Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

campania

Caserta, el Palacio Real y el Parque

El Palacio Real de Caserta y su enorme parque son dos joyas cerca de Nápoles que representan el triunfo del barroco italiano y que llevan siglos seduciendo a quien las visita.

Por un lado, el antiguo palacio más grande del mundo, con sus opulentos y hermosos apartamentos reales, un derroche de mármol, frescos, pinturas y muebles de época. Por otro los jardines, que merecen una visita por sí solos, como máxima expresión de cuidado y elegancia.

Reggia di Caserta - Caserta, Campania

Por lo tanto, hay muchas razones para visitar el Palacio Real de Caserta, desde su historia hasta el eterno encanto de un museo al aire libre.

Situado a pocos kilómetros de Nápoles, aunque también se puede llegar fácilmente en tren desde Roma, el Palacio Real de Caserta cuenta con 1200 habitaciones y 34 magníficas escalinatas.

Suntuoso, fue construido pensando en dos residencias reales: el Palacio de Versalles de los reyes de Francia y el Palacio de El Escorial a las afueras de Madrid, sede de los reyes de España.

Hoy en día, el Palacio Real de Caserta es un destino turístico imprescindible que permite retroceder en el tiempo y disfrutar de un lujo que nunca cansa.

1. Historia e información sobre el Palacio Real de Caserta

Reggia di Caserta - Caserta, Campania

Última gran expresión del Barroco italiano, el Palacio Real de Caserta está ligado a la figura de Carlos de Borbón, que encargó el proyecto al arquitecto Luigi Vanvitelli y pudo ver iniciada su construcción a principios de 1752.

El imponente complejo, símbolo de la riqueza y el poder de los Borbones, no se terminó hasta 1845, cuando el Reino de Nápoles y el Reino de Sicilia ya se habían unificado como el Reino de las Dos Sicilias.

2. Por qué se convirtió en patrimonio de la UNESCO

Reggia di Caserta - Caserta, Campania

El Palacio Real de Caserta fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, no solo por su suntuoso palacio con características similares a las de otras residencias reales del siglo XVIII, sino también por el entorno natural en el que se encuentra y la infraestructura que lo rodea.

De hecho, este extraordinario edificio está flanqueado por el complejo monumental del Belvedere di San Leucio, creado como una comunidad autónoma de trabajadores basada en principios igualitarios y meritocráticos, y el imponente acueducto Carolino, una infraestructura construida para suministrar los juegos de agua al Palacio y también para satisfacer las necesidades de la ciudad.

3. Qué ver en el Palacio Real de Caserta

Fontana di Diana e Atteone nel Parco Reale - Caserta, Campania

El Palacio Real de Caserta tiene la capacidad de sorprender a los visitantes más exigentes. Es imposible que esta joya no te fascine nada más salir de la estación de Caserta, a pocos metros de la entrada en la plaza Carlo di Borbone.

Una vez allí, tienes dos opciones: sumergirte en el enorme parque del Palacio, que incluye también un impresionante jardín inglés, o dirigirte a los apartamentos reales.

Te sugerimos, sobre todo si llegas al Palacio Real de Caserta por la mañana, que empieces por los jardines, caminando por la amplia calle principal hasta la fuente de Diana y Acteón y la gran cascada a sus espaldas.

Si no estás preparado para una larga caminata, puedes utilizar el servicio de transporte disponible en el lugar o alquilar una bicicleta. El parque real es un ejemplo típico de jardín italiano, pero volviendo a pie al Palacio Real a pie, no puedes perderte el jardín inglés encargado por María Carolina de Austria.

A medio camino entre El Palacio y la fuente de Diana y Acteón, detente para admirar la fuente de Eolo, realizada en mármol de Montegrande e inspirada en el episodio de la Eneida en el que Juno pide ayuda a Eolo para sacar a Eneas de Italia. Ahora ya estás listo para entrar en los apartamentos reales y disfrutar del interior del Palacio Real de Caserta.

Al Palacio propiamente dicho se accede subiendo la imponente escalera de honor, compuesta por 116 escalones de mármol blanco de Carrara que conducen a un rellano desde el que dos rampas suben al vestíbulo superior. Todo el ambiente, un anticipo de lo que encontrarás al entrar en el palacio, está decorado con mármoles coloreados y estatuas. Mira hacia arriba para contemplar la bóveda pintada al fresco por Girolamo Starace Franchis.

Has llegado a la planta noble y, tras una parada en la capilla Palatina, inspirada en la del Palacio de Versalles, podrás visitar rápidamente las salas de las cuatro estaciones en la habitación del príncipe heredero, decoradas con frescos alegóricos inspirados precisamente en las estaciones, desde la primavera hasta el invierno.

La biblioteca Palatina, un poco más adelante, alberga más de 14 000 obras entre las más significativas de la cultura europea y napolitana. En la sala elíptica se encuentra el magnífico belén que los Borbones instalaban cada año. El belén que podrás admirar, instalado en 1988, sigue el modelo encargado por Fernando II en 1844.

En el lado opuesto de la planta noble se encuentra la habitación del Rey. La primera sala a la que se accede es la de Marte, destinada a actividades diplomáticas. Desde allí se llega al majestuoso salón del trono, el lugar más lujoso de todo el Palacio Real de Caserta, con decoraciones ricas en oro y una maravillosa bóveda pintada al fresco por Gennaro Maldarelli en homenaje a la colocación de la primera piedra del Palacio.

La entrada al complejo incluye también el acceso al teatro de la corte, que solo puede visitarse los sábados y domingos por la mañana, desde las 10.00 hasta las 13.00. El teatro, con su clásica forma de herradura y sus 5 pisos de palcos decorados con putti y festones, fue concebido en una fase posterior a la planificación del Palacio e inaugurado en 1769 por Fernando IV y María Carolina.