Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Magazine

Las Marcas

Ciclismo en Las Marcas: un itinerario desde los Apeninos hasta la costa

Kilómetro tras kilómetro, la tranquilidad del interior da paso al chispeante brío del mar Adriático. Sobre el asfalto y las paredes de pórfido, los ritmos de los pedales son cada vez más intensos. ¿Quieres probar?<br>

La <strong>quinta prueba de la Tirreno-Adriático</strong>, la carrera de dos ruedas que cruza la península de mar a mar, tiene una reputación que lo dice todo. La llaman la "<strong>etapa de los muros</strong>". Así que no te dejes engañar: los 155 kilómetros del recorrido es bastante corto para los profesionales, pero en realidad es bastante duro. Vamos a verlo juntos. Mientras que el primer tramo serpentea a través de suaves colinas salpicadas de pueblos a escala humana, a partir de la mitad del recorrido te encuentras con <strong>paredes de asfalto casi verticales que pueden poner a prueba incluso a los ciclistas más entrenados</strong>. Si te gustan los retos, ponte a prueba. En el peor de los casos, te bajarás del sillín. ¿El premio de consolación? Para cenar, brudet, un guiso de pescado, y una copa de Verdicchio, uno de los <strong>productos simbólicos de la comida y el vino locales.</strong>

1. El interior de los panoramas y los antiguos oficios

Los primeros kilómetros de los Apeninos no son muy exigentes, partiendo de Sefro y pasando por Castelraimondo, pueblo de maestros floristas y tradiciones, y San Severino Marche, con su puñado de torres y campanarios. Ni siquiera la subida al Valico di Pietra Rossa, a 667 metros de altitud, que es impresionante. El descenso a Cingoli es el preludio de una parada obligatoria, donde podrás refrescar cuerpo y mente: el balcón de las Marcas, como se conoce a este pueblo, uno de los más bellos de Italia, ofrece una terraza panorámica desde la que admirar la costa Adriática hasta el Gran Sasso y el promontorio del Conero. Desde la salida hasta este punto no hay ni 40 kilómetros. Depende de ti continuar por la ruta de la carrera o desviarte en dirección a Fabriano para sumergirte en una de las grandes tradiciones manufactureras de la zona. En el interior de un antiguo convento de los Padres Dominicos encontrarás el Museo della Carta e della Filigrana: un viaje de 900 años a través de la producción de papel, flanqueado por una preciosa colección de filigranas antiguas y modernas. 

2. En las paredes, donde solo se puede pedalear

Una vez pasado el pueblo de Montegranaro, la cosa se pone más difícil. Llega el momento de los temidos muros, el sello distintivo de esta etapa: auténticas rampas inclinadas que obligan incluso a los ciclistas profesionales a levantarse sobre sus pedales. Te damos algunas cifras para que te hagas una idea. Comenzamos con el muro de Monte Urano, un pueblo a una docena de kilómetros de la costa, que tiene una pendiente del 15 %. Después de Lido di Fermo viene la subida de Capodarco, donde la pendiente alcanza el 18 %, seguida de cerca por la subida Fermo-Strada Calderari. Mientras jadeas, casi puedes oler la salinidad que viene del mar, un dulce regalo para aliviar la fatiga. 

3. En Fermo, entre plazas tipo salón y restos romanos

AMANDOLA | Marche

Solo queda el tramo final para concluir nuestro viaje por el recorrido de la cuarta etapa de la Tirreno-Adriático. ¡Y qué final! Se trata, de hecho, de un semicircuito de 18 kilómetros con otras dos subidas: Madonnetta d'Ete y Fermo-Strada Calderari. Pero para los atletas aún no es el momento de recuperar el aliento. Los últimos kilómetros también son cuesta arriba, en particular por caminos estrechos de pórfido, que requieren cierta precaución, sobre todo si el suelo está mojado. Por si fuera poco, la meta está en una rampa del 10 %. Es un una tortura para los perezosos, pero el tramo está rodeado de un pueblo paradisíaco. Construido casi por completo en piedra en la cima de la colina de Sabulo, Fermo tiene un maravilloso centro histórico, con sinuosas callejuelas, plazas tipo salón, iglesias medievales y palacios renacentistas. Es imprescindible detenerse en la Piazza del Popolo, con la perspectiva que dibujan los pórticos, y visitar el Palazzo dei Priori, que alberga la Biblioteca Cívica y la Sala del Mappamondo. Si tienes tiempo, no te pierdas el Teatro dell’Aquila, inaugurado en 1792, famoso por su acústica y decoración. Por último, no te vayas sin visitar las Cisternas Romanas de Fermo: nada menos que 30 salas conectadas por túneles, construidas en el siglo I d.C. para recoger y purificar el agua.

Editado por la redacción de RCS Sport