Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

El Trenino Verde de Cerdeña: la redención de la lentitud

Descubre Cerdeña en un tren de época, moviéndote a una velocidad de 20 km por hora para apreciar a fondo cada rincón escondido de una tierra magnífica y todavía salvaje.

18 julio 2022

3 minutos

Hay una forma de viajar en tren en la que no necesitas velocidad para ir de un sitio a otro porque ¡el destino es en realidad el propio viaje! Así es, subir a los trenes de época, redescubrir el encanto de los viajes de nuestros abuelos, desplazarse lentamente por un paisaje lleno de maravillas da una nueva percepción de los lugares que vamos a atravesar.

1. Con calma a través de Gallura

Un viaje en tren de tres horas y media que recorre menos de 60 kilómetros: esta es la esencia de la experiencia que puedes vivir con el Trenino Verde de Cerdeña en la ruta entre Palau y Tempio Pausania y viceversa. Siempre es necesario un buen espíritu de adaptación, ya que viajarás en vagones de otra época. El recorrido comienza en Palau, a unos metros de la estación de Palau Marina, un viaje que va del mar a la montaña atravesando toda la Gallura hasta la llegada a Tempio Pausania, el punto más alto de todo el ferrocarril. Después de Arzachena, el viaje continúa en constante ascenso, y la lentitud permite una verdadera inmersión en la naturaleza a través de un paisaje marcado por el matorral mediterráneo, los alcornoques y los acantilados de granito. Esta excursión incluye una breve parada intermedia.

2. En un tren de época, sin prisa

Un tramo fascinante del Trenino Verde de Cerdeña es el de Arbatax-Gairo y viceversa, que dura unas tres horas y media, con una pausa intermedia entre las dos estaciones principales. Terminada en 1894, la línea de ferrocarril Arbatax-Gairo conecta el mar, que en estas zonas alberga el monumental bloque de acantilados conocido como Rocce Rosse, con la montaña del interior. A la entrada del puerto de Arbatax, desde la estación junto al mar, se parte por los territorios de Villagrande y Tortolì. Está prevista una parada en la bonita estación de Lanusei para disfrutar de un pequeño desayuno o un buen café. Cuando te vuelvas a poner en marcha, podrás disfrutar del impresionante paisaje hacia la costa. Otra breve parada en la estación de Arzana para estirarte y admirar el paisaje y, luego, una vez que llegues a la estación de Gairo Taquisara, podrás visitar el pueblo fantasma de Gairo Vecchio. Si no te has podido llevar tu comida, que puedes comer al aire libre en los bosques cercanos, puedes comer en las instalaciones de alojamiento que encontrarás en el lugar. El regreso a Arbatax está previsto para la tarde.

3. Al corazón de Cerdeña en tren

Para los viajeros amantes del conocimiento y el descubrimiento, la línea ferroviaria desde Mandas a Laconi (unas tres horas y media de ida, algo menos de vuelta) atraviesa el centro de Cerdeña. A lo largo del camino puedes disfrutar de destellos de rara belleza mientras viajas no solo con tranquilidad, sino también hacia atrás en el tiempo: de hecho, viajas tal y como lo hacía la gente hace más o menos 100 años, sin las comodidades a las que actualmente estamos acostumbrados. Por lo tanto, no hay asientos acolchados, ni aire acondicionado, ni vagones insonorizados, ni enchufes eléctricos o USB en los asientos, ni bar o restaurante a bordo. Sin embargo, estos pequeños sacrificios e inconvenientes siempre se ven compensados por la experiencia única de atravesar una naturaleza salvaje y virgen que aún no ha sido socavada por la intervención humana. Recomendación: sobre todo en verano, pero para cualquier época, es conveniente llevar una botella de agua.

4. Al corazón de Cerdeña en tren

Para los viajeros amantes del conocimiento y el descubrimiento, la línea ferroviaria desde Mandas a Laconi (unas tres horas y media de ida, algo menos de vuelta) atraviesa el centro de Cerdeña. A lo largo del camino puedes disfrutar de destellos de rara belleza mientras viajas no solo con tranquilidad, sino también hacia atrás en el tiempo: de hecho, viajas tal y como lo hacía la gente hace más o menos 100 años, sin las comodidades a las que actualmente estamos acostumbrados. Por lo tanto, no hay asientos acolchados, ni aire acondicionado, ni vagones insonorizados, ni enchufes eléctricos o USB en los asientos, ni bar o restaurante a bordo. Sin embargo, estos pequeños sacrificios e inconvenientes siempre se ven compensados por la experiencia única de atravesar una naturaleza salvaje y virgen que aún no ha sido socavada por la intervención humana. Recomendación: sobre todo en verano, pero para cualquier época, es conveniente llevar una botella de agua.

Le puede interesar

Bienestar y Relax

En las afueras de Venecia: naturaleza, cultura, tradición y buena comida

Arte y Cultura
517613178

Las Islas Borromeas

Arte y Cultura
891465194

Venecia y la laguna, un encanto inimaginable

Magazine

Procida, la cultura no se aísla

Magazine

5 Parques Nacionales de la Italia central islas y leyendas

Naturaleza
Portoferraio

La Isla de Elba y su historia

Naturaleza
valle di monastero pantelleria

El Valle del Monasterio en Pantelleria entre los viñedos de moscatel de Alejandría, como nunca lo habías visto

Sport

Islas y Sandboarding: deslízate por la arena en Cerdeña y Sicilia

Región
Poltu Quatu, Sardegna

Cerdeña, tierra de mar esmeralda, nuraghi y tradiciones milenarias

Magazine
playas blancas como el caribe

Playas blancas en Italia, dónde encontrar el Caribe en el Mediterráneo

Naturaleza

Umbría: un fin de semana lleno de relax y belleza

Naturaleza

La laguna de Orbetello

Arte y Cultura
1224783848

Islas Eolias, las siete islas volcánicas del norte de Sicilia

Arte y Cultura
Procida

Prócida: la isla encantada de las casas de acuarela y mar turquesa

Excursiones

Los senderos de Isquia

Magazine

Procida, una encrucijada de experiencias para todos los sentidos

Naturaleza
La Fontelina, Capri

La Fontelina, una bahía de ensueño en la legendaria Capri

Magazine

Islas floridas y pueblos medievales, en bicicleta por la ribera piamontesa del Lago Mayor

Arte y Cultura
530309897

Siracusa, la necrópolis de Pantálica Patrimonio de la Humanidad