Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Milán: mucho más que la capital de la moda

Milán es una ciudad viva y dinámica, donde la historia y la modernidad han encontrado su perfecto equilibrio.

26 julio 2022

En Milán la gente trabaja, corre y toma aperitivos, pero no caigas en la trampa de pensar que eso es todo. La capital de la Lombardía cuenta con un importante patrimonio artístico, alberga el prestigioso Teatro de la Scala y una llamativa silueta salpicada de rascacielos. Y no solo eso.

Metrópoli cosmopolita con aires europeos, Milán está considerada una de las capitales mundiales de la moda y del diseño, portadora de nuevos estímulos y tendencias. También es un centro financiero estratégico a nivel internacional, hasta el punto de que la bolsa italiana tiene su sede aquí. La capital lombarda siempre ha sido un destino de compras, concentrado en particular en el famoso cuadrilátero de la moda.
No hay que olvidar la restauración de alto nivel, entre la tradición y la fusión; y la amplia oferta cultural de la ciudad, desde exposiciones a espectáculos en directo, precedidos rigurosamente por un aperitivo.

1. Historia y curiosidades de Milán

Fundada hacia el año 590 a. C. por una tribu celta del grupo ínsubre en el centro de la llanura padana, la antigua Mediolanum siempre ha desempeñado un papel central en el mundo político y cultural italiano. Milán, la segunda ciudad más poblada de Italia, fue la capital del Imperio Romano de Occidente desde el 286 hasta el 402 d. C. Durante el Sacro Imperio Romano, la importancia de la ciudad creció tanto que se convirtió en una comuna libre, marcando así también la historia de la Lombardía y el destino de la península.

Una historia tortuosa y problemática, pero que ha visto crecer a Milán como centro neurálgico, desempeñando un papel estratégico fundamental. Símbolo de la Resistencia, después de la Segunda Guerra Mundial y sobre todo en los años 50, Milán se convirtió en el motor de la reconstrucción italiana económica, industrial y cultural.

2. Qué ver en Milán en 11 etapas

Lo primero que hay que hacer al llegar a la ciudad es dirigirse al centro para visitar su monumento simbólico: el Duomo, con sus majestuosas agujas tocando el cielo y la Madonnina en lo alto vigilando la ciudad. Maravilloso ejemplo de arte y arquitectura gótica, es la iglesia más grande de Italia.

Aparte del Duomo, hay muchas otras cosas que ver en la capital lombarda. Veámoslas por temas.

  • Milán y la modernidad
    La capital lombarda alberga verdaderas joyas de la arquitectura contemporánea, como la futurista CityLife (diseñada por los arquitectos Arata Isozaki, Daniel Libeskind y Zaha Hadid) con sus Tres Torres o el Bosque Vertical, dos edificios con un alto nivel de verde, resultado de un ambicioso proyecto de reforestación metropolitana firmado por el estudio Boeri. No hay que olvidar Piazza Affari, frente a la cual domina L.O.V.E., la provocadora obra de Maurizio Cattelan.
  • Milán y el arte
     La oferta artística de la ciudad es bastante amplia, como demuestran los calendarios de exposiciones que organiza cada mes el Palacio Real, o la Trienal de Milán, un motivo más para atraer a los turistas. Lo mismo ocurre con la Pinacoteca de Brera, con su rico itinerario expositivo que va desde el arte prehistórico hasta el contemporáneo y, por supuesto, el Castillo Sforzesco (uno de los más grandes castillos de Europa), que alberga varios museos y obras como la Piedad Rondanini de Miguel Ángel.
  • Milán y los paseos
    Después de visitar el Castello Sforzesco, puedes dar un paseo entre la vegetación del Parque Sempione hasta el majestuoso Arco de la Paz, que es uno de los monumentos neoclásicos más importantes de la ciudad. Si tienes ganas de pasear un poco, te sugerimos una excursión al barrio de Brera, donde se respira un aire bohemio y, por supuesto, a los Navigli, donde conviven la vida nocturna y el romanticismo.

3. Qué hacer en Milán: 8 consejos para vivir la ciudad

Milán cuenta con una gran cantidad de museos, desde el Mudec hasta el Museo del '900, y si buscas ideas sobre qué hacer en la ciudad, tendrás donde elegir entre exposiciones y colecciones permanentes.

Como alternativa, la ciudad se presta a largos paseos. Y no solo en los Navigli, donde podrás desplazarte cómodamente en bicicleta.

Un aperitivo en una terraza para admirar el horizonte, una tarde en el spa o en las Columnas de San Lorenzo te conectarán con el alma mundana de la ciudad.

Si es la primera vez que visitas Milán y quieres hacer turismo, no puedes perderte un viaje en el tranvía de los años 20, que dura 75 minutos y sale de Piazza Castello.

 Las compras en las tiendas vintage de Cinque Vie son una visita obligada, donde podrás descubrir una selección de ropa original y de moda como en pocos lugares del mundo.

4. ¿Qué comer en Milán? 5 platos que no te puedes perder

Si tienes cualquier antojo, en Milán podrás satisfacerlo. La ciudad está repleta de restaurantes y locales, y elegir qué comer nunca habrá sido tan difícil: desde lo tradicional a lo étnico, desde lo vegetariano a las tapas, desde los restaurantes premiados a los tradicionales con manteles rojos y blancos.

Pero para rendir homenaje a la tradición culinaria de la Lombardía, anota estas visitas obligadas:

  • No se puede estar en la capital de la Lombardía sin comer el famoso risotto a la milanesa, único por su color amarillo debido al azafrán. Tradicionalmente, se sirve con ossobuco.

  • Milán y los filetes empanados son un tándem. Con el hueso y cocido en mantequilla, el filete empanado también puede encontrarse listo y humeante en algunas carnicerías históricas. Entra y pregunta, valdrá la pena. Para los amantes de la carne están las mondeghili, sabrosas albóndigas hechas con carne de vacuno, y la cassoeula, hecha con cerdo y verduras. 

5. 8 lugares insólitos para descubrir de Milán

Milán no está formada solo por lugares emblemáticos, sino también de lugares insólitos. Encabezando la lista está San Bernardino alle Ossa (en la plaza Santo Stefano), una iglesia que toma su nombre de la decoración de las paredes del osario (cubierto de huesos). Si buscas algo menos lúgubre, pasa por los jardines de Villa Invernizzi (zona Palestro), que albergan una colonia de flamencos rosas.

Otras zonas de la ciudad para descubrir son Viale Majno donde hay un edificio completamente cubierto de vegetación que cambia con las estaciones, el Distrito Isola y Vía Tortona. Delicioso es el  Jardín de Guastalla con sus estatuas cerca de la Universidad Estatal, sin olvidar la llamativa Columna del Diablo en la plaza Sant'Ambrogio.

Le puede interesar