Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Itinerario

Campania

Ruta de 10 000 pasos para visitar el centro de Nápoles

Son muchas las investigaciones que certifican que dar diez mil pasos al día alarga la vida.

4 minutos

Sin embargo, este objetivo no es fácil de alcanzar, tanto más en vacaciones, cuando el relax y las horas de descanso son imprescindibles. Pero nada te impide realizar un recorrido improvisado por la ciudad que visitas, quizá antes de empezar el día. Todo un chute de energía que notarás en cuanto superes el trauma del despertador.

Con esto en mente, y pensando en las delicias que la ciudad ofrece al sentarse a comer, hemos recopilado 4 itinerarios para visitar el centro de Nápoles y asegurar los 10 000 pasos al día con solo caminar por lugares de auténtico encanto.
Y, después de una caminata kilométrica antes del desayuno en Nápoles no puedes dejar de degustar una sfogliatella riccia caliente, ¿no crees?

1. El Lungomare (paseo marítimo) y la Villa Comunale: entre las vistas más bellas del mundo

El Lungomare (paseo marítimo) y la Villa Comunale

El largo paseo napolitano comienza en lo que puede calificarse merecidamente como una visita obligada entre los lugares que visitar en Nápoles: el Lungomare. Si lo cruzas por la mañana, o mejor aún a primera hora del día, podrás disfrutar de uno de los paisajes más fascinantes que puedas imaginar.
En los 3 km de caminata a paso rápido, que se extienden desde Mergellina hasta Via Nazario Sauro, podrás admirar toda la grandeza del Vesubio, que preside el golfo desde lo alto; te encontrarás con la magnificencia del Castel dell'Ovo, que parece casi flotar en el islote de Megaride; además, vislumbrarás Capri y la colina de Posillipo. En definitiva, pasando por la famosa Via Caracciolo, que bordea el parque de la Villa Comunale y la Riviera di Chiaia, respirarás la brisa del mar y el aire prístino de un pulmón verde que llega hasta plaza Vittoria. Al fondo, la colina del Vomero.

Luego de una actividad aeróbica, es necesario recuperar algo de energía. En la bulliciosa Via Partenope puedes parar a tomar una copa, eligiendo entre los numerosos bares y discotecas que animan la calle, o saciar tu hambre con una pizza (excelente la de Sorbillo).
Además, en el lado de Mergellina, puedes alojarte en uno de los muchos chalés. Por último, detrás del castillo, encontrarás los característicos restaurantes de pescado en el Borgo Marinari. Tú eliges.

2. De Via dei Mille a Via Chiaia: las calles más elegantes y ricas de la ciudad

De Via dei Mille a Via Chiaia

Te preguntas qué visitar en Nápoles? Si te gusta ir de compras, esta ruta de exploración es para ti Via dei Mille, Via Filangieri y Via Chiaia son el paraíso de las tiendas de alta costura. La boutique de Louis Vuitton y la joyería Bulgari son solo dos ejemplos de la alta calidad.
Pasearemos a lo largo de Via dei Mille y luego recuperaremos fuerzas entre las exposiciones contemporáneas, locales e internacionales del PAN, el Palacio de las Artes de Nápoles. Recorreremos Via Filangieri y luego iremos de compras a Prada. Finalmente, llegaremos a Via Chiaia, repleta de tiendas de ropa y zapatos, pero también de locales de comida callejera, bares y heladerías.

Cruzando el histórico puente de Chiaia, que conecta la zona con la colina de Pizzofalcone, se encuentra la famosa Pizzeria Brandi. Luego, te deleitarás con una buena pizza margarita (parece que la pizza doc nació en este mismo lugar), antes de encaminarte a la plaza del Plebiscito.

3. De Via Cilea a San Martino: un paseo rápido cuesta arriba

De Via Cilea a San Martino

Una ruta más estimulante es aquella del Vomero, un barrio montañoso de Nápoles. Caminar cuesta arriba quema muchas más calorías que por un terreno llano. Partiendo de la larga Via Cilea, entre tiendas de todo tipo y muchos bares, te encontrarás con Via Luca Giordano. ¿Te pica el gusanillo? Disfruta de los diferentes restaurantes japoneses de la zona.
Siguiendo con el recorrido, por un lado, llegarás a la famosa Piazza Medaglie d’Oro, y por el otro a Via Aniello Falcone, conocida por su vida nocturna. Siguiendo por Via Cilea, llegarás a Via Scarlatti y a Piazza Vanvitelli, repletas de bares y otros locales. Al llegar a la paralela Via Cimarosa, puedes hacer una parada en la zona verde de Floridiana. Pero la subida continúa, así que fuerza y ánimo. Tu recompensa será el mirador de San Martino, donde podrás contemplar unas vistas impresionantes de toda la ciudad y donde admirarás el Castel Sant'Elmo y la Certosa di San Martino, con su museo, su iglesia y sus dos claustros.

4. De plaza Dante a plaza del Plebiscito: paseo napolitano en pleno centro histórico

De plaza Dante a plaza del Plebiscito

Tras la empinada subida, se baja hacia el centro, a una de las zonas más importantes de Nápoles: plaza Dante, que alberga la estatua del poeta homónimo y mucho más. A continuación, podrás ver el Convitto Nazionale (Internado nacional), coronado por 26 estatuas que representan las virtudes de Carlos Borbón, y cruzarás la contigua Port’Alba, la entrada a la ciudad en el pasado.
La plaza se encuentra al principio de Via Toledo, enteramente peatonal y excelente para un agradable paseo, pero también para una visita cultural a la Estación del Arte de Toledo. Al llegar al extremo opuesto, haremos una parada en Esterina Sorbillo's para degustar una pizza frita y llegaremos a la plaza de Trieste y Trento.
No muy lejos encontramos el Teatro San Carlo e, inmediatamente después, la gigantesca plaza del Plebiscito, con vistas al Palacio Real y a la Basílica de San Francesco di Paola.

En cualquier caso, no puedes irte de Nápoles sin probar primero la sabrosa sfogliatella, un dulce típico con un aroma único. Justo en la zona, tenemos un restaurante histórico que da mucho de sí: el famoso Gran Caffè Gambrinus. Tras los muchos kilómetros recorridos, comprobarás que este crujiente pastelito hará que tus vacaciones napolitanas sean un recuerdo aún más placentero.