Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Alto Adigio

Alto Adigio: Merano: entre castillos, edificios modernistas, y balnearios

Con su clima suave, Merano no parece una ciudad alpina.

03 octubre 2022

3 minutos

Visitarla es un placer por su rica vegetación y por su arquitectura, con castillos y soportales medievales, y edificios de estilo Art Nouveau, así como el edificio cúbico más moderno de las termas.

Te proponemos un recorrido por la ciudad, mezcla de Belle Époque y contemporánea, que es un mundo nuevo.

1. Castillo y jardín botánico de Trauttmansdorff

En sus habitaciones se alojó Incluso la princesa Sissi, emperatriz de Austria. Hablamos del poderoso castillo de Trauttmansdorff, originalmente una fortaleza, posteriormente transformada y ampliada en la primera mitad del siglo XVI por los nobles de los que toma su nombre.

El edificio, que ahora alberga el museo del arco alpino dedicado a la historia del turismo, el Touriseum, fascina por su arquitectura, enriquecida con el tiempo con elementos neogóticos, y porque parece un anfiteatro natural con 12 hectáreas repletas de flores. Alrededor del castillo se encuentra el colorido Jardín Botánico, con más de 80 variedades de plantas, entre exóticas y mediterráneas. Un espectáculo para la vista que se funde con las cumbres nevadas. Todo ello visible desde las habitaciones del castillo.

2. Castillo del Tirol: Museo de historia cultural y torre conmemorativa

El Castillo del Tirol, la histórica residencia de los Condes del Tirol que dio nombre a su región, domina la ciudad desde lo alto.

Los más de nueve siglos de construcción y la muralla que la rodea, entre las más antiguas de la historia, hacen de ello un valioso testimonio del pasado.

En la actualidad, el castillo alberga el Museo de Historia Cultural de la Provincia de Bolzano, donde se puede visitar el palacio sur con sus famosos portales románicos, los frescos de la capilla de dos pisos y la cámara nupcial de Margarita de Tirol-Gorizia.

El torreón es digno de especial atención, con su torre conmemorativa y su exposición permanente sobre la historia del Tirol del Sur y del Sur del Tirol, de la que puede hacerse una visita virtual.

3. Los soportales medievales: la calle mercantil de Merano

Un pasillo doble, con arcos bajos, sostenido por columnas de piedra. Así es la calle de los soportales de Merano, centro neurálgico del comercio medieval de la ciudad.

Los soportales se extienden a lo largo de unos 400 metros desde la plaza del Duomo hasta la del Grano y sus fachadas tienen ornamentos de diferentes estilos.

Repletos de tiendas, conservan su antiguo carácter mercantil y son ahora un verdadero paraíso para los compradores: bajo los soportales medievales, podrás deleitarte con productos textiles y alimenticios, artesanía, y ropa, y también saciar tu apetito en los numerosos bares, pubs y restaurantes.

4. Kurhaus: elegancia y encanto en estilo Art Nouveau

El edificio Kurhaus es una de las obras maestras del Art Nouveau más famosas de los Alpes y un símbolo de Tirol del Sur.

Es un lugar fascinante en el centro de Merano con vistas al paseo marítimo de Passer. La cúpula, la gran terraza, y las Tres Gracias del tejado confieren elegancia al exterior; la majestuosa escalera interior, la suntuosa sala Kursaal con su techo de frescos, la Rotonda, y la galería lo convierten en un lugar idóneo para la celebración de congresos, conciertos y demás. Por ejemplo, en Adviento la Kurhaus se transforma en un Mercado de Navidad.

5. Termas de Merano: cuidado, naturaleza y bienestar

smg00274mapr

Aunque es un edificio moderno con una original planta cúbica de cristal y acero, se integra armoniosamente en su entorno. Las Termas de Merano, situadas en la orilla sur del río Passer, son mucho más que un centro de bienestar. Se encuentran inmersas en la naturaleza, en un parque de 50 000 metros cuadrados, entre árboles centenarios, palmeras, y rosales.

La transparencia de la estructura permite conectar el interior y el exterior, proporcionando una vista regeneradora de las montañas circundantes.

Todos los tratamientos contienen productos locales: manzanas, uvas, heno, suero, lana, y castañas.

Le puede interesar