Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

En el Lago de Garda, para un fin de semana mágico

14 septiembre 2022

Paz, hermosas vistas secretas y el arte del buen vivir que aquí encuentra una de sus expresiones más profundas. Prueba a perderte entre los paisajes del lago de Garda, cuyas aguas bañan a tres regiones distintas: Lombardía, Véneto y Trentino Alto Adigio, y esconden pueblos y ciudades donde pasar horas de profunda paz.

1. Sirmione, el paraíso del descanso

Historia, arte, naturaleza y excelente gastronomía se unen en el Lago de Garda, haciendo de las vacaciones en esta zona una experiencia única e imperdible. ¿Estás listo?  El recorrido comienza en las calles de Sirmione, la ciudad que Catulo bautizó como "la perla de las islas y las penínsulas", famosa por las propiedades curativas de sus aguas termales, piscinas de 36 grados y tratamientos regeneradores.

Surge en el lado sur del lago, en una península que divide los golfos de Desenzano y Peschiera, y a lo largo de los siglos ha conquistado a figuras literarias y culturales. Por ejemplo, Stendhal y Goethe eran grandes aficionados de este lugar. 

2. De la fortaleza Scaligera a la iglesia de San Pietro

Sirmione no es sólo un centro termal de renombre internacional, una característica extraordinaria para quienes buscan un lugar donde dedicarse al cuidado del cuerpo y al bienestar de la mente: la perla del lago de Garda cuenta también con un notable patrimonio histórico y artístico que la hace interesante incluso para quienes prefieren la belleza arquitectónica a los tratamientos termales y las curas de agua.

Merece la pena ver la antigua villa romana de la época imperial sacada a la luz a principios del siglo XX en la zona arqueológica de las cuevas de Catulo y la iglesia de S.Pietro in Mavino, aproximadamente del siglo VIII.

No te pierdas la fortaleza Scaligera, que vale el esfuerzo de la subida. De hecho, el castillo scaligero, el punto de acceso al centro histórico, es también una de las fortalezas mejor conservadas de Italia y debe ser visitada. 

3. Un aperitivo en Desenzano

Si quieres disfrutar al máximo de lo que ofrece el lago más grande de Italia, una idea es ir antes del atardecer a Desenzano, donde además de disfrutar de un espectáculo de postal, aún más impresionante durante la hora dorada, tendrás una amplia oferta de lugares para tomar un aperitivo o restaurantes para cenar. El municipio más poblado del lago de Garda te espera para dar un paseo hasta el castillo medieval con sus murallas, que a menudo acoge representaciones teatrales al aire libre, visitas guiadas y talleres infantiles.

4. Gardone y la Vittoriale degli Italiani

Aconsejamos pasar un día en la Riviera de Gardone por qué no, desayunando al borde del lago. La vista es magnífica y ofrece imágenes increíbles del paisaje del Monte Baldo cubierto de nieve en invierno.

Por la mañana, la parada obligatoria es el Vittoriale degli Italiani. Se trata de la villa deseada y encargada por Gabriele d'Annunzio a orillas del lago, en donde está enterrado el vate. Este complejo de edificios, calles, plazas, un teatro al aire libre y vías navegables se construyó entre 1921 y 1938 en la ribera bresciana del lago de Garda.

Otra perla de la Riviera dei Limoni es Salò, donde se fundó la República de Salò en 1943 y se trasladaron la mayoría de los ministerios del gobierno fascista, principalmente por su proximidad a la Alemania nazi. Hoy en día, la ciudad bresciana es famosa por su encantador paseo al lado del lago y sus elegantes calles comerciales.

Altra perla della Riviera dei Limoni è Salò, dove nel 1943 fu fondata la Repubblica di Salò e furono spostati gran parte dei ministeri del governo fascista, soprattutto per via della vicinanza alla Germania nazista. Oggi la cittadina del Bresciano è celebre per il suo lungolago incantevole e per le eleganti vie dello shopping.