Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Emilia Romagna

Museo Enzo Ferrari

Hablar de automóviles es hablar de Ferrari

El caballo rampante es una de las marcas más conocidas del mundo, una marca que representa no sólo garantía y prestigio, sino calidad y diseño, características fundamentales del made in Italy. A Ferrari y a su fundador Enzo Ferrari, la región de Emilia Romaña, tierra del motor, ha dedicado un museo que no es un simple museo sino un espectáculo emocionante: el MEF, Museo Enzo Ferrari.

1. La estructura

Después del Museo Ferrari de Maranello, los apasionados de las cuatro ruedas que se dirijan a esta maravillosa tierra podrán visitar otro lugar de culto.
El conjunto del museo ha sido realizado gracias a la restauración de la casa en la que Enzo Ferrari nació en 1898. Del lugar de nacimiento se han conservado intactas las habitaciones y la oficina, junto a un nuevo edificio de diseño futurista que evoca el capó de un Ferrari en aluminio amarillo, color símbolo de la ciudad de Módena y, sobre todo, color elegido por Enzo Ferrari como fondo del caballo.
Dentro de estas estructuras, además de la exposición permanente, se realizan periódicamente importantes exposiciones dedicadas al motor, entre ellas una de las más apreciadas fue la de los 100 años del Maserati.

2. Las exposiciones

Credits: Musei Ferrari

En estos 2500 metros cuadrados los protagonistas son los automóviles provenientes de colecciones y museos, símbolo de las grandes marcas italiana.
Los automóviles están rodeados de vitrinas curvilíneas dentro de las cuales aparece una completa documentaicón histórica, objetos y recuerdos varios, así como contribuciones inéditas de audio y video.
Una zona del museo está dedicada a la vida de Enzo Ferrari. Una película que utiliza 19 proyectores cuenta los 90 años de este gran piloto y constructor.
No faltan tampoco los objetos, fotos y documentos que recuerdan su historia a través del automovilismo deportivo, los lugares, las competiciones y los hombres que lo han rodeado: del niño que al inicio del siglo XX descubre las carreras, al piloto; del animador de la Escudería al constructor y a sus triunfos.
No hay que perderse la oficina perfectamente restaurada, donde el padre de Enzo trabajaba y el Museo del Motor Ferrari, con la exposición de los que son cosiderados por muchos auténticas obras de arte y que nos hacen entender porqué los Ferrari son coches únicos..