Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Lombardía

Santa Maria delle Grazie y la Última Cena de Leonardo, joyas para revivir el Renacimiento

La iglesia de Santa Maria delle Grazie, en el corazón de Milán, es uno de los mayores testimonios del arte renacentista ligado al nombre de Leonardo da Vinci.

Imponente obra arquitectónica de gran importancia, está indiscutiblemente ligada a la <strong>Última Cena</strong> , una famosa pintura, no un fresco como se suele llamar, de Leonardo, perfectamente conservada en el interior del lugar donde comían los dominicos. 

La preciosa iglesia milanesa, de estilo lombardo de principios del Renacimiento, fue inscrita en la <strong>lista del Patrimonio Mundial de la Unesco</strong> en 1980 y atrae a turistas de todo el mundo. 

 

1. Qué son y dónde se encuentran Santa Maria delle Grazie y el Cenáculo de Leonardo Da Vinci

La iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán es una basílica y santuario perteneciente a la Orden de los Dominicos, integrada en la parroquia de San Vittore al Corpo. Su perfecta y fascinante arquitectura y la obra de Leonardo que conserva, son poderosos símbolos de esta ciudad renacentista.

La Última Cena de Leonardo da Vinci, en el interior del convento dominicano de Santa Maria delle Grazie, representa el momento en que Jesús anuncia a sus discípulos que uno de ellos le traicionará, creando una ola de consternación entre los participantes en la Última Cena.

Situada en la pared norte del refectorio, es una obra maestra sin precedentes que se ha convertido en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Tan solo verla es una experiencia emotiva que relata el punto de arte más alto, alcanzado por el gran maestro toscano.

La obra fue sometida a una extraordinaria restauración que duró 25 años y hoy ha vuelto, si bien no a su esplendor original, a ser admirada por el público.

La iglesia de Santa Maria delle Grazie está situada en el centro de Milán, en la plaza Santa Maria delle Grazie.

2. Historia e información sobre Santa Maria delle Grazie y la Última Cena de Leonardo

Chiesa di Santa Maria delle Grazie - Interno

Santa Maria delle Grazie se remonta a 1459, cuando el conde Gaspare Vimercati donó un terreno a los frailes dominicos de Sant'Eustorgio. El convento, devastado por los bombardeos de 1943, estaba construido en torno a tres claustros.

Ludovico el Moro asignó a la iglesia la función de capilla funeraria familiar tras la muerte de su esposa, Beatrice d’Este en 1497. Sin embargo, la hermosa tumba creada para él y Beatrice fue destruida y solo la tapa, con las estatuas de los duques, fue colocada posteriormente en el interior de la Certosa de Pavía.

3. Por qué la iglesia de Santa Maria delle Grazie y el Cenáculo de Leonardo son Patrimonio Mundial de la Unesco

Santa Maria delle Grazie - Chiosto

La iglesia fue incluida en la Lista Mundial del Patrimonio de la UNESCO en 1980 porque se considera no solo uno de los testimonios más importantes del arte renacentista, sino también porque conserva la excepcional obra de Leonardo da Vinci que ha ejercido una grandísima influencia sobre todo el destino de la pintura occidental.

 

4. Qué ver en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie y el Cenáculo: 2 detalles que no debes perderte

Cenacolo, Leonardo da Vinci

Visitar el Convento de Santa Maria delle Grazie significa dedicar tiempo a la maravillosa Última Cena de Leonardo Da Vinci, pero también explorar el complejo desde la Basílica y sus famosos claustros.

La Tribuna de Santa Maria delle Grazie fue ideada por Bramante y nació como capilla gentilicia inspirada en la Sacristía Vieja de Brunelleschi: es un imponente cubo en cuyo centro se levanta la cúpula semiesférica rodeada de penachos.

No hay que perderse el Claustro de las Ranas, también conocido como el Claustro Pequeño. Data de finales del siglo XV y toma su nombre de la fuente que hay en su centro, adornada con cuatro estatuas de bronce de ranas que escupen agua.

Tómate un momento para sentarte en uno de los bancos de la plaza y disfrutar de lo que tienes delante. Un bullicio de gente, que viene de todas partes del mundo, en un entorno arquitectónico mágico.