Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Toscana

Siena, entre el cielo y la tierra

26 julio 2022

3 minutos

Mirar hacia abajo con asombro y luego hacer lo mismo hacia arriba, mientras que los ojos van lejos, más allá de los límites de la ciudad, con las colinas toscanas en el fondo: bienvenido a Siena, donde se puede hacer un viaje de la tierra al cielo, entre la belleza del suelo de la Catedral y el encanto de sus techos bajos, visitados periódicamente durante el año y a menudo protagonistas de aperturas extraordinarias.

1. El suelo de la Catedral, un espectáculo único

Empezamos aquí, desde el suelo de la Catedral. Normalmente se descubre después del segundo Palio, en agosto, y permanece visible hasta el otoño, admirarlo es una fiesta para los ojos. Giorgio Vasari ya se había percatado de ello, calificándolo como "el más bello, grande y magnífico que jamás se haya hecho".

Entre los siglos XIV y XIX, trabajaron aquí grandes artistas sieneses como Sassetta y Domenico di Bartolo, así como el peruano Pinturicchio, que en 1505 pintó el panel con el Monte de la Sabiduría, que representa el camino de la virtud como la consecución de la serenidad interior.
Las primeras tarsias, es decir, las incrustaciones, se perfilaban en losas de mármol blanco con ranuras hechas con cincel y taladro, y luego se rellenaban con estuco negro, mediante la técnica del grafito. Sin embargo, más tarde la obra se tornó más elaborada. Artistas como Domenico Beccafumi comenzaron a utilizar el commesso marmoreo, una técnica que combina mármoles de colores para crear figuras e imágenes. El resultado final es tan dramático que el juego de luces y sombras es similar al claroscuro del dibujo. 

2. Descubriendo los áticos de la Catedral

Otra maravilla de la Catedral está en sus áticos, estancias llenas de encanto que durante siglos nadie ha podido pisar, salvo los iniciados.
El paseo comienza en el interior de la Catedral, con una escalera de caracol alojada en el interior de una de las torres que termina en las agujas que bordean la fachada de la Catedral. Una vez por encima de las bóvedas estrelladas de la nave derecha, comienza otro viaje. En pequeños grupos, con un guía, podrás caminar por encima del templo sagrado y admirar no solo el interior de la catedral visto desde arriba, sino también una impresionante vista de Siena. Una visión general única, que ofrece tanto una vista interior como exterior de la Catedral. 

3. El mejor momento para una visita

La apertura de los áticos al público y el periodo en el que se puede admirar el suelo descubierto no siguen las mismas fechas, pero a veces coinciden. El consejo es visitar la Puerta del Cielo en las semanas de apertura: así tendrás la oportunidad de admirarla desde un punto de vista aún más privilegiado.

A la Catedral y a la ruta de la Puerta del Cielo se accede con una entrada. Puedes comprarla cómodamente por Internet, una forma estupenda de evitar las colas, sobre todo en días de gran afluencia, pero también de evitar el riesgo de llegar y no encontrar disponibilidad.
Hay diferentes tipos de entradas; si tienes previsto permanecer en Siena más de un día, te recomendamos la Porta del Cielo All Inclusive, que por un coste de 20 euros permite acceder a todas las sedes de los museos de la Ópera del Duomo de Siena.
Además de la Catedral y sus áticos, la entrada incluye la Biblioteca Piccolomini, el Museo de la Ópera Metropolitana, el Baptisterio, la Cripta y el Facciatone, es decir, la fachada inacabada de lo que debería haber sido una extensión de la Catedral: desde aquí la vista de la ciudad es realmente magnífica. Merece la pena subir las escaleras hasta la cima, siempre que no se sufra de vértigo.

Leer más

https://operaduomo.siena.it