Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Sicilia

Una jornada en Caltagirone, una de las ciudades de la UNESCO en el Valle de Noto, para aprender a hacer una “testa di moro”

12 septiembre 2022

3 minutos

Junto con otras siete ciudades del Valle de Noto (Militello Val di Catania, Catania, Modica, Noto, Palazzolo Acreide, Ragusa y Scicli), Caltagirone es una de las ciudades del tardo-barroco que fueron reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002.

Además de sus espléndidos edificios de estilo barroco siciliano, lo que destaca allí es la famosa cerámica de Caltagirone. No solo está para que la admires, también puedes... aprender a hacerla tú mismo, participando en una actividad organizada por uno de los talleres de la ciudad.

1. Caltagirone, un museo al aire libre

Caltagirone, un museo al aire libre

Pasear por las calles de Caltagirone es como visitar un museo al aire libre. Su arquitectura suele estar decorada con las espléndidas cerámicas de colores que adornan la famosa escalera de Santa Maria del Monte, el puente de San Francisco, la villa comunal, los palacios y las iglesias.

Merece la pena que veas los escaparates llenos de las maravillas fabricadas en los talleres artesanos, que salpican casi todas las calles de la ciudad.

2. La leyenda de la Cabeza del Moro

La leyenda de la Cabeza del Moro

Cuenta la leyenda que hacia el año 1100, durante la dominación árabe de Sicilia, vivía en Palermo una hermosa doncella a la que le gustaba cuidar a sus plantas en el balcón. Una mañana un joven moro la vio, se enamoró de ella y le declaró su ardiente amor, que la doncella aceptó.

Desgraciadamente la pasión se convirtió en rabia cuando ella descubrió que su amante pronto la iba a abandonar para volver con su esposa a Oriente. La doncella esperó a que llegara la noche y, en cuanto el moro se durmió, le cortó la cabeza, haciendo con ella un jarrón en el que cultivaría su albahaca: de ese modo él no podría abandonarla. Así nació la tradición de utilizar jarrones con forma de cabeza de moro, y con el tiempo se añadieron también jarrones con rasgos femeninos.

3. Aprenda a hacer una Testa di Moro en Caltagirone

Aprenda a hacer una Testa di Moro en Caltagirone

Durante un viaje a Caltagirone, existe la posibilidad de que, además de comprar Cabezas de Moro a los mejores artesanos locales, también puedes aprender las técnicas de elaboración, participando en un taller que revela todos sus secretos. Prueba a  ensuciarte las manos con el moldeado, el esmaltado y la decoración de cerámica con técnica libre, punzoneado o plantilla. Por supuesto, puedes llevarte tus creaciones, después de efectuar la cocción necesaria. ¿Necesitas irte antes? Desde el taller te enviarán a casa tu trabajo.

4. Los talleres históricos de Caltagirone

Los talleres históricos de Caltagirone

Si el resultado de tu trabajo no está a la altura de las expectativas que te habías imaginado, siempre puedes comprarte una Testa di Moro hecha a la perfección por quienes transmiten esos conocimientos de generación en generación, eligiendo uno de los talleres históricos locales o uno de los talleres contemporáneos que renuevan la tradición con nuevos retos creativos.

No debes perderte el taller de Giacomo Alessi en Via Principe Amedeo, que realiza y pinta a mano personalmente sus creaciones. Tampoco te olvides del taller de Totò Regalbuto, que en los años 60 fue alumno del Baca, uno de los talleres más prestigiosos de Caltagirone. El profesor, como le llamaban en Caltagirone, falleció hace unos años, pero su taller sigue abierto y organiza cursos de decoración. Filippo Vento también organiza cursos y talleres individuales y en grupo.

5. El Museo de Cerámica

El Museo de Cerámica

Los maestros ceramistas te hablarán sobre los tesoros que ellos saben crear, del significado de las decoraciones tradicionales y de muchas curiosidades de su trabajo en cerámica artística. Pero para descubrir la larga historia de este arte de Caltagirone, no dejes de ver el Museo de la Cerámica, con más de 2500 objetos expuestos, que cuentan la historia de su evolución desde la prehistoria hasta el siglo XX.

Y si vienes a la ciudad en mayo, podrás descubrir el Festival de la Cerámica.