Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Emilia Romagna

Emilia Romagna: unas vacaciones inolvidables volando con las alas del viento, planeando sobre las colinas, los pueblos y los sabores de los Apeninos

Con sus suaves pendientes que dominan el valle del Po, las colinas de los Apeninos de Emilia Romagna están salpicadas de zonas bien preparadas para el vuelo libre, verdaderos gimnasios aéreos para las disciplinas de vuelo sin motor, como las alas delta y los parapentes.

Son muchas las localidades de Emilia Romagna desde las que es posible vivir la inolvidable experiencia de despegar y luego planear con ayuda de las corrientes de aire; incluso volar en tándem, a bordo de un biplaza, guiado por un piloto-instructor que sabe maniobrar el avión con total seguridad.

En el mismo centro también puedes inscribirte en uno de los cursos que los clubes de vuelo ponen a disposición de los principiantes.

1. Una experiencia vacacional activa y ambientalmente sostenible

Visitar Emilia Romagna en ala delta o parapente es una opción decididamente original, una forma alternativa de explorar el territorio, teniendo una nueva perspectiva sobre el patrimonio natural y artístico de la región, pero supone también un reto que pone a prueba la sangre fría y el valor. Para muchos, es también la realización de un sueño, que se quiere experimentar al menos una vez en la vida.

Antaño eran considerados deportes peligrosos y extremos, pero los altos niveles de seguridad alcanzados hoy en día hacen que las disciplinas de vuelo libre sean practicables por todos o casi todos.

En Emilia Romagna, los centros donde se puede tener el bautismo de aire están repartidos por toda la cordillera de los Apeninos, entre ellos cabe destacar lugares como Campo Cucco y Mavita, cerca del pueblo de Gaggio Montano; Monte Pero di Vergato y Montevenere di Monzuno, cerca de Bolonia; Monfestino y Sestola, en la provincia de Módena; Lizzano en Belvedere, y finalmente Piella di Porretta Terme, casi en el límite con la provincia de Pistoia. 

2. Una sesión informativa detallada antes de emprender el vuelo

Para volar no es necesario poseer ninguna habilidad física especial, solo tener buena salud y un peso corporal entre 25 y 100 kilos. Es importante venir con la ropa adecuada para aire libre: cortavientos, pantalones largos, camisa de manga larga y zapatillas deportivas. Los menores también pueden volar, generalmente a partir de los diez años pero solo si van acompañados por al menos uno de sus padres. Todo lo que se necesita es un poco de entusiasmo, un espíritu de aventura y unas condiciones meteorológicas favorables.

Es importante reservar con tiempo, y a petición también es posible inmortalizar la experiencia de vuelo con fotos y vídeos. Casi todos los centros organizan también vuelos de grupo para celebrar eventos especiales, también con reserva previa.

Antes de despegar, los instructores te darán un detallado informe de seguridad, explicándote el equipo que necesitas y las normas del vuelo libre, consejos sobre la meteorología y una descripción de la maniobra de despegue

3. Una emoción corta, pero intensa

Los vuelos panorámicos suelen durar media hora, dependiendo del estado de los vientos. Es tiempo suficiente para sobrevolar el encantador paisaje de Emilia-Romagna, entre colinas, bosques, parques y ríos, pueblos y ciudades de arte, o simplemente para experimentar la emoción y la sensación de libertad absoluta que aporta el vuelo libre.

4. Aterrizaje suave

Una vez que hayas realizado un aterrizaje suave, podrás seguir con los itinerarios que ofrece Emilia Romagna. Itinerarios históricos, rutas fluviales y caminos para el senderismo y las dos ruedas por el corazón del valle gastronómico, una concentración de delicias enogastronómicas y vinícolas célebres en todo el mundo. Después de que hayas surcado los cielos con satisfacción, disfruta de este paraíso terrenal.

 

Más información
emiliaromagnaturismo.it