Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ciudad

Emilia Romaña

Bolonia en 48 horas

Ciudad de carácter internacional, sede de la primera universidad del mundo occidental, famosa por sus pórticos y por su calidad de vida, Bolonia recibe a todo el mundo: ¡verás que sentirás un nudo en la garganta! ¡Incluso en tan solo 48 horas!

Descubrir Bolonia significa vivir una ciudad con una tradición centenaria, con una arquitectura de diferentes estilos y épocas que lo demuestra. Los vestigios de la antigua Roma, los palacios medievales y las iglesias son pruebas irrefutables de la intensa vida pública y la actividad económica de la ciudad. Una vivacidad que ha perdurado indemne en el tiempo, permaneciendo como una absoluta peculiaridad de Bolonia. Al pie de las famosas colinas, jalonadas por las numerosas puertas y torres medievales, el centro histórico de la ciudad ofrece un cálido abrazo a sus huéspedes. Prueba de ello son los magníficos pórticos que serpentean a lo largo de más de 38 km solo por el centro, parte de los cuales han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, o la evocadora Piazza Maggiore, el salón al aire libre de la ciudad. Bolonia también ofrece a sus huéspedes dos Welcome Cards con las que tendrán muchas ventajas para descubrir lo mejor de la ciudad con sencillez y comodidad.

Llegada a la Estación Central de Bolonia a las 9:00: nuestro tour puedecomenzar desde la plaza que se encuentra frente a la estación dirigiéndonos hacia la izquierda y adentrándonos en via dell'Indipendenza.. Paseando brevemente por los pórticos que bordean la calle descubrirás rápidamente un rasgo único y poco conocido de la ciudad: lo que queda del sistema medieval de canales que antaño atravesaban toda Bolonia. En el cruce de via dell'Indipendenza y via Augusto Righi, toma esta última a la izquierda. En este punto, la primera callecita a la derecha, escondida entre los pórticos -via Piella-, te ofrecerá una vista exclusiva de uno de los canales que ahora forma parte del tejido urbano. Para encontrarlos todos puedes descargar la aplicación gratuita "Canali di Bologna" , donde están geolocalizados.

Si vuelves a via dell'Indipendenza, llegarás al corazón de la ciudad. Aquí, en lapiazza del Nettuno, además de la fuente homónima, encontrarás el Palazzo di Re Enzo, escenario de la vida de la ciudad desde el siglo XII: más allá de sus puertas, te espera un viaje por nueve siglos de historia. Una vez allí, te darás cuenta de que la Piazza del Nettuno se funde con la Piazza Maggiore para convertirse en la Piazza Re Enzo frente al palacio del mismo nombre. Prácticamente una rotonda en pleno centro histórico.

En la Piazza Maggiore (plaza Grande para los boloñeses) se encuentra la Chiesa di San Petronio, la iglesia más grande de Bolonia, que, a pesar de estar en gran parte inacabada, es una de las más grandes de Europa y tiene el título de Basilica Minore. Con su volumen de 258 n000 m³, es la mayor iglesia gótica de ladrillo del mundo. La fachada, también inacabada, se divide en dos bandas horizontales: la inferior, con las decoraciones de mármol realizadas entre finales del siglo XIV y principios del XVI, y la superior, con un perfil facetado para permitir el anclaje del revestimiento decorativo, que nunca se aplicó. 

Piazza Maggiore e Basilica di San Petronio - Bologna, Emilia-Romagna

En 1530, la Basílica de San Petronio fue elegida por Carlos V como lugar para su coronación como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico por Clemente VII. En su interior puedes disfrutar del contraste entre el estilo gótico y el efecto bicolor de la alternancia del rojo de los ladrillos cocidos - utilizado en los pilares y cordones - y el blanco de las bóvedas

Detrás de la Basílica de San Petronio se encuentra el Archiginnasio, la primera sede histórica del Alma Mater Studiorum, la universidad más antigua de Occidente, que actualmente es la base de la Biblioteca Municipal del Archiginnasio. La biblioteca conserva importantes textos de las disciplinas históricas, filosóficas, políticas y literarias y una profunda sección dedicada a la cultura boloñesa. Además de las paredes pintadas con los escudos de los estudiantes, en el antiguo complejo universitario sigue siendo muy emocionante visitar el Teatro anatómico, donde se impartían clases de anatomía, incluidas las disecciones. No te preocupes, Van Helsing (ya) no está en casa.

Tomando la via Rizzoli en dirección a la strada Maggiore, encontrarás la Torre degli Asinelli y la Torre della Garisenda (mencionada en el Infierno de Dante), símbolo por excelencia de Bolonia. Construidas originalmente con fines militares, en la Edad Media había casi 200 torres, pero solo 22 han sobrevivido hasta la actualidad y las dos que acabamos de mencionar, en la plaza de Porta Ravegnana, merecen sin duda una visita. Subiendo a la Torre Asinelli (la otra está inclinada e inutilizada) se accede a una terraza panorámica con una vista incomparable de la ciudad. Después de subir y bajar casi 1000 escalones, una pausa para comer es la recompensa adecuada. 

Bolonia “La Dotta” por su antigua Universidad, en poco tiempo se convierte en “La Grassa” por la riqueza de su gastronomía. Este es el origen de maravillosas joyas de la cocina italiana apreciadas en todo el mundo, con valiosas materias primas y habilidades manuales que nunca se han perdido, a las que todavía debemos los cappelletti, los passatelli y la lasaña. No es casualidad que Bolonia presuma, por poner un ejemplo, de la salsa de carne que lleva su nombre y que es popular en todo el mundo: el ragù alla bolognese. En el centro, la oferta gastronómica es variada y satisface todo tipo de gustos y expectativas.

En la Strada Maggiore se alza un increíble símbolo de la arquitectura gótica: laBasilica di Santa Maria dei Servi, cuya construcción comenzó en 1393 y se completó entre los siglos XVI y XIX. El interior alberga muchas obras de arte conocidas,, como la espléndida Virgen en el trono deCimabue. El campanario, de unos 52 metros de altura, forma parte de todo el conjunto y presenta innovaciones arquitectónicas que también están presentes en el pórtico de cuatro lados frente a la iglesia. Por último, el maravilloso y valioso órgano de tubos en el interior de la iglesia y el magnífico "Padre Eterno" representado por Guercino que adorna una de las capillas laterales.

A lo largo de las antiguas calles y los interminables pórticos de Bolonia, desde la piazza Aldrovandi y siguiendo recto por via Giuseppe Petroni, se llega a via Zamboni, frente al Teatro Municipal de Bolonia, donde el juego de volúmenes, luces y sombras de los pórticos se hace cada vez más rico. A la izquierda se encuentra el Palazzo Poggi, sede de la universidad y de varios museos universitarios, donde se puede pasar una tarde interesante. También en los alrededores se encuentra la Pinacoteca Nazionale, que expone obras de Tintoretto, Tiziano y Parmigianino.

En Bolonia tienes que tomarte tu tiempo para cenar y dejarte tentar por los platos clásicos de la cocina emiliana que, junto a los tagliatelle, el bollito y los tortellini, puede presumir de excelentes vinos DOC de las colinas boloñesas, como el preciado Pignoletto. Disfruta del centro de la ciudad después de cenar y tómate una copa en uno de los muchos bares abiertos por la noche: verás que te sentirás como en casa. Ya es hora de ir a dormir, así que volvamos al hotel. Todavía necesitamos energía para afrontar el segundo día, que comenzará en las afueras de la ciudad con una visita al Santuario de San Luca. La cena a Bologna merita tutto il tempo necessario a lasciarsi tentare da proposte classiche della cucina emiliana, che a fianco di tagliatelle, bollito e tortellini può vantare ottimi vini DOC dei Colli Bolognesi, come l’apprezzatissimo Pignoletto. Fare salotto in centro dopo cena, sorseggiando un drink in uno dei tanti locali aperti di sera, regala davvero la sensazione di sentirsi a casa. A dormire però… si torna in hotel. Ci vuole ancora energia per affrontare il giorno due, che avrà inizio appena fuori città con una visita al Santuario di San Luca. 

El Santuario di San Luca es un símbolo de tranquilidad de Bolonia, además de un lugar de culto religioso. Partiendo de Porta Saragozza, en el centro de la ciudad, un recorrido serpentea hacia Colle della Guardia por 4 kilómetros bajo un pórtico que, con sus más de 600 arcos, es el más largo del mundo. Esto, junto con otras secciones importantes de los soportales de la ciudad, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Cuando hayas llegado al Santuario (que también está conectado por transporte público para los que no quieran o no puedan afrontar la caminata), obtendrás una maravillosa vista del paisaje desde una altura de unos 300 metros sobre el nivel del mar. Una vista única sobre Bolonia, desde las colinas hasta el centro y Casalecchio di Reno. Al final del recorrido, volvemos a la ciudad (de nuevo por los pórticos, en transporte público o en el tren de San Luca). La dirección que hay que tomar en este punto, de nuevo utilizando el transporte público o alquilando una bicicleta, es hacia el MAMbo, el Museo de Arte Moderno de Bolonia, cuya visita ofrece siempre nuevas oportunidades de descubrimiento.

Después del arte, llega el momento... ¡del arte gastronómico! En Bolonia hay todo un pabellón dedicado a la buena comida, al que se puede llegar tras el último desplazamiento del día al centro, quizás por el carril bici/peatonal. Desde la zona de Pilastro, sigue las indicaciones hacia F.I.C.O. Eataly World y te encontrarás con el primer "parque de atracciones" gastronómico de la A a la Z.

Literalmente, aquí conocerás a la gallina (o al pato) que produce los huevos con los que se hace el hojaldre. Y no solo eso, también puedes participar y ponerte manos a la obra en uno de los muchos cursos de agricultura o de cocina. Verás un viñedo, un olivar y un huerto. Todo lo que tienes que hacer es resistir las interminables tentaciones y quizás hacer las últimas compras antes de que se acabe tu tiempo en Bolonia. Así podrás llevarte a casa, junto con el recuerdo de una magnífica ciudad, algo realmente único para disfrutar y compartir.