Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Sport

Emilia Romaña

Corno alle Scale: raquetas de nieve de noche y paseos entre las cimas

Su curioso nombre procede de la topografía de su ladera septentrional formada por riscos rocosos y escaleras. Corno alle Scale, sin embargo, es conocido sobre todo por otra característica: es la zona de esquí situada en la montaña más alta de los Apeninos del norte, en la provincia de Bolonia, a una altitud de entre 1.418 y 1.945 metros. 

1. Todo el año en pistas

Con 14 kilómetros de pistas dedicadas al esquí y al snowboard y 6 sistemas de remonte, Corno alle Scale es una de las estaciones de esquí más populares de la zona, pues permite calzarse las botas y esquís durante al menos 150 días al año, gracias a los sistemas de nieve artificial que cubren el 90 por ciento de los recorridos. 

2. Bajando por las pistas negras de Tomba la Bomba

Bajadas cargadas de adrenalina para los más expertos, paseos en raquetas de nieve a la luz de la luna para los más románticos, excursiones guiadas para satisfacer cualquier tipo de curiosidad.

La estación de esquí donde Alberto Tomba aprendió a esquiar y ganó las primeras carreras, tal como atestiguan las pistas dedicadas al deportista, es el lugar ideal para unas vacaciones en familia. Pistas con diferentes niveles de dificultad, dos escuelas de esquí y un baby park con juegos e hinchables aseguran una estancia que gustará a mayores y pequeños.

3. Esquí de fondo y snowboard para todos

Y si lo tuyo es el esquí de fondo, no te preocupes, porque esta estación también es para ti: encontrarás dos pistas, una más sencilla para principiantes y otra más exigente, de 4 kilómetros de longitud.  Aunque si lo que te va es el snowboard, tendrás que dirigirte a Le Malghe, donde encontrarás un equipado snowpark.

4. Un paraíso natural

Pero Corno alle Scale, además de ser un paraíso para los deportes de invierno, es también una zona de gran interés medioambiental integrada en un auténtico anfiteatro natural.

De hecho, el parque homónimo, que tiene una extensión de 5.000 hectáreas y se encuentra dentro del término municipal de Lizzano in Belvedere, ofrece paisajes vírgenes en los que se suceden verdes valles, pequeños pueblos y santuarios, arroyos, cascadas y frondosos bosques caducifolios, especialmente de hayas. Vale la pena no perderse una visita a las cascadas de Dardagna y las del salvaje Orrido di Tanamalia

5. En el valle, tratamientos de spa y relajación

Si quieres poner el broche final a tus vacaciones en la nieve con unos días dedicados a regenerar cuerpo y mente, no tendrás que ir muy lejos: en el valle podrás regalarte una estancia en las Terme di Porretta, que cuentan con el distintivo 1.r nivel Super otorgado por la Emilia Romagna. En esta localidad con un aire un poco retro emanan aguas con sorprendentes cualidades curativas, como bien sabían en la Antigüedad. Aquí podrás disfrutar de baños termales y relax, o incluso de terapias más específicas para tratar enfermedades respiratorias, alergias o inflamaciones de la piel.