Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Lombardía

7 ciudades de arte a pocos pasos de Milán que debes visitar

04 octubre 2022

3 minutos

¿Conoces Milán, pero no sus alrededores? 
Hemos seleccionado 7 lugares que merece la pena descubrir, perlas italianas a una hora más o menos de la capital lombarda.

1. En Monza con el pintor Francesco Hayez

Una buena sugerencia para empezar este recorrido podría ser Monza. La ciudad tiene mucho que ofrecer, te recomendamos el Retrato de una joven del artista veneciano Francesco Hayez, cuadro expuesto en los museos cívicos. Hayez fue el representante del romanticismo pictórico italiano. Se cree que la chica retratada es Carolina Zucchi, hija del contable que acogió al pintor y con quien mantuvo una relación amorosa. 

2. En Lodi se narra la prensa a través de los siglos

Desde el plomo al web el camino no ha sido breve, sino que ha durado siglos. Entre arte, papel y tinta, un mar de acontecimientos e historias se dan cita en el Museo de la Imprenta. Se inauguró en 2008 en el espacio de una antigua imprenta y es interesante encontrar objetos de una época tan lejana y tan poco tecnológica. En el interior hay cajones con caracteres de plomo y madera, prensas y planchas de hierro fundido. No falta el modelo de la prensa utilizada en 1455 por Gutenberg para imprimir la Biblia, el primer libro del mundo.

3. Un museo imperdible de categoría mundial en Bérgamo

Accademia Carrara - Bergamo, Lombardia.

La academia Carrara de Bérgamo es una joya italiana y sigue siendo uno de los museos más visitados de la península. Data de 1794 y, tras años de restauración, ha vuelto a mostrarse en todo su esplendor, relatando cinco siglos de arte

4. Descubrir la seda en Como

Lago di Como, Lombardia

Es famosa la belleza del museo de la seda de Como, que serpentea a través de 12 salas que cuentan la historia del arte y la producción de esta preciada fibra. Su fabricación se remonta al siglo XV, pero con la revolución industrial, entre el siglo XVIII y la primera mitad del XIX, las máquinas de torsión e hilado comenzaron a multiplicarse de forma espectacular. Los visitantes podéis descubrir todos los detalles, desde el cultivo de los gusanos de seda hasta su acabado, y observar una amplia colección de artefactos y objetos. De hecho, no faltan las máquinas textiles y las piezas históricas. La ciudad, por otra parte, está especialmente vinculada a este sector, ya que alberga el instituto de la seda y el museo estudio del tejido, que acoge la colección de tejidos antiguos de la fundación Ratti. 

5. Desde Lecco, senderismo hasta el monasterio

Con el calzado adecuado y ropa cómoda, este itinerario constituye una caminata respetable. El destino es el monasterio de San Pietro al Monte en Civate, a las afueras de la ciudad y una verdadera joya del románico.

En Milán, basta tomar el tren hasta Civate y, desde allí, caminar desde vía Cerscera. En una hora más o menos, por un antiguo camino de mulas, llegarás a los 630 metros, donde destaca el monasterio. Entre un claro verde y un bosque de castaños, se encuentra en un territorio de rara paz y belleza, orientado al sur y con vistas a los lagos

6. En Pavía con Antonello da Messina

Certosa di Pavia - Pavia, Lombardiaì

Su verdadero nombre era Antonio di Giovanni de Antonio, más conocido como Antonello da Messina, y en los Museos Cívicos de Pavía es fácil encontrarse cara a cara con este increíble artista. Inspirado en el gran arte flamenco, el pintor del siglo XV tiene mucho que contar y, desde la Segunda Guerra Mundial, en el castillo Visconti hay una instalación permanente en la que se exhibe el Retrato de hombre que se le atribuye. Es un óleo sobre tabla con un rostro enigmático: parece querer buscar un diálogo con el espectador. 

7. En Vigevano, donde la plaza es una sinfonía musical

1600X1000_palazzo_ducale_vigevano_8

Esto también lo dijo Arturo Toscanini cuando llegó a la plaza Ducale y la percibió como una sinfonía musical al aire libre. Esto se debe a sus formas armoniosas y a su aspecto casi rectangular, ya que se abre con su porticado y sus fachadas adornadas con pinturas al pie de la colina del castillo. En el punto más alto de la ciudad destaca la torre, rediseñada por Bramante y retratada por Leonardo.