Saltar el menú

Para obtener la información más reciente sobre las restricciones de viaje por COVID-19 en Italia. Haz clic aquí.

Villa Imperiale Pesaro

Resumen

Una joya renacentista en simbiosis con el paisaje

En la imponente Villa Imperiale de Pesaro, joya del Renacimiento, la arquitectura se funde con la naturaleza en un vínculo inseparable. Rodeado por el verdor de la zona, protegida del parque natural de San Bartolo, se presenta hoy tal y como fue concebido por los Sforza en el siglo XV, ampliada y remodelado en el siglo XVI por la familia Della Rovere. A solo cinco minutos del centro de Pesaro, es ideal para un paseo por la historia.

 

Un regalo a su marido

La villa se llama Imperial porque la primera piedra fue colocada por el emperador Federico III de Habsburgo, huésped de Pesaro en 1468 con la familia Sforza durante su viaje de coronación a Italia. Lo que ha llegado hasta nuestros días es el resultado de una ampliación del siglo XVI por la duquesa Leonora Gonzaga, que lo donó a su marido, el duque de Urbino Francesco Maria I Della Rovere, tras la guerra. Realmente son dos edificios diferentes, conectados por un pasillo colgante: una villa cuadrangular con función defensiva ampliada y refinada en el siglo XVI por el famoso arquitecto de Urbino Girolamo Genga. Es un conjunto armonioso, un lugar de deleite adecuado para la vida culta y refinada de una corte renacentista.

 

Espacios abiertos para la corte

El ala del siglo XVI, encaramada en la colina con un sistema de terrazas en cuatro niveles, está dividida en varios espacios abiertos: logias, jardines y patios, lugares concebidos para que los duques y sus invitados organicen todo tipo de ceremonias, recepciones, y espectáculos en el encantador marco de cuento de hadas de una villa suburbana en un bosque.

El jardín renacentista ocupa gran parte de las terrazas embellecidas con parterres geométricos de setos de boj esculpidos según el ars topiaria, intercalados con otras esencias como el laurel, el mirto y el romero, cedros, limoneros, y naranjos plantados en macetas de terracota. La parte superior del parque, en cambio, es un bosque. Desde las terrazas más altas, hay una hermosa vista del valle del río Foglia, las colinas de la región de las Marcas, y los Apeninos.

 

Un maravilloso conjunto de frescos 

Destacan los frescos de estilo manierista y vivos colores, encargados por el arquitecto Genga para la Villa, especialmente los del ala reservada a la duquesa Leonora y los grandes salones del palacio del siglo XV. Algunos de los mayores artistas de la época trabajaron en la villa, desde Dosso Dossi a Raffaellino del Colle, de Bronzino a Camillo Mantovano.

 

Decadencia y renacimiento

Cuando el Ducado de Urbino se incorporó al Estado Pontificio en 1631, la villa pasó a la familia de' Medici, pero la abandonaros largos años. Durante el siglo XVIII albergó a monjes jesuitas españoles y portugueses en el exilio, que modificaron sus salas y decoraciones. Sólo cuando la adquirió la familia Albani Castelbarco a finales del siglo XVIII, la villa recuperó su función de residencia noble. Gracias a los trabajos de restauración realizados durante décadas, se recuperó y conservó el aspecto original del siglo XVI, la villa es ahora una sede de eventos representativos, bodas y congresos.

 

El parque de San Bartolo, entre las colinas y el mar

La Villa Imperiale se encuentra en el Parque de San Bartolo, una zona regional protegida entre las verdes colinas de las Marcas y una franja costera caracterizada por un alto acantilado con vistas al mar Adriático. Completamente inmersa en el verde, esta rodeado de una finca que cultiva olivos centenarios ecológicos. La villa sólo puede visitarse en verano, de junio a septiembre, con visitas guiadas para pequeños grupos y con cita previa.

Opiniones
Opiniones
()
Villa Imperiale Pesaro

Str. dei Cipressi, 63, 61121 Pesaro PU, Italia

Página web

Explora los alrededores

Cercano