Saltar el menú
Romántico

¿Qué hacer en San Valentín? Estos son los destinos italianos más románticos

Pronto será el momento de que sorprendas a tu pareja con una escapada romántica de San Valentín a un lugar especial. El mejor regalo, en verdad, siempre es compartir una experiencia.

12 enero 2023

4 minutos

Reservad un par de días que no olvidaréis para recuperar la energía y la creatividad, la comprensión y el buen humor. Y quizás también querréis degustar todas las especialidades locales, preferiblemente a la luz de las velas. Considerad la posibilidad de viajar en tren: es la mejor forma de disfrutar plenamente del viaje, porque podréis pasar el tiempo mirándoos a los ojos en vez de conducir.

Aquí tenéis algunos destinos ineludibles para un San Valentín romántico.

San Valentín en Santa Margherita Ligure: la magia de la Riviera

santa margherita ligure riviera

La Riviera Ligure de Levante está llena de perlas a descubrir, de San Fruttuoso a Cinque Terre, de Sestri Levante a Portovenere. La mejor forma de explorar la zona es alojarse en Santa Margherita Ligure, entre Rapallo y Portofino.

Se tarda una hora en tren en llegar allí desde de Génova, tres horas y media de Turín y cuatro desde Milán. Buscaos un complejo spa en un espléndido edificio Art Nouveau y regalaos un masaje en pareja antes de una cena a la luz de las velas. A la mañana siguiente, podéis dar un romántico paseo por Rapallo y terminar el día disfrutando de la puesta de sol sobre la bahía de Paraggi.

Paseando por el lago de Garda: no solo Sirmione

lago de garda san valentino

La Rocca (fortaleza) que se adentra en el mar, los paseos por las murallas y la maravilla de las Grutas de Catullo: Sirmione es el lugar perfecto para cualquier historia de amor. No muy lejos se encuentra Desenzano, con espléndidas vistas sobre el lago desde el torreón fortificado. En Peschiera del Garda también hay una fortaleza rodeada de agua.

Y si aún no tenéis suficiente romanticismo, haced una excursión a Borghetto sul Mincio para comer los tortellini de Valeggio, relacionados con la historia de amor entre un soldado y una ninfa. Podéis llegar en tren a Sirmione en menos de dos horas desde Milán y en algo más de dos horas desde Venecia.

Fin de semana romántico en barco por el Lago de Como

en barco por el lago de como

La mejor y también la más romántica forma de explorar el Lago de Como es, sin duda, en barco. No os olvidéis de hacer una parada en Bellagio, la joya más resplandeciente de la zona, con sus magníficas villas. Acercaos hasta Varenna para hacer la Passeggiata degli Innamorati (Paseo de los Enamorados) y dejaos cautivar por los destellos del lago que se vislumbran entre las callejuelas del pueblo. Varenna es el lugar perfecto para reservar una escapada romántica de fin de semana en un hotel con vistas al lago y disfrutar de una cena a la orilla.
A Bellagio se llega en tren en hora y media desde Como y en poco más de dos horas desde Milán.

Enamorarse del encanto de Gubbio

enamorarse en gubbio

¿Os imagináis algo más romántico que las verdes colinas de Umbria para enmarcar vuestro amor? Vais a tener un San Valentín inolvidable si os alojáis en un hotel rural en la campiña de Umbria, a tiro de piedra de la ciudad medieval de Gubbio.

Pasead por las estrechas callejuelas de piedra de la localidad y deteneos a saborear una deliciosa cena a base de fettuccine (pasta plana), crescia (pan al queso) y friccò (guiso de carne): se os va a llenar el corazón y la tripa.

Podéis llegar allí en tren desde Perugia en una hora, desde Bolonia en cuatro y desde Florencia en cinco.

Por las románticas callejuelas de Gradara, el Paseo de los Enamorados

callejuelas románticas gradara

El lugar que vio florecer el amor entre Paolo y Francesca, inmortalizado por Dante, es el escenario ideal para celebrar San Valentín.

En Gradara, alrededor de la fortaleza, podréis recorrer la Passeggiata degli Innamorati, un sendero apto para todos que, en unos 50 minutos, os permitirá recorrer el pueblo y un pequeño bosque, mientras admiráis el hermoso paisaje circundante. Todo ello, por supuesto, cogidos de la mano. A la llegada, podréis disfrutar compartiendo un plato de tagliolini con la bomba (fideos con cebolla).

A Gradara se llega en tren en menos de una hora desde Rímini, en hora y media desde Ancona y dos y media desde Bolonia. 

Jurando amor eterno en los Sassi de Matera

jura amor eterno matera

Con su historia milenaria, los Sassi (viviendas rupestres) de Matera son el testigo perfecto para un juramento de amor que dure tanto como la piedra.

Reservad una habitación en un “albergo diffuso” (hotel colectivo) que os permitirá dormir en un antiguo molino de aceite restaurado. Dejaos sorprender por la puesta de sol en el Belvedere Murgia Timone, con una espléndida vista de los Sassi. Después de cenar, disfrutad de un paseo sin rumbo por las callejuelas que, con las luces encendidas, aparecen casi doradas.

Se puede llegar a Matera en tren desde Bari en una hora, o en cinco desde Nápoles.

Locorotondo en San Valentín es el pueblo más romántico de Puglia

enamorarse en locorotondo apulia

Con sus casitas blancas y sus callejuelas retorcidas, Locorotondo es un pueblo muy popular en verano, aunque también puede ser un destino muy romántico en pleno invierno.

Es uno de los pueblos más bonitos de Italia, lleno de vistas pintorescas, buganvillas que florecen todo el año y miradores panorámicos. No hay un sitio mejor para declararos todo el amor que sentís.

Para llegar allí solo se tardan dos horas en tren desde Bari.

San Valentín junto al mar: una puesta de sol sobre las salinas de Marsala

sunset saline marsala

Para pasar el día más romántico del año con vistas al mar, reservad una suite en un relais (hotel de lujo) a orillas del Stagnone (gran estanque) de Marsala.

Al atardecer, las salinas se iluminan con mil colores: es el momento perfecto para tomar un aperitivo para dos. Continuad celebrando vuestro amor con una cena a base de delicias locales como el cuscús de pescado de Marsala.

Se tarda una hora en llegar en tren desde Trapani y dos desde Palermo. 

¡Ups! Hubo un error al compartir. Acepta las cookies de perfil para compartir esta página.