Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Jardín de los Señores

Resumen

El jardín de los Señores, un oasis de paz y silencio

Reina una perfecta paz en el jardín de los Señores, induciendo a la relajación y a los momentos de meditación. Todo sin salir del mismo centro de Bresanona, en el corazón del Alto Adigio. La ciudad más antigua del Tirol reserva la sorpresa del silencio dentro de esta joya verde, abierta al público y con entrada gratuita.

 

Atmósfera de antaño

El jardín de los Señores (Herrengarten, en alemán) forma parte del palacio episcopal, del que ocupa el lado norte. La construcción del palacio de estilo renacentista data de 1570, pero las fuertes influencias barrocas posteriores son evidentes. Sede episcopal hasta 1973, tras una cuidadosa restauración alberga ahora el archivo diocesano, el museo de belenes y el museo diocesano. Este era el lugar de descanso para el clero de Bresanona, y todavía hoy la dimensión es de agradable relajación.

La estructura clásica renacentista se expresa en el jardín de estilo italiano de diseño geométrico con 4 parterres regulares y una preciosa fuente central con pila de bronce. Las hierbas y las hortalizas se suceden en hileras decorativas, mientras que los setos de boj exhiben rosas y otras plantas ornamentales. La lavanda difunde su embriagador aroma. Para imaginarse el lugar tal y como era originalmente, hay que remitirse a los inventarios, que hablan de 35 macetas de naranjos y 100 macetas de madera en las que plantar las plantas. Los príncipes obispos amaban tanto su oasis verde que en 1631 le concedieron un escudo de armas al jardinero de la corte Paul Schachner. Y no eran los únicos que lo apreciaban. Wolfgang Amadeus Mozart también pasó por aquí, dando un concierto en el reluciente salón del teatro del palacio.

 

Un paseo entre la historia, la botánica y la arquitectura

Aquí sientes la tentación de sentarte durante mucho tiempo, sin prisas, en uno de los muchos bancos, en compañía de un buen libro: nadie te molestará. O puedes caminar a un ritmo lento con tu pareja o tu familia. Cada estación ofrece un panorama igualmente fascinante. En primavera, los cerezos que rodean el parque se cargan de delicadas flores; en otoño, las hojas ofrecen un espectáculo de colores. Y en invierno, la mirada se eleva hacia los picos nevados de la cordillera.

Sea cual sea el mes de tu visita, la probabilidad de encontrar cielos despejados es muy alta, ya que la zona de Bresanona cuenta con 2000 horas de sol al año: un verdadero récord. Una plantación histórica vuelve a vivir hoy en el jardín de los Señores. Aunque no es idéntica a la del pasado, refleja bien el diseño general. Se trata del Pomarium, el manzanar utilizado para abastecer la mesa del obispo, antiguamente rodeado de murallas y mencionado por primera vez en 1265. Ahora puedes admirar una densa serie de hileras, compuestas por diversos árboles frutales, entre ellos dos variedades de manzanos.

Una pérgola del siglo XIX rodea el parque. Una curiosidad cultural es el pabellón chino y la torre japonesa, también del siglo XIX. También aquí, como en Francia, había llegado la moda del exotismo, expresada en decoraciones, ornamentos y arquitectura de estilo oriental. La rica curia no quiso ser menos, mostrándose dispuesta a seguir las nuevas tendencias.

 

Un herbario vivo

El jardín de los Señores presenta una gran variedad de hierbas medicinales, aromáticas, médicas y afrodisíacas. Al fin y al cabo, es uno de los orgullos de este territorio. El consejo es seguir este fascinante tema en un viaje, visitando las numerosas granjas de las afueras de la ciudad que las cultivan y comercializan. Oirás hablar de ajedrea, eneldo, caléndula, perifollo, melisa, pimpinela y onagra.

Las hierbas también entran en la cocina local, desde la tradicional hasta la más moderna. La nueva generación de chefs compone platos en bouquets, atentos a la ecología y a la preservación de la biodiversidad. Los platos típicos reinan en las posadas. Las albóndigas de ortigas son un primer plato delicioso, en su sencillez campesina, al igual que la sopa de hierbas, que a una base de cebolla chalote puede añadir ortiga, serbal o berros. Entre los vinos, merece la pena probar el Sylvaner, una variedad de uva autóctona.

 

La exploración de un patrimonio natural

Si quieres continuar tus vacaciones sumergiéndote en la naturaleza, siempre puedes salir de la ciudad para descubrir los alrededores. El Valle Isarca ofrece paisajes agrícolas variados, desde los viñedos y huertos del Valle Isarco hasta los castañares de las medianías. Más arriba, te esperan infinitas rutas de senderismo en los Dolomitas. La Unesco ha catalogado como Patrimonio de la Humanidad los 530 kilómetros de senderos del Valle de Ega, enclavados entre las cimas de los montes Catinaccio y Latemar.

Opiniones
Opiniones
()
Jardín de los Señores

Via Vescovado, 39042 Bressanone BZ, Italia

Llamar +390472062000 Página web

Explora los alrededores

Cercano