísticas de la región. En su mayor parte plana, la ruta se desarrolla en un paisaje espectacular salpicado de suaves colinas, a menudo a lo largo de cursos de agua. El tramo de Spoleto a Asís abarca unos 50 km, a los que hay que añadir el trazado del antiguo ferrocarril Spoleto - Norcia, otros 50 km con ligeras pendientes y una ruta abrupta. Las paradas interesantes en la ruta ciclista son Trevi, incluido en la lista de los pueblos más bellos de Italia, Bevagna, un centro antiguo con una hermosa plaza medieval, y el castillo de Pissignano.

8. Trento y Rovereto

Trento tiene un centro histórico milenario que es fácil de visitar en bicicleta: comienza en la Plaza del Duomo, con la Catedral de San Vigilio y sus casas pintadas al fresco, el Palacio Pretorio y la Torre Cívica, y sigue con el Castillo del Buonconsiglio y el MUSE, el Museo de la Ciencia. El hermoso carril bici de Vallagarina se dirige hacia el sur y recorre las orillas del río Adigio hasta llegar a Rovereto (30 km), con su centro de ambiente veneciano, donde se encuentra el imperdible MART, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto. El carril bici continúa hacia el sur durante otros 20 km hasta Avio, entre viñedos y vistas panorámicas, donde se encuentra el Castillo de Sabbionara. Como alternativa, en Rovereto puedes tomar el carril bici Adige-Garda desde el pueblo de Mori hasta Torbole, desde donde se pedalea a lo largo del lago hasta Riva del Garda.