Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Sicilia

En bicicleta de Palma di Montechiaro a Caltanissetta

Recorre un territorio interior que todavía está fuera de los caminos trillados, pero que está lleno de recursos: donde los mitos literarios se cruzan con los vestigios medievales y la cultura gastronómica. ¡Vamos a descubrirlo juntos!

La segunda etapa del Giro di Sicilia Eolo 2022 tiene un <strong>ambiente romántico y bucólico</strong> . Pero ten cuidado de no dejarte engañar por las carreteras anchas y los paisajes bañados por el sol: los <strong>152 kilómetros</strong> del recorrido pondrán a prueba las piernas de los que aún no están en forma. La culpa, o el mérito, es de las <strong>subidas y bajadas que no te dan tregua</strong>, por lo que el consejo para los aficionados es dividir la ruta y elegir el tramo que más convenga, planificando las paradas en los puntos de mayor interés. Que hay muchos, como te contamos en estas líneas.

1. En Palma di Montechiaro, dentro de una novela

Monastero Benedettino del Santissimo Rosario - Palma di Montechiaro

La ruta parte de un lugar que a muchos les resultará familiar: Palma di Montechiaro, en la provincia de Agrigento. El efecto déjà vu tiene sus raíces en la literatura. La ciudad fue fundada en 1637 por un antepasado del escritor Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que ambientó algunos de los acontecimientos de su novela más famosa, El gatopardo, que fue adaptada al cine por Luchino Visconti. Antes de montar merece la pena visitar la iglesia Maria Santissima del Rosario, una joya barroca encaramada en lo alto de una larga escalinata. ¿Otra sugerencia? En el Monasterio del Santísimo Rosario las monjas benedictinas preparan las galletas de almendra que se mencionan en la obra maestra de la literatura: perfectas para rellenar tus niveles de azúcar antes de salir De hecho, tras los primeros 30 kilómetros de terreno llano a lo largo de la costa sur, la ruta gira hacia el interior y se vuelve cada vez con más curvas. 

2. Mazzarino, dentro de una telenovela

Vista del Castello di Mazzarino all'alba

Dejando atrás un par de cruces, te enfrentas a la subida al pueblo de Mazzarino, encaramado en una colina a 550 metros de altitud: es el Gran Premio della Montagna, el punto más alto de esta segunda etapa del Giro di Sicilia Eolo 2022. Aquí también hay una atmósfera de ficción, ya que fue uno de los platós de la serie La Piovra. Pero esta aldea feudal es mucho más que un escenario de ficción. A finales del siglo XVII fue uno de los centros culturales y artísticos más vivos de Sicilia y las huellas de esa época son dignas de admirar. Nos referimos a los numerosos palacios nobiliarios y a las 25 iglesias, construidas para albergar a todas las órdenes religiosas de la época. ¿Otro lugar que no debes perderte? U Cannuni, como se llama el Castillo Viejo, un edificio de origen romano-bizantino del que, en realidad, solo quedan en pie algunas ruinas, incluida una imponente torre que parece un cañón apuntando al cielo. Una sugerencia: visítalo al atardecer, con tu móvil o una cámara de fotos, para conseguir una publicación para las redes sociales que realmente llame la atención.

3. Enna, un viaje al pasado

Vista panoramica aerea di Enna

De vuelta al sillín te esperan otros kilómetros de colinas antes de afrontar la subida a Enna, la ciudad encaramada en los Montes Erei. Es la capital más alta de Italia, un detalle que no se te escapará al hacer frente a la subida: las carreteras están asfaltadas, pero hay picos de un 12-13 %, por lo que se requiere un cierto entrenamiento. Cuando hayas conquistado el centro histórico aprovecha para hacer una parada y disfrutar del entorno. Hay muchas cosas que hacer. Puedes empezar con una excursión a la Torre Pisana del Castillo de Lombardía, en la acrópolis dedicada a Ceres, diosa del trigo y la cosecha. Y terminar por lo alto con una comida a base de azafrán, trufas sicilianas y Piacentinu dop, un queso duro hecho con azafrán y aromatizado con granos de pimienta. ¿El último esfuerzo de esta ruta? La corta subida a la meta en Caltanissetta. Nada comparado con los esfuerzos de los mineros que extraían azufre bajo esta tierra a finales del siglo XVIII. Por cierto, si te queda tiempo, a unos treinta kilómetros se encuentra el Museo della miniera di zolfo di Trabia-Tallarita, un extraordinario ejemplo de arqueología industrial, con recorridos interactivos y didácticos, situado en un contexto natural de gran belleza.ù

 

Editado por la redacción de RCS Sport