Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Alto Adige

Alto Adigio: aventura subterránea en el mundo de las minas

Las montañas de Trentino Alto Adigio esconden verdaderos tesoros subterráneos. Durante siglos, estas preciosas materias primas se han extraído gracias al duro trabajo de los mineros. Grandes cantidades de plata, cobre, zinc y plomo han salido a la luz, saciando la sed de los investigadores. Hoy en día, todo el mundo puede visitar el interior de las antiguas minas en Alto Adigio, hoy en día en desuso, pero con unas canteras fascinantes. Recorramos juntos algunas de ellas para revivir su historia.

1. Mina de Villandro: el laberinto del tesoro de oro

Casco, linterna frontal, impermeable y la aventura puede comenzar. Comienza en Villandro, que en la Edad Media era una de las zonas mineras más importantes de todo el Tirol. Después de haber caído en el olvido tras su cierre a principios del siglo pasado, ahora vuelve a ser accesible al público. 

Al llegar a los montes de Fundres, en el valle Isarco, puedes descender los 25 kilómetros de túneles excavados en la roca y encontrarte con el antiguo laberinto de Elisabetta y Lorenzo. Abre bien los ojos, no solo para admirar los colores iridiscentes de los minerales, sino sobre todo porque está probada la presencia de oro en la mina Villanders.

2. Mina de Ridanna: testimonio de la revolución industrial

Es la mina más espectacular de Alto Adigio, que vio nacer una moderna planta industrial de enriquecimiento de los minerales hace 150 años

Potentes máquinas preparadas para triturar y moler la roca, grandes tanques de flotación que separan el mineral y una enorme planta de alimentación continua hicieron que la mina de Ridanna se haya convertido en un testigo de la revolución industrial

También hay una instalación de transporte al aire libre sobre raíles, la mayor del mundo, equipada con planos inclinados y binarios para tirarlos con caballos. Para la época, pura vanguardia. 

Atravesarás la galería Poschhaus, que cruza el Monteneve durante unos 6 kilómetros, para luego desembocar en Val Passiria. Durante el recorrido, participarás activamente con un martillo, una pala, una azada y una criba.

3. Mina de Predoi y Cadipietra: cobre, centro climático y exposición

La mina de Predoi, en el valle Aurina, es una verdadera obra maestra de la habilidad minera: la galería San Ignacio fue excavada a mano con herramientas muy sencillas. Gracias a la restauración del antiguo ferrocarril, podrás utilizar el trenecito y dejarte llevar por el interior de los túneles de unos 250 metros de longitud, de la mano de guías expertos. Conocerás la historia de esta mina, que vivió su apogeo hace 600 años, cuando era uno de los mayores productores de cobre en Italia.

Lo más destacado es que a 1100 metros de profundidad se encuentra el centro climático de Predoi, justo dentro de la montaña, con su aire purísimo. 

Una exposición permanente de fotos, reproducciones de audio y objetos personales, en Cadipietra y parte del museo provincial de las minas, te permitirá conocer las empresas mineras de Alto Adigio y las fascinantes biografías de los mineros que marcaron la historia de esta región.