Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Ponte Romano Fabio Massimo

Resumen

En el valle de Titerno, entre naturaleza, arqueología y la Edad Media

Apasionados de la Vía Francigena y de la Historia, nos encontramos en la región del Sannio, en Faicchio, provincia de Benevento. Este pueblo medieval, en el Parque Regional del Matese, tiene algo que te enamorará y hará que vuelvas siempre que tengas la oportunidad.

Aquí es donde el Titerno, el río que, antes de desembocar en el Volturno, esculpe gargantas y cañones entre las paredes de roca, un campo de entrenamiento ideal para los aficionados a los deportes extremos.

Un anfiteatro natural en el que aún se conserva el puente romano que lleva el nombre de Quinto Fabio Máximo, conocido por sus tácticas de guerra como "cunctator", el semental: la tradición cuenta que el dictador romano lo cruzó en el 217 a. C. para detener el avance de Aníbal durante la Segunda Guerra Púnica.

 

El puente Fabio Massimo, una página de la historia

Destinado a conectar esos valles con el macizo del Matese, el puente tiene un origen prerromano, concretamente samnita. Originalmente, se colocaba una pasarela de madera en la orilla rocosa del río para cruzar, que ofrecía poca resistencia a las inundaciones, además de ser fácilmente perecedera. Desde el punto de vista arquitectónico, el posterior puente romano hecho de terracota, piedra y toba, de 12 metros de longitud y 13 de altura, consta con tres arcos asimétricos construidos en fases sucesivas: una obra que se ha adaptado a lo largo del tiempo a las diferentes exigencias ambientales y civiles y cuenta la evolución de las técnicas de construcción y de los materiales desarrollados por los romanos. Pero el puente no es la única atracción de Faicchio...

 

El castillo ducal y la trampa para convictos

Dominando el centro histórico de Faicchio se encuentra el castillo ducal que, con su forma trapezoidal y sus torres cilíndricas, recuerda al Maschio Angioino, el pariente más "famoso" de Nápoles. Construido en el siglo XII por los condes normandos Sanframondo en una posición estratégicamente elevada, entre los montes Acero y Gioia, para dominar el curso del Titerno y su valle, renovado en 1612, como reza el epígrafe del portal de entrada, por el noble napolitano Gabriele De Martino, cuya familia mantuvo el castillo hasta la supresión de los derechos feudales. La última restauración, que salvó la mansión de la ruina, fue en 1962 por los nuevos propietarios, la familia Fragola.

Para los amantes de las emociones: los sótanos del castillo son profundos e infranqueables, en la planta baja se puede visitar la sala de la prisión, una caverna oscura bien conservada cuyas paredes conservan antiguas inscripciones, probablemente obra de los prisioneros. También existe la leyenda de que la capilla del castillo albergaba un cuadro de Santa Bárbara: después de los oficios religiosos, se obligaba al condenado a besarlo. Al acercarse al cuadro, sin saberlo, ponían los pies en una trampilla oculta en el suelo, que todavía existe, la cual se abría, tragándose al infortunado.

 

La maravilla de las murallas megalíticas samnitas

Si te gusta caminar, elige un día fresco para subir por un sendero del Cai (Club Alpino Italiano), a la cumbre del Monte Acero, una colina de 732 metros de altura que se eleva aislada en el valle. Podrás observar de cerca las célebres murallas megalíticas, prueba del largo y tenaz dominio de los samnitas en estos alrededores. Remontan al siglo IV a. C., son los restos de una inmensa muralla fortificada: todavía la más grande, con sus 3 kilómetros y una altura media de 3,5 metros, la mejor conservada del periodo samnita.

Esto es todo lo que queda de la gran obra de fortificación que se cuenta entre los mayores ejemplos de la arquitectura militar samnita: garantizaba la seguridad y defensa del Arce, mientras que las principales actividades, la agricultura y el comercio, tenían lugar en el valle. Estas murallas poligonales o "ciclópeas", que se extienden a lo largo de un perímetro irregularmente cuadrangular, formaban parte de un sistema defensivo más amplio y complejo que los samnitas extendían por todo el territorio de los Apeninos y que encerraba asentamientos de diversos tamaños. En la cima de la montaña hay una estatua del Redentor, desde la que se puede contemplar todo el entorno.

 

Tierra de santos y salami

A pocos kilómetros de Faicchio se encuentra la distrito Fontanavecchia, que lleva el nombre de un antiguo manantial que abastecía a los habitantes de la zona. En esta localidad, cerca de la iglesia de Santa María de Constantinopla, se puede admirar la entrada de un antiguo acueducto subterráneo romano del siglo III a. C. y cuyo tramo de aproximadamente un kilómetro aún se puede recorrer.

Tras las excursiones y las inspecciones histórico-artísticas, merece recordar que Faicchio, sede de la residencia episcopal durante un breve periodo, es también conocida como "tierra de santos y salchichones", lema que alude al arte de la carnicería del cerdo, que aquí alcanza cotas de excelencia.

Es uno de los pocos lugares de Campania donde es posible criar el prestigioso cerdo negro, cuya carne se utiliza para producir, mediante un refinado proceso, embutidos de sabor incomparable. También merece una mención el Culatello del Matese, su especial proceso de elaboración y maduración lo diferencia del culatello tradicional confiriéndole características organolépticas apreciadas por los entendidos.

 

Leer más

https://sannio.guideslow.it/itinerari/sannio-alle-pendici-del-matese-1-faicchio

Opiniones
Opiniones
()
Ponte Romano Fabio Massimo

82030 Faicchio BN, Italia

Página web

Le puede interesar

Explora los alrededores

Cercano