Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Trento, una preciosa mezcla de naturaleza, historia y cultura

Trento, la capital del Trentino Alto Adigio, es el destino perfecto si quieres sumergirte en el arte o en una vegetación exuberante en busca de relax.

Una tradición larga y rica la vincula a algunos de los momentos más importantes de la historia italiana: incrustada en el corazón de los Alpes, se desarrolló en la época romana, como demuestran la basílica paleocristiana y el espacio arqueológico subterráneo de la plaza Cesare Battisti.

Durante sus miles de años de historia, Trento siempre ha atraído a diferentes sensibilidades del norte y del sur de Europa, creando una mezcla cultural única. También son famosas sus numerosas y ricas especialidades gastronómicas, típicas de la zona.

En definitiva, es un destino dedicado al bienestar integral donde disfrutar de unas largas vacaciones.

1. Historia y curiosidades de Trento

Los restos de la Trento romana testimonian el glorioso pasado de la antigua Tridentum. Durante la decadencia del Imperio Romano nació el Ducado Lombardo de Trento, que prosperó durante casi dos siglos hasta el dominio franco.

La Iglesia, que fue recibiendo cada vez más tierras, acabó creando el obispado de Trento, que se mantuvo fuerte y firme durante más de siete siglos hasta el dominio napoleónico y austriaco.

Durante el año 1500, tuvo lugar el famoso Concilio de Trento, por el que la Iglesia Católica reaccionó a la Reforma Protestante.

El Tratado de Saint Germain de 1919 sancionó la afiliación de Trento a Italia.

2. Qué ver en Trento: 11 lugares imprescindibles

Una ciudad que combina perfectamente su naturaleza alpina y la elegancia italiana, lo que demuestra en las características fachadas de los edificios históricos del centro, decoradas con maravillosos frescos renacentistas. ¿Qué ver en Trento? Entre las muchas opciones disponibles, aquí tienes una selección de destinos imprescindibles:

Empezamos por la cultura y el indispensable MUSE de Trento. Se trata de uno de los museos de ciencias naturales más importantes de Europa, con un diseño único del famoso arquitecto Renzo Piano.

El centro histórico también está lleno de maravillosos monumentos e iglesias, como la Catedral de Trento, un espectacular complejo románico de 1212 donde se celebraron las sesiones oficiales del Concilio de Trento. Con vistas a la plaza del Duomo, encontramos la Torre Cívica y el Palacio Pretoriano: la primera fue construida antes del siglo XI, el segundo fue residencia obispal hasta mediados del siglo XIII.

Pasamos al Castillo de Buonconsiglio, residencia de los obispos de Trento entre 1200 y 1700, y sede actual de varios museos.  El Palacio delle Albere, que suele albergar exposiciones, talleres educativos y espectáculos, es una villa y fortaleza del siglo XVI construida por los príncipes-obispos Madruzzo.

No solo hay arte, sino también mucha naturaleza: quien visita Trento debería dedicar tiempo a disfrutarla. El Monte Bondone, una cadena montañosa al oeste de Trento, es un destino obligado para los amantes de la nieve, mientras que el  lago Toblino, a 15 kilómetros al oeste de Trento, es un pequeño lago alpino en el fondo del valle rodeado de juncos y vegetación característica.

Otras paradas que merecen tu atención son:

  • El Palacio Roccabruna;
  • El Museo Diocesano de Trento;
  • Santa Maria Maggiore en Trento;
  • El Espacio Arqueológico Subterráneo.

3. Qué hacer en Trento: 4 ideas para toda la familia

Además de su rico patrimonio artístico y cultural, Trento ofrece numerosas actividades para toda la familia. ¿Qué hacer en Trento? Entre las muchas posibilidades, sugerimos 4 ideas para todos los públicos, ideales para unas maravillosas vacaciones que incluyan lo esencial del Trentino.

La primera cita imprescindible son los típicos mercados navideños de Trento, que atraen a visitantes de todo el mundo. Un evento celebrado durante el periodo navideño bajo el lema de la buena comida local, la artesanía, la tradición y la sostenibilidad medioambiental.

Merece la pena visitar el mercado agrícola de Trento: todos los sábados, en pleno centro, se pueden comprar frutas, verduras, embutidos, quesos y huevos locales. Comida, pero también buen vino. Abundan las catas de vino con visitas guiadas a las bodegas locales, que permiten pasar unas horas entre sabores y aromas típicos.

Por último, los aficionados a los deportes de invierno no pueden perderse el Snowpark Monte Bordone (fácilmente accesible desde Trento), un parque lleno de instalaciones para esquiadores y snowboarders de cualquier nivel. 

4. Qué comer en Trento: 8 deliciosas especialidades

La tradición culinaria del Trentino procede de la cocina de supervivencia, por lo que se basa en ingredientes pobres, pero abundantes, sabrosos y de auténtico origen alpino, aunque con influencias de territorios vecinos (Véneto y Austria). ¿Qué comer en Trento? Estos son los platos absolutamente imprescindibles :

  • Para quien ama los primeros, tenemos los canederli, pequeñas albóndigas de pan, huevos, harina, leche, especias y hierbas cubiertas con queso, carne, embutidos o verduras; por no hablar de los spätzle, pequeños gnocchi de harina de trigo, huevos y agua, servidos en caldo o cubiertos con diversos ingredientes como queso, salchichas y crema.
  • La carne salada, una sabrosa ternera marinada con sal, especias y hierbas, gustará a quien ama los sabores fuertes.
  • Sin necesidad de presentación, el strudel de manzana, un famoso pastel de manzanas, canela, piñones y pasas bañadas en ron.

Otras delicias para probar en las típicas "stube", repartidas por la ciudad, son: los strangolapreti a la trentina, la sopa de cebada a la trentina y el estofado de ciervo a la trentina.

5. Lugares inusuales en Trento: 4 propuestas que no te esperas

Alejarse de las rutas más turísticas para descubrir pequeñas joyas menos transitadas, es posible. Uno de los lugares más singulares de Trento es el Orrido di Ponte Alto, un impresionante cañón excavado durante miles de años por las aguas tumultuosas del torrente Fersina, con dos cascadas espectaculares. Una aventura realmente sobrecogedora.

Una visita al Museo Aeronáutico Gianni Caproni  te permitirá admirar una colección de aviones históricos.

La Fuente de Neptuno de Trento, del siglo XVIII, domina la plaza de la catedral y merece una visita.

Los amantes de la naturaleza disfrutarán del Jardín Botánico Alpino de Viote, uno de los más antiguos de los Alpes, con 2000 especies de plantas de alta montaña, algunas en peligro de extinción.