Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Arte y Cultura

Toscana

San Gimignano, la ciudad de las 14 torres

La ciudad de las cien torres, la Manhattan del siglo XIII...

07 julio 2022

Son muchas las expresiones utilizadas para describir San Gimignano, la más original de las ciudades italianas de la Edad Media por la cantidad de torres elevadas.

Una instantánea del pasado que ha permanecido intacta hasta nuestros días, perfecta en su forma, un tesoro de arte de todas las épocas, ambientado en un paisaje de cuento de hadas.

1. Las torres, símbolo eterno del poder

La San Gimignano que conocemos hoy es una ciudad que alcanzó su máximo poder económico en la segunda mitad del siglo XIII gracias al comercio de productos agrícolas favorecido por la presencia de la Vía Francígena. Uno de los productos más codiciados en San Gimignano era el azafrán, que se vendía tanto en Italia como en el extranjero y que todavía se produce en la actualidad.

La riqueza del comercio permitió a algunas familias acumular considerables fortunas que se medían por la altura de sus torres. San Gimignano llegó a tener 72, de las que hoy sólo quedan 14. La más alta, con 52 metros, es la Torre Grossa (también conocida como la Torre del Podestà, o la Rognosa, desde 1311), junto al Palazzo Comunale en la Piazza Duomo.

Por ley, ninguna torre podía ser más alta que la del gobernador, pero en la plaza de la Cisterna, en la esquina con la plaza del Duomo, la familia Ardinghelli se atrevió a desafiar el orden establecido, levantando dos torres gemelas mucho más altas, posteriormente "acortadas", tal como podemos verlas ahora. La torre Campatelli, en Via San Giovanni, que forma parte del patrimonio del FAI (Fondo Ambiente Italiano), es una de las pocas casas-torre abiertas al público.

2. El Palazzo Comunale

Ubicado en la Plaza del Duomo, alberga la sede de los Museos Cívicos de San Gimignano con la Sala del Consiglio, también conocida como Sala de Dante, en honor a la visita del poeta supremo en 1299.

La sala presenta un ciclo de frescos atribuido a Azzo di Masetto de alrededor de 1290, que representa torneos de caballeros y escenas de caza dedicados a Carlos de Anjou. En la misma sala está pintada la Virgen en Majestad de Lippo Memmi, pintor sienés que se inspiró en la Majestad de Simone Martini del Palacio Público de Siena.

En la segunda planta, incorporada a la Torre Grossa, se encuentra la Cámara del Podestá, con sus curiosos frescos de tema profano atribuidos a Memmo di Filippuccio, que advierten al podestá contra la corrupción representada como una mujer tentadora.

El palacio también alberga una espléndida Pinacoteca, con algunas de las mejores obras maestras de pintores sieneses y florentinos de los siglos XIII al XV: desde Filippino Lippi, con un par de tondi (cuadros circulares) que representan la Anunciación, hasta Benozzo Gozzoli, pasando por Benedetto da Maiano y Pinturicchio.

3. La catedral de San Gimignano

La catedral de tres naves de San Gimignano, con sus espléndidas bóvedas de crucería pintadas de azul, es un tesoro pleno de obras maestras. Las paredes están pintadas al fresco con las Historias del Antiguo y del Nuevo Testamento por ilustres pintores de la escuela sienesa del siglo XIV, Lippo y Federico Memmi y Bartolo di Fredi. Al final de la nave derecha también se puede admirar una joya renacentista, la Capilla de Santa Fina (1475), obra de Giuliano y Benedetto da Maiano, con un ciclo de frescos del pintor florentino Domenico Ghirlandaio.

4. El complejo del conservatorio de Santa Chiara

En el centro museístico del antiguo Conservatorio de Santa Chiara se encuentra la Speziera de Santa Fina, que expone una excelente colección de vasos de botica procedentes del hospital de San Gimignano fundado en 1253. El mismo complejo alberga también el Museo Arqueológico, con hallazgos etruscos, romanos y medievales de la zona, y la Galería de Arte Moderno y Contemporáneo Raffaele De Grada.

5. Los tesoros de la iglesia de San Agustín

Entre los muchos tesoros de San Gimignano, no se puede pasar por alto la iglesia de Sant'Agostino, una de las más bellas de la Toscana: el suelo de mayólica es obra de Andrea della Robbia, la capilla de San Bartolo es obra de Benedetto da Maiano, el altar mayor alberga la Coronación de María de Pollaiolo, mientras que en la capilla del coro se puede admirar un ciclo de frescos de Benozzo Gozzoli sobre la vida de San Agustín.

6. El mundo contemporáneo en la Galería Continua.

Un lugar tan lleno de arte tampoco puede dejar de ser un lugar de inspiración para el arte contemporáneo. A pocos pasos de la Piazza della Cisterna se encuentra la Galleria Continua, una de las iniciativas de arte contemporáneo más consolidadas, con sedes también en París, Pekín, La Habana y Dubai, fundada por tres personas de San Gimignano que querían perpetuar la dimensión artística del pueblo. Desde 1990, la Galleria Continua ofrece exposiciones de grandes artistas contemporáneos de todo el mundo en los locales reconvertidos de un cine-teatro.