Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

En Emilia-Romaña, el bienestar termal se combina con los sabores del territorio

Emilia-Romaña sabe cómo combinar con sabiduría el bienestar termal con los placeres del paladar, ofreciendo exquisitos tratamientos a base de productos locales: aquí te indicamos 7 para probar.

09 septiembre 2022

3 minutos

Entre el Wellness Valley y el Food Valley, los distritos dedicados al bienestar y a los alimentos, la región de Emilia-Romaña sabe cómo combinar con sabiduría el bienestar termal con los placeres del paladar, ofreciendo tratamientos basados en productos locales DOP e IGP que se completan con experiencias en los cercanos Museos gastronómicos y similares: aquí te dejamos 7 para probar.

1. Terme di Monticelli (Parma)

Aquí las propuestas tienen un sabor muy natural y sostenible: tratamientos corporales con células frescas de calabaza y extractos de tomate, alcachofa y remolacha, tratamientos con extractos de miel e hibisco para el rostro, y rituales de exfoliación con sal marina. En los alrededores hay muchos Museos gastronómicos: el Museo de la Pasta y el Tomate, el Museo del Jamón de Parma y del Salami de Felino, el Museo del Vino y el Museo de la Bodega Colli di Parma.

2. Terme della Salvarola (Módena)

No te pierdas los tratamientos a base de productos típicos de la zona, como las cerezas de Vignola, el vino espumoso Lambrusco y el vinagre balsámico. Se ofrecen muchos tratamientos apetitosos con chocolate, manzanas verdes, bayas, nata, leche y calabaza, además de sesiones de vinoterapia. Imprescindible una visita al Museo del Vinagre Balsámico Tradicional en Spilamberto y al Museo de la Charcutería en Castelnuovo Rangone.

3. Terme Felsinee y Terme San Luca en Bolonia

Ambos centros ofrecen tratamientos faciales y corporales con cerveza termal y tratamientos antienvejecimiento. En las termas Felsinee, los masajes se practican también con aceites termales aromáticos calientes, mientras que en el balneario San Luca ofrece un tratamiento de exfoliación con miel directamente en el baño turco. Entre los lugares cercanos que merecen una visita están el Museo de la Patata, el Museo del Helado y el Instituto de Apicultura.

4. Thermae Oasis en Lido delle Nazioni (Ferrara)

Aquí, los tratamientos saben y hueles a frutas y flores: pomelo y lavanda, mascarillas de limón o palo de rosa, y rituales de piña y té verde y blanco. En el Parque del Delta del Po, es imprescindible visitar el cercano Museo de la Anguila – Manufactura de alimentos en escabeche de Comacchio, que forma parte de los museos Gastronómicos.

5. Terme di Riolo (Rávena)

Las cataplasmas antioxidantes con vino Sangiovese son una propuesta típica de esta Región. Pero también se ofrece una amplia gama de tratamientos especiales, como la exfoliación con café y azúcar de caña, con miel orgánica y salvado, o con semillas de higo y el polvo de hojas de vid. En las zonas aledañas se puede visitar el Museo de la Castaña, el Museo de la Fruta y del Aceite, la Vinoteca Regional y el Jardín de Hierbas.

6. Terme di Castrocaro (Forlí-Cesena)

Tratamientos de lujo con champán y pétalos de rosa, o vainilla y aguacate. La relajación continúa con el masaje de Armonía Aromática y la Bio Sauna Aromática. Una vez que hayas recuperado la energía y te hayas regenerado, podrías pasar por Casa Artusi, en Forlimpopoli, donde ponerte a prueba con los talleres especiales de pasta y la típica piadina.

7. Terme di Rimini

El establecimiento está situado directamente en la playa y, de hecho, está totalmente dedicado a la talasoterapia, que combina los efectos beneficiosos del agua de mar, el sol y el yodo. Por eso ofrece sabrosas propuestas como la Cámara de sal, masaje exfoliante con sal marina y peeling corporal con harina de garbanzos, cúrcuma en polvo y jengibre. El paladar queda satisfecho en el Museo del Queso de Fossa, madurado en pozos de toba muy antiguos en Sogliano al Rubicone, en el interior de Rímini.