Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Alto Adigio

Alto Adigio, Brunico: senderismo, arquitectura y cultura en Val Pusteria

Hemos seleccionado 4 itinerarios para visitar Brunico y descubrir sus joyas ocultas.

03 octubre 2022

3 minutos

Brunico es un destino encantador, en todas las estaciones, no solo porque está enclavado en el verde Val Pusteria, lleno de impresionantes rutas de senderismo, sino también porque con sus callejuelas medievales es ciertamente pintoresco, mezclando hábilmente arte y cultura.

Elegida la ciudad más habitable de Italia en 2009, Brunico es un belén viviente los 365 días del año. Cuidada en cada detalle, elegante y característica a la vez, es un lugar que transmite tranquilidad, pero que también sabe divertirse con los esquís y sin ellos.

1. Los templos del museo de la montaña Messner: Corones y Ripa

Brunico es montaña, por lo que para visitarla solo se puede comenzar desde aquí. Hablamos de los museos de Corones y Ripa, ambos diseñados por Reinhold Messner, el alpinista más famoso del mundo, también conocido como "el rey de los ochomiles".

Ambos se encuentran en un terreno elevado y ofrecen un panorama envidiable.

La estructura del MMM Corones está situada en la cima del homónimo monte, Plan de Corones, a una altura de 2275 metros. Diseñado por la arquitecta Zaha Hadid, refleja bien la intención del autor, creando un espacio que abordase la realidad de la montaña, vista de cerca. De hecho, el museo está dedicado a la historia del alpinismo tradicional y a la vida de los escaladores.

Para llegar al lugar, usa el teleférico que desciende por el valle hasta Riscone: en pocos minutos estarás en la cima y tu mirada se dirigirá hacia los majestuosos Dolomitas.

El MMM Ripa se encuentra en las dependencias del castillo de Brunico. Es un museo interactivo, dedicado a los pueblos de la montaña, un lugar de encuentro de diferentes culturas. Hay muchos objetos expuestos, pertenecientes tanto a nuestros compatriotas como a civilizaciones extranjeras, todos ellos compartiendo la misma característica: vivir durante milenios en y con las montañas. Instrumentos de pueblos como los sherpas, los incas, los tibetanos, los mongoles y muchos otros. Podrás conocer su cultura y religión, así como evaluar el impacto del turismo moderno sobre ellos. Puedes llegar a Ripa por un camino desde el pie de la colina hasta la entrada del castillo.

2. La calle central, las tiendas, el castillo: el casco antiguo

Desde las montañas hasta el centro histórico. Al recorrer la calle central de Brunico, bordeada de frontones almenados y pintorescos portales arqueados, te encontrarás con las numerosas tiendas históricas del casco antiguo. Brunico también vivía de la artesanía local, sobre todo de la textil. La fábrica de lana de Muessmer y la Ulbrich Texil Manufaktur son testigos de ello.

Las estrechas calles y los palacios del casco antiguo conservan casi intactos sus antiguos orígenes medievales. El imponente castillo, construido en el siglo XIII y remodelado posteriormente, los vigila. De hecho, las antiguas murallas han sido renovadas mediante el uso de materiales modernos, como la madera, el cristal y el acero, que contrastan con la construcción original.

3. Los museos municipal y provincial y el cementerio de guerra: etapas de la historia

El viaje por la historia de Brunico continúa en el museo municipal, rico en obras de arte sacro y exposiciones de artistas contemporáneos.

También merece la pena visitar el museo provincial de costumbres y tradiciones de Teodone, dedicado a la vida de la antigua sociedad rural, donde se pueden admirar numerosas colecciones etnográficas.

Por último, te sugerimos un paseo por la pequeña subida hacia Riscone, que llega al cementerio militar de los caídos en la Gran Guerra, y una breve parada en la fuente de las lágrimas.

4. Motos y relax: Heliks y Cron4

Tu estancia en Brunico termina con un poco de ejercicio saludable. El senderismo y el esquí, en todas sus modalidades, son imprescindibles, pero las aventuras en esta localidad del Trentino Alto Adigio no acaban ahí. Puedes estirar los brazos y las piernas en el centro de escalada Heliks, con sus 270 vías de escalada para todos los niveles de dificultad. Sin embargo, no puedes descuidar la relajación. Las piscinas cubiertas de Cron4, las saunas y los masajes son perfectos.